9 diciembre, 2020

Mujer de 88 años recibió título de primaria en el municipio de La Paz

Minerva Graciela Fonseca de Ferias aprendió a leer y escribir, así como a realizar las tres operaciones básicas de las matemáticas, a sus 88 años. Ella disfruta este logro junto con sus 15 hijos, 50 nietos, 30 bisnietos y 3 tataranietos.

Luego de tres años de estudio, Minerva Graciela Fonseca de Ferias recibió el título de básica primaria. 

Foto: Cortesía/EL PILÓN.

Siguiendo el dicho popular que “más vale tarde que nunca”, una adulta mayor de 88 años emprendió la tarea de iniciar sus estudios y fue así como logró luego de tres años el título de básica primaria en el municipio de La Paz. Se trata de Minerva Graciela Fonseca de Ferias, oriunda de San Jacinto, Bolívar, e hija adoptiva del Cesar desde casi 70 años.

Lee también: Mujer de 100 años cuenta cómo ha sobrevivido a dos pestes

Ella pasó la mayor parte de su vida dedicada a los oficios del hogar y a la crianza de sus 15 hijos, que sumado a sus bajos recursos le impidieron formarse anteriormente. Luego llegaron los 50 nietos, 30 bisnietos y 3 tataranietos que la llenaron de inmensa alegría, pero siempre en su interior existía la necesidad de aprender y seguir los pasos de algunos de sus descendientes que se convirtieron en profesionales.

Fonseca de Ferias le comentó su anhelo a sus hijos y esposo, quienes no dudaron en respaldarla y le compraron de inmediato una cartilla con letras y primeros sonidos, la que acariciaba y miraba como un gran tesoro. Luego la inscribieron en la institución Educativa San José, donde imparten el modelo de educación por ciclos.

Con la sabiduría que dejan los años, Minerva Graciela le aconseja a jóvenes y adultos luchar con ahínco por sus sueños, entendiendo que habrá altas y bajos, pero que al final se logra la recompensa. Foto: Cortesía/EL PILÓN

Ella rememora que cuando llegó al aula de clases, en su primer año, estaba atemorizada por el cambio y por sentirse la mayor del grupo, pero al percibir el cariño de sus compañeros y docentes que la trataron como ‘la abuelita’ del salón se sintió más cómoda.

Todas las personas que encontré en el salón de clases fueron muy especiales conmigo; comprendieron mis limitaciones y me ayudaban a superarlas. Me explicaban las veces que fuera necesario y eso me ayudó mucho”, manifestó.

No dejes de leer: La tecnología ayudó a Graciela Elena a festejar sus 100 años

Poco a poco aprendió a leer y  a escribir, así como a realizar las operaciones básicas de matemáticas, según cuenta el rector de la institución, Wilmer Galindo. “Cuando ella llegó a la institución apurado distinguía las letras; ahora sí cuenta con estas habilidades. También aprendió el manejo del lápiz y  a dibujar, que hacen parte de la motricidad fina que se aprende a temprana edad, que parecen elementales, pero son necesarias. Con ella fue un proceso de entrega, amor y mucha dedicación”.

Entre las particularidades del proceso estuvo que una de las hijas, que es docente en el colegio, tuvo la oportunidad de brindarle clases. “Cuando me tocaba clases con mi hija me esmeraba más porque quería que se sintiera orgullosa de mí. En la casa me reforzaba con las tareas. En verdad fueron años bien bonitos y valiosos que siempre recordaré”, aseguró Minerva.

Por causa de la pandemia se le impedía asistir a clases presenciales, por lo que los docentes se trasladaban a su casa para impartirle las clases y guiarla en todo el curso que a su edad exige el Ministerio de Educación Nacional.

Me sentía con muchos profesores, los del colegio y los de la casa. Todos me ayudaron mucho a aprender lo que no sabía; hoy me siento muy contenta por aprender a escribir mi nombre y el de mis familiares, por leer lo que dicen las cartillas y libros que hay en casa. Ahora sí será difícil que alguien me engañe tan fácil; la educación siempre hará falta en los seres humanos, independiente de la edad que se tenga. Dicen que ‘loro viejo no aprende a hablar’, pero yo demuestro que sí se puede”, dijo entre risas.

Con la sabiduría propia de los años, exhortó a los jóvenes y adultos a estudiar, a seguir sus sueños y siempre luchar, advirtiendo que habrá buenos y malos momentos, pero que con dedicación todo se puede lograr.

El respaldo de su familia fue importante en esta historia de superación personal. Foto: Cortesía/EL PILÓN.

 SU GRADUACIÓN

Tras cumplir todo el proceso formativo en tres años (1 y 2 grado, 3 y 4 grado y 5 grado) llegó el día más esperado: el día de la graduación, que fue en su casa en compañía de parte de sus familiares.  Aunque la embargaba la satisfacción por el deber cumplido, tenía sentimientos encontrados por el reciente fallecimiento de su esposo Efraín Vicente Ferias Ospino, con quien compartió sus años mozos y su edad adulta.

Te puede interesar: Tres niños lesionados por pólvora en el Cesar durante la Noche de Velitas

Ese día fue extraño; era una felicidad por el diploma recibido, pero también estaba triste por la muerte de mi esposo, pero él se convertirá en un motor más para seguir adelante; sé que él desde el cielo me acompañará a seguir con el bachillerato”, indicó.

Al respecto, el rector de lainstitución Educativa San José del municipio de La Paz, Wilmer Galindo, expresó: “Con el modelo de educación por ciclos para adultos Minerva recibió el título de primaria. Ahora la idea es que si Dios nos las presta por tres años más pueda graduarse como bachiller”.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN
annelise.barriga@elpilon.com.co