Publicidad
Columnista
6 julio, 2022

Mi hermano y yo

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Amylkar D. Acosta

Le expresamos nuestros agradecimientos a todos aquellos que por un medio u otro nos han manifestado sus sentidas condolencias. Las apreciamos mucho. Paz en su tumba!


Profundamente tristes, acongojados y consternados nos sentimos con la temprana partida de Álvaro León, mi hermano mayor, a consecuencia de las secuelas que le dejó el COVID 19, que ha diezmado nuestra familia, cobró, además de la vida de él la de dos primos, Edgar Martín y José Vicente Acosta, una prima,   Melis Daza y mi hermana Cecilia, la tejedora de sueños, cuyo primer aniversario se cumple justamente este miércoles 6 de julio. 

Nos embarga un sentimiento de tristeza inenarrable, que se mezcla con la perplejidad, la confusión y la impotencia, pues nada podemos hacer ante los designios de Dios, que son inescrutables e insondables, frente a los cuales sólo cabe la resignación cristiana, que es la que nos da fuerza para hacer más llevadera la pena. 

Perder un hermano significa, nada menos ni nada más, que perder a quien compartió con uno toda una vida, por que venimos al mundo engendrados por los mismos padres, corre por nuestras venas la misma sangre y con quien, como dice el verso de la canción de Emilianito Zuleta Mi hermano y yo “he batallado para poder vivir” y a ratos sobrevivir en medio de nuestras precariedades como punto de partida de nuestros ya largos años. Él vino al mundo primero que yo y que mis demás hermanos, razón por la cual era la cabeza visible de todos nosotros.

Con la pérdida de nuestro hermano sentimos un enorme vacío, quedamos disminuidos, incompletos y nos va a hacer mucha falta seguir nuestro periplo vital sin contar con él, como siempre contamos. La desazón y el desasosiego que nos causa es indescriptible, porque las palabras se nos quedan cortas para interpretar fielmente esa procesión luctuosa que va por dentro de todos nosotros. 

Por fortuna, como lo repite a menudo el Papa Francisco, la muerte no tiene la última palabra. Como creyentes que somos, estamos convencidos que Álvaro no ha muerto para siempre y menos para nosotros, porque sólo muere quien se olvida y a él nunca lo olvidaremos, lo llevaremos siempre en nuestros corazones. 

Desde que se declaró la pandemia del COVID 19 hasta la fecha me dí a la tarea de escribir notas sentidas con ocasión del fallecimiento de amigos, parientes y relacionados y han sido tantas que ya las tengo compendiadas en un COVITUARIO que próximamente verá la luz. 

Lo paradójico de la vida, que tiene sus paradojas, es que ahora que muere mi hermano mayor, que es como morirse parte de uno, el mismo grado de conturbación que me abate hace que me escaseen las palabras para que ellas digan todo lo que abunda en mi corazón herido. 

Le expresamos nuestros agradecimientos a todos aquellos que por un medio u otro nos han manifestado sus sentidas condolencias. Las apreciamos mucho. Paz en su tumba!