2 mayo, 2011

Mariangola y su rey vallenato

EL TINAJERO Por José Atuesta Mindiola Mariangola es pueblo alegre, aquí lo dice un cantor/ Mariangola también tiene, su dinastía en el folclor. Mariangola está de fiesta, su hijo  Almes José Granados Durán, con la casta de su dinastía se coronó el rey  de la versión 44º del Festival vallenato. Y reafirma la familia de […]

EL TINAJERO

Por José Atuesta Mindiola
Mariangola es pueblo alegre, aquí lo dice un cantor/
Mariangola también tiene, su dinastía en el folclor.

Mariangola está de fiesta, su hijo  Almes José Granados Durán, con la casta de su dinastía se coronó el rey  de la versión 44º del Festival vallenato. Y reafirma la familia de los Granados, su presencia triunfadora en la historia del Festival; ya en 1968, Ovidio Granados, había inscripto su nombre al ocupar el segundo puesto, detrás del legendario Alejo Durán, y  por ser el acordeonero del famoso conjunto de Los Playoneros del Cesar.  A Ovidio le fue esquiva la victoria de rey, pero sus  hijos, Juan José y Hugo Carlos si disfrutan las mieles de esas coronas,  y  de rey de reyes para Hugo.
El asiento terrenal de la familia Granados es Mariangola, pero su vena musical procede de tres estirpes de pueblos vecinos. Su abuela materna, Camila Durán, nativa de El Paso, prima hermana del padre de los reyes vallenatos Alejo y Náfer Durán. Ella llegó en los años de 1930 con su esposo Ambrosio Melo, y de esa unión nace varios hijos, entre ellos, Isabel, la madre de Ovidio, Almes y Adelmo (rey cajero). Del tronco paterno es el reconocido juglar de Camperucho, Juancito Granados, que en la segunda década del siglo XX, solía llegar a Mariangola a tocar en las fiestas de Santo Cristo que celebraba Feliciana Castañeda. Y en una de esas parrandas conoce a Angela Ochoa, pariente cercana del rey vallenato,  Calixto Ochoa. De la unión de Juancito y Angela, nacen tres hijos, entre ellos, Juan, cajero reconocido, y  con Isabel dan origen a esta dinastía musical, orgullo de Mariangola y de la música vallenata.
Ovidio desde niño mostro su vocación musical, mientras sus hermanos menores se preparaban para acompañar a su padre a las faenas de corrales y las vaquerías, él, se antojaba de ensayar el acordeón; también como un pretexto para evitar la dureza de los oficios de vaquerías. Cuando era un joven mayor, solía ir a Caracolicito, donde el viejo Ismael Rudas, y con él inicia el aprendizaje del arreglo de los acordeones.  Uno de sus primeros acordeones era de su primo Martiano, quien murió en Mariangola el 29 de abril de 1983, cuando Ovidio estaba en plena competencia en el Festival, éste suceso lamentable lo afectó tanto, que no pudo tocar con la armonía y la destreza de su talente, y el sueño de coronarse rey ese año, fue relegado a un segundo lugar.

Dinastía de los Granados

POR JOSE ATUESTA MINDIOLA

I
Vive el pueblo entusiasmado
de folclor y de alegría,
con la bella dinastía
musical de los Granados.
Y Juancito es recordado
el gran patriarca juglar,
con ganas de parrandear
de Camperucho salió
y en Mariangola sembró
semillas de su cantar.

II
Descendiente del juglar
nace Juan el gran cajero,
el primer mariangolero
en el arte musical.
Y formó un feliz hogar
con una mujer pasera
que lleva en su piel morena
la sangre de los Durán;
estas dos familias dan
los músicos de primera.

III
Florece en la dinastía
Ovidio el acordeonero,
aquel de los playoneros
que se escucha todavía.
Maestro de simpatía
que dice cosas sencillas:
“de tal palo tal astilla,
el tigre nace pintao.
Y si el padre ha cultivao
los hijos son las semillas”.
IV
La familia que relato
en su grandeza se ve,
Hugo Carlo´ y Juan José
son dos reyes vallenatos.
Ahora se extiende el mandato
de música y tradición,
Almes José con honor
es el rey del dos mil once,
y así se confirma entonces
su dinastía en  el folclor.

Siguenos como @El_Pilon