1 abril, 2019

Los últimos $88 mil millones antes de los pliegos tipo

A solo dos días de la entrada en vigencia de los documentos tipo que buscan acabar con los ‘pliegos sastres’, la Gobernación inició un proceso de contratación por $73.413 millones. Los expertos aseguran que lo recomendable era iniciar con los pliegos tipo.

El gobernador del Cesar, Franco Ovalle y el secretario de Infraestructura, Federico Martínez, revisando la ejecución de una obra.


Por: DEIVIS CARO DAZA / EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com

En los 15 días anteriores al primero de abril, fecha en la cual entró en vigencia el Decreto 342 de 2019 que adopta los documentos tipo para los pliegos de condiciones de los procesos de selección de licitación de obra pública de infraestructura y transporte, la Gobernación del Cesar abrió licitaciones de contratación por más de $88.592 millones.

El decreto firmado el cinco de marzo por el presidente Iván Duque, en sus palabras, tiene el propósito de “mejorar la transparencia en la contratación, en hacerla más ágil, y es el fin de los pliegos sastre en el sector de infraestructura de transporte en el país”.

De los tres contratos publicados en menos de tres semanas por la autoridad departamental, destaca el que fue subido al portal de Contratación Estatal el viernes 29 de marzo, en las horas de la tarde, dos días antes de la entrada en vigencia del decreto presidencial, por un valor significativo de 73,413 millones de pesos. El tipo de proceso es licitación obra pública de infraestructura y transporte.

JUSTO DOS DÍAS ANTES

En el Cesar las obras de remodelación de vías se caracterizan por presentar atrasos, ya sea por mala planeación o imprevistos.

Si la Gobernación decide esperar dos días más debía iniciar el proceso bajo los pliegos tipo.

El contrato que está en borrador tiene como objeto la rehabilitación y pavimentación de la vía Codazzi – Aguas Blancas (Valledupar), en el departamento del Cesar. El contrato está en la polémica porque los expertos aseguran que lo correcto era esperar hasta este lunes primero de abril para iniciar el contrato bajo los pliegos tipo y no hacerlo justo antes de la entrada en vigencia de la nueva norma.

Al respecto, el secretario de Infraestructura del Cesar, Federico Martínez Daza, aseguró que “se obliga a las entidades adoptar pliegos tipo a partir del 1 de abril para procesos de infraestructura de transporte”, en relación a la pregunta si lo recomendable era esperar hasta el lunes primero de abril. “En la Gobernación hay un programa de licitaciones que se van montando una vez Planeación tenga el proyecto estructurado y ese programa no debe detenerse”, explicó el funcionario.
Pero sobre la pregunta de qué cosas cambiarían si la licitación de los contratos iniciara después del primero de abril, el secretario no respondió el interrogante.

Según el comunicado de la Presidencia de la República, con los pliegos tipo se incorporan mejores prácticas en el sector y se evita la existencia de los denominados ‘pliegos sastre’ y, de igual forma, se crean condiciones para permitir la pluralidad de oferentes en los procesos de selección. Los famosos ‘pliegos sastre’ son los creados a la talla para que uno de los contratistas se quede con la licitación.
Y en resumidas palabras, los pliegos tipo son condiciones uniformes para todas las entidades y evitar que se favorezca a uno de los licitantes, ayudando a la pluralidad de oferentes, una tarea pendiente en el Cesar.
Por ejemplo, según reseña el informe Comité de Seguimiento a las Inversiones en Regalías el promedio de proponentes para las licitaciones en el 2017 fue solamente de 2,27. El que se lo ganó y otro que perdió, ese es el resumen.

En ese sentido, en las licitaciones en los que hay un solo oferente probablemente no se exigirá cumplir parámetros como el de contratar trabajadores con discapacidad que equivale solo a 1 % (10) de los 1.000 puntos necesarios. Contrario, cuando hay varios competidores intentarán incluir la mayor cantidad de puntos.
Igualmente, como señalan los expertos, la pluralidad de oferentes posibilita que la competencia estire la calidad del servicio prestado, contrario a los casos donde no hay competencia y la entidad recibe la oferta correcta, pero no la mejor en muchos casos.

“LOS PERE-PLIEGOS SE FUNDAN EN EXIGENCIAS INCUMPIBLES Y QUE LIMITARÍAN LA PLURALIDAD”

El otro contrato que igual fue publicado en marzo y está por $12,089 millones es el de rehabilitación y/o pavimentación de la vía que conduce desde la vereda Las Casitas hasta el punto conocido como Los Cachos, (Valledupar).

Sobre esa licitación, la Sociedad de Ingenieros del Cesar presentó varias observaciones. Según la Sociedad algunos puntos del proceso licitatorio “violan claramente el Estatuto de Contratación Estatal”.
Así, en el punto cinco de las observaciones presentadas a la autoridad departamental, señalan que los pre-pliegos se fundan en unas exigencias que impedirían la participación de más de un oferente.
¿Cuáles exigencias? En el contrato por más de $12.000 mil millones, la condición de experiencia general señala que el proponente deberá acreditar la experiencia general con contratos terminados, cuyo objeto haya sido “construcción y/o pavimentación y/o rehabilitación y/o mejoramiento de Vías terrestres vehiculares en mezcla asfáltica, en máximo dos (2) contratos, cuya sumatoria expresada en salarios mínimos mensuales legales vigentes haya sido igual o mayor a una (1) vez el valor del presupuesto oficial”.

En la siguiente página, el documento de licitación señala que la experiencia especifica como requisito habilitante “se acreditará con uno de los contratos aportados para acreditar la experiencia general y que cumpla con los siguientes requisitos”.

Enseguida el documento expresa los requisitos. El problema, según la observación de la Sociedad de Ingenieros del Cesar, es lo que ellos consideran la extraña mezcla entre una experiencia general que se acredita en solo dos contratos y una específica que reduce las posibilidades a uno de esos contratos.

Al ser estos unos limitantes, la Sociedad señala la necesidad de unos análisis o estudios técnicos que los justifiquen, los cuales no publicó o no hizo la entidad.
La palabra clave es que la experiencia general los proponentes deberán certificarla en “máximo dos contratos”, lo cual, según los expertos, impide participar a las personas que cumplan con esas exigencias en la ejecución de más de dos contratos.

Igualmente el limitar la experiencia general al máximo de dos contratos y forzar la habilitación de la experiencia específica con uno solo de esos contratos, señalan en la misiva, que se entiende como un mecanismo para impedir la participación por vía de asociatividad.
Algunas de las exigencias que los proponentes deben presentar en uno de los contratos celebrados que van desde haber suministrado o compactado por lo menos 55.000 metros cúbicos de terraplén, suministro o compactación de por lo menos 26.000 metros cúbicos de Base Granular y/o Sub-base Granular o haber ejecutado por lo menos 1.600.000 m3-km de transporte de materiales.

Por eso, la primera conclusión de la Observación es que la pasada es “una exigencia violatoria de la libertad de asociación, de la concurrencia cooperada de oferentes, de la suma de fortalezas para acometer un encargo contractual.

En total, fueron más de 88 mil millones iniciados en contratación en menos de 15 días.


¿POR QUÉ SE LIMITA EL TIEMPO?

Pero no es la única condición que la Sociedad de Ingenieros considera como un limitante a la pluralidad en el contrato convocado a menos de 20 días de que los pliegos tipos entraran en vigencia.

El pre-pliego determina que “los oferentes para efecto de la capacidad operacional deberán certificar ingresos operacionales brutos anuales, con la suma de los últimos tres años, por un valor igual o superior al presupuesto oficial para este proceso licitatorio”, que en este caso son $12,089 millones.

De allí, concluyen que el exigir ingresos en un periodo limitado (tres años) desprecia el acumulado de las empresas, que posiblemente lo hubieran alcanzado ingresos por ese valor ($12,089) en los últimos cuatro o cinco años. Exigencia que se repite en el contrato de rehabilitación de la vía Codazzi- Aguas Blancas.

Por eso, hacen la pregunta a la administración sobre qué permite concluir que solo la muestra de los últimos tres años es suficiente para calificar los ingresos operacionales apropiados.
A las licitaciones abiertas por la Gobernación del Cesar en los últimos 15 días se les suma una cifra de $3,089 millones para la construcción de pavimento en concreto rígido y optimización de redes de alcantarillado sanitario de algunos barrios del municipio de Bosconia.

Como señaló el funcionario de Infraestructura Departamental, “se obliga a las entidades adoptar pliegos tipo a partir del 1 de abril para procesos de infraestructura de transporte”, sin embargo, como han señalado en comunicados y redes sociales expertos del tema, lo recomendable sería iniciar la contratación de casi $73,413 millones bajo los pliegos tipo y no justo dos días antes.

Foto de la vía Sanjón- Pueblo Bello en proceso de remodelación.