9 mayo, 2020

Los psicólogos que recorren las calles de Valledupar intentando salvar familias

Atender problemas del confinamiento como los desacuerdos familiares son el pan de cada día en la labor que realiza el grupo de profesionales de la salud.

Un grupo de 40 profesionales de la salud afiliados a la Sociedad de Psicólogos de Valledupar se unieron hace tres meses para recorrer los barrios de la ciudad con el fin de brindar a la comunidad su ayuda en estos tiempos de confinamiento.

Lee también: ¿Cómo aprovechar el tiempo?: Chef cesarense enseña a cocinar en redes sociales

La iniciativa surgió a raíz de los problemas intrafamiliares que viene aquejando la población vallenata, es así como en poco más de tres meses este grupo de trabajadores médicos han atendido a más de 700 pacientes.

Ante la situación planteada por algunas EPS que no atendían (con sus psicólogos de planta) el llamado que hacía la comunidad, el grupo de especialistas tomó la decisión de arriesgar su propia salud para apoyar a quienes los necesitaran.

Hemos puesto nuestros servicios a la orden de manera gratuita con el fin de brindar apoyo a los vallenatos en esta situación. La gente nos llama y nosotros nos trasladamos hasta sus casas e iniciamos la sesión psicológica en la que escuchamos y atendemos sus necesidades”, dijo Asdrubal Cantillo, miembro de la Sociedad de Psicólogos de Valledupar.

En las atenciones prestadas por el equipo de trabajadores de la salud, ellos hacen un primer diagnóstico, sin embargo, si en el seguimiento la persona incurre en las actitudes señaladas en los informes, es allí donde se hace el llamado ante la EPS para que estos se apersonen de la situación y puedan brindarle una mejor calidad en la atención a sus afiliados.

No dejes de leer: El teletrabajo se impone en la cuarentena

EL ENCIERRO

Uno de los factores que más se encuentran en las atenciones prestadas por los psicólogos es la falta de tolerancia por parte de algunas familias, quienes al no saber controlar la situación que plantea un encierro indefinido suelen recurrir a la violencia e incluso al abandono.

La situación para muchas familias se convierte en una cadena en la que los hijos no toleran los padres, los padres son agresivos por la falta de fluidez monetaria y todo esto desemboca en una ruptura entre las parejas y el núcleo familiar”, destacó Cantillo.

Por: Robert Cadavid / EL PILÓN