29 diciembre, 2018

“Los servidores públicos no somos ajenos a las investigaciones”: Yesid Triana

Pese a los escándalos nacionales que ha protagonizado el Concejo de Valledupar, su presidente deja la corporación con un balance que considera positivo.

Termina el 2018 y con él, el Concejo de Valledupar deja atrás un año marcado por el sin sabor que les dejó la elección del contralor Omar Contreras y es que la escogencia del jefe del control fiscal en Valledupar en este período ha sido todo un tormento. Esto ha empañado la labor de los corporados, por ello, en diálogo con El Pilón, el presidente Yesid Triana Amaya habló de cómo les fue y cómo los ha afectado la sanción de la Procuraduría.

¿Cuál es el balance con el que cierra el Concejo de Valledupar este año?

Consideramos que es un balance positivo que ha tenido el Concejo durante el 2018, teniendo en cuenta que trabajamos de manera participativa, siempre pensando en los ciudadanos con la seriedad que nos caracteriza, con transparencia, con amor a lo que hacemos, siempre pensando en los ciudadanos, se dieron facultades importantísimas al alcalde en 26 proyectos que fueron presentados por la administración, se aprobaron 16 proyectos.

Este año realizaron varios debates, ¿pero sí sirvieron para darle solución a las problemáticas tratadas?

Sí han servido, en el tema de la sequía se hizo el plan de contingencia que era lo que quería el Concejo y se pudo atender las necesidades en todos los proyectos que hemos atendido, la verdad que la administración ha prestado atención. En el caso de los alfareros allí el Gobierno departamental se comprometió con una inversión importantísima de 2.500 millones de pesos para comprar una planta que les va a permitir fabricar ladrillo de manera industrializada y así ser competitivos, decir que es en vano hacer el control político no, es una necesidad, no con el fin de entorpecer la labor del ejecutivo, sino de orientarlo a donde hay falencias con el fin de mejorar.

¿Considera que este año ha sido difícil por todos los problemas afrontados en cuanto a la elección de contralor, que les mereció una sanción y la convocatoria para secretario?
Los servidores públicos no somos ajenos a este tipo de escenarios y este tipo de investigaciones. Es cierto, de una u otra manera desanima la labor que desempeñamos como concejales, afecta el rol a cada uno, pero hemos hecho lo propio, hemos sido fuertes y hemos demostrado el sentido de pertenencia por esta labor que ejercemos, y hemos trabajado por la ciudad.

Esta situación que han vivido desde 2016 a la fecha, ¿a qué cree que obedece?, ¿necesitan más orientación de tipo jurídico o a la poca experiencia que tiene la mayoría de concejales?, ¿por qué nunca se había visto una situación de estas?

No obedece a esto, lo que hay es una falta de un ordenamiento jurídico, yo le echaría la culpa al Estado, no tenemos una legislación clara en el país, no solamente lo estamos viviendo aquí en Valledupar sino en todos los municipios del país, igualmente las asambleas, por el tema de que no es clara la ley frente a las elecciones de personero, contralor e igualmente de secretario general. Si se mira, la elección del contralor general de la República fue demandada, porque la ley que lo establece es la 1904 de 2018, que inicia con todos los procedimientos o concurso de mérito y termina en convocatoria pública, no somos ajenos nosotros cuando tenemos incluso menos fuerza para poder defendernos, pero en cuanto a asesores jurídicos el Concejo tiene un excelente abogado y muchos funcionarios comprometidos con la corporación, pero desafortunadamente tenemos un vacío en el ordenamiento jurídico en el país y eso ha llevado no solamente al Concejo de Valledupar a estos problemas, sino que en todo el país ha sido generalizado.

Esta situación con la elección de contralor, ¿cree usted que ha afectado la imagen del Concejo?

Claro que sí, no solamente la imagen del Concejo hablando institucionalmente, sino que ha afectado el rol de cada uno desde el tema de poder ejercer su labor, igualmente en el tema familiar ha afectado mucho los problemas que hemos tenido en esta vigencia desde el 2016 a la presente, un tema que no hay que ocultar, sin embargo, hemos hecho lo propio, lo que nos corresponde como lo establece la Constitución y la ley, pero de que afecta eso es indudable, hay que reconocerlo que ha afectado la labor de la corporación y la imagen hacia los ciudadanos.

El próximo año es político, ¿cómo cree que le podría afectar esta situación?

Lo más importante, tengo claro que lo que hemos venido haciendo es un trabajo con amor, con mucha responsabilidad, con mucha seriedad, con mucho compromiso y lo más importante, de manera honrada, no siento miedo de enfrentarme a un escenario político, creemos que hemos hecho las cosas bien, con dificultades que igualmente lo puede tener cualquier servidor público, los que aspiran, los que ya estuvieron y los que pueden venir a futuro, los servidores públicos vamos a estar siempre enfrentados a estos escenarios, porque no faltan las personas a quien tenga a bien que lo que se hace no es correcto.

¿Qué le deja esta presidencia a la ciudad?

Yo creo que lo más importante son todas las herramientas que se le dieron al ejecutivo sin egoísmos para que hoy Valledupar pueda desarrollarse de mejor manera; un estatuto tributario acorde con una realidad económica y social que tiene la ciudad y sé que va a servir para jalonar el empleo, todas esas facultades y soluciones que se le dieron al ejecutivo y se están viendo representadas en obras tanto en zona rural como en la ciudad.