13 mayo, 2020

Los niños al parque: ¿y los abuelos qué?

Otra de las afectaciones de la pandemia de la covid-19 está relacionada con la modificación de la cotidianidad de los niños, adolescentes y jóvenes, quienes debieron convertir la casa en el escenario del desarrollo de sus actividades a través de las plataformas virtuales y redes sociales.

Otra de las afectaciones de la pandemia de la covid-19 está relacionada con la modificación de la cotidianidad de los niños, adolescentes y jóvenes, quienes debieron convertir la casa en el escenario del desarrollo de sus actividades a través de las plataformas virtuales y redes sociales.

De un momento a otro, nos vimos confinados, encerrados, y los padres asumieron roles que normalmente desarrollaban otros en el proceso de formación de niños, adolescentes y jóvenes; a su vez, los últimos pasan más tiempo bajó la supervisión de sus progenitores. El nuevo relacionamiento en la familia ha desencadenado una serie de factores que amerita un análisis de los especialistas.

En entrevista concedida al periódico EL PILÓN, la educadora en disciplina positiva, especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo, Dey María Calderón Martínez, expuso que los padres deben liberarse de la carga del aprendizaje del niño y de la calificación, porque está adquiriendo otro tipo de aprendizaje; por ejemplo, a usar las tecnologías de la información, la rutina en casa, y la adaptación al nuevo estilo de vida en aislamiento social.

Enhorabuena la Alcaldía de Valledupar emitió el Decreto 305 del 11 de mayo de 2020, “de acuerdo con el documento, los niños mayores de 6 años podrán salir los martes, jueves y sábados, desde las 5:00 p.m. hasta la 5:30 p.m., en compañía de sus padres o bajo la supervisión de un adulto menor de 70 años para no poner en riesgo su salud”, según lo informó el diario EL PILÓN.

Previo cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, los niños en compañía de un acudiente podrán desarrollar algunas actividades motrices, desde luego con las medidas de cuidado necesarias para reducir el riesgo de contagio por covid-19, como realizar las actividades de manera individual y conservando la distancia de los 5 m.

Esperamos que este nuevo escenario permita el goce efectivo del espacio público de la ciudad por parte de los niños; a sus padres, cuidadores y acudientes que les permita reflexionar en fortalecer la unidad básica familiar y recomponer el tejido social vallenato que en el pasado fue resquebrajado por diferentes factores, que se evidencian en la alta cifra de delitos de alto impacto.

No podemos terminar esta reflexión sin mencionar la discusión que ya ha empezado a generarse a nivel mundial y que seguro se reflejará en posturas controversiales sobre el aislamiento de las personas mayores. Muchos en los países europeos han reclamado a los gobiernos como un derecho humano esencial la posibilidad de salir al parque con sus nietos, por lo menos tenerlos próximos y verlos correr y jugar.

Se concluye entonces que los niños no deben permanecer en confinamiento, cuando las mascotas sí podían salir. Y se debe evaluar por parte del Gobierno nacional que los adultos mayores de más de 70 años, que no tienen ninguna enfermedad preexistente denominada comorbilidad, podrían afectarse sicológica y anímicamente, con efectos graves sobre su salud, por el hecho de no poderse dar, con todo el cuidado, un paseo por el entorno de sus casas.

Siguenos como @El_Pilon