15 mayo, 2019

Los halagos a la realeza

Mis consejeros periodísticos Tíochiro y Tíonan están sumamente preocupados porque algunos periódicos y otros medios de comunicación avivan -de manera soslayada- “la llama” del racismo, la idolatría mercantil y un fetichismo desenfrenado en procura de ganar espacios entre los más poderosos y ante la sociedad privilegiada, lo que está provocando que la brecha de la […]

Mis consejeros periodísticos Tíochiro y Tíonan están sumamente preocupados porque algunos periódicos y otros medios de comunicación avivan -de manera soslayada- “la llama” del racismo, la idolatría mercantil y un fetichismo desenfrenado en procura de ganar espacios entre los más poderosos y ante la sociedad privilegiada, lo que está provocando que la brecha de la desigualdad social no se cierre.

Tíochiro alega que el nuevo paradigma de los medios no es ni tan nuevo, porque es una práctica que se vienen dando desde hace muchas décadas, (tal vez de toda la vida). Lo nuevo ahora es la conquista de las élites, de nuevos conglomerados económicos que tienen el poder de decidir gustos, valores éticos, normas y hasta justicia.

Aquí en Colombia y en la “nueva” sociedad, en donde una minoría se ufana de manejar a su antojo los poderes políticos, judiciales, económicos y religiosos, la ventaja frente a la mayoría es que la minoría pone reglas y condiciones para decir qué es bonito, qué es amor, qué es justicia, qué es paz y qué es lo que a la gente le debe gustar.

He traído a colación este delicado tema porque el domingo anterior, Día de la Madre, por internet, empezó a circular a través de la cuenta de Instagram de los Duques de Sussex (@harry_meghan_daily) una foto de los pies de

Archie (bebé) mientras su mamá la Duquesa (Meghan Markle) los agarra, es primogénito del Enrique de Inglaterra. No es que no lo merezca.
“La duquesa de Sussex ha compartido un momento íntimo entre ella y su bebé Archie Harrison en una imagen dulce de sus pies y sus manos rodeadas de flores, que marca el primer Día de la Madre de la duquesa Meghan y otras madres de todo el mundo”, dice la leyenda que acompaña la imagen (tomado de internet).

Tíonan asegura que, él ha visto miles de fotografías con escenas como esa y hasta más tiernas, pero mueren en los recónditos de Internet y en sus redes sociales y no son tenidas en cuenta por los medios masivos en sus páginas electrónicas.

Tíonan cita al líder estadounidense Malcolm Little, asesinado (1965) en Manhattan, cuando iba a pronunciar un discurso: “Con una hábil manipulación de la prensa, pueden hacer que la víctima parezca un criminal y el criminal, la víctima”. También dijo: “Yo tengo más respeto para un hombre que me permite conocer cuál es su posición, incluso si está equivocado. Que el otro que viene como un ángel pero que resulta ser un demonio”.

Algunos medios escritos, redes sociales y televisión vienen marcando los testimonios de divisiones entre una sociedad buena y otra mala, una fea y otra bonita, una rica y otra pobre; incluso, en recientes fechas uno observa como las redes divulgan profusamente escenas en donde padres famosos juegan con sus hijos, cuando eso es normal en todos los escenarios sociales. Todo mundo llora, ríe, besa a sus hijos, juega con ellos y los quiere hasta decir no más.

Lo que pretenden mis consejeros periodísticos Tíochiro y Tíonan es que los medios de comunicación tengan como propósito comunicar, opinar, transmitir, entretener, formar, enseñar, orientar e investigar las problemáticas sociales. La prensa, entendida como tal, juega un papel de mucha importancia dentro del desarrollo y cultura de la sociedad y está llamada a desenvolverse para el bien de la comunidad, sin mezquindades, con aspavientos de igualdad y equidad, sin discursos panegíricos y, sobre todo, sin la mínima capacidad de manipular. Hasta la próxima emana. tiochiro@hotmail.com @tiochiro

Siguenos como @El_Pilon