4 mayo, 2021

Los dos años de impunidad que rodean el crimen de Ilina Guerra

Los hechos se registraron cerca de las 7:00 p.m., en Altos de Comfacesar de Valledupar.

En este sitio quedó el cuerpo de Ilina María Guerra Solera.

Sin esclarecimiento y capturas se cumplió este tres de marzo dos años del cruel asesinato de Ilina María Guerra Solera en Valledupar. El aniversario llegó con una deuda de la justicia con la familia y la sociedad que todavía desconoce los móviles del homicidio.  

Pese a la indignación y movilización masiva que el hecho provocó en los vallenatos en el 2019, la Fiscalía General de la Nación durante este tiempo solo mostró como resultado la identificación de uno de los presuntos asesinos, que fue encontrado muerto en la vecina región de La Guajira. 

Lea también: Investigan crimen en zona rural de San Diego

Se trata de Omar Yesid Gómez Salinas, más conocido como alias ‘Papita’, de 21 años, ultimado con arma de fuego a la altura del rostro y tórax, en hechos ocurridos en inmediaciones de los municipios de Fonseca y San Juan del Cesar. 

Omar Yesid Gómez, uno de los presuntos asesinos.

El cuerpo solo pudo ser identificado al ser llevado a Medicina Legal. Las autoridades notaron que Omar Yesid Gómez fue judicializado por el asesinato de Ángel ‘Kiri’ Maya Daza antes de cumplir su mayoría de edad.  

Justamente unos 15 días antes de que lo mataran el Juzgado Segundo Penal Municipal con funciones de Control de Garantías de Valledupar había emitido la orden de captura en su contra por la muerte de Guerra Solera. 

‘Papitas’ aparentemente delinquía desde temprana edad y hacía parte de la desmantelada banda criminal ‘Los Samarios’, dedicada a hurtos y sicariato en la ciudad.  Además, residía en el barrio Divino Niño. 

EL ASESINATO

Los hechos se registraron cerca de las 7:00 de la noche en Altos de Comfacesar. Ilina María Guerra Solera había salido de un gimnasio y fue abordada por un sujeto que sin mediar palabra le disparó. 

Los dos disparos en la cabeza se los propinaron delante de su mamá, en plena vía pública de la carrera 38 con calle 1. Antes del ataque, las mujeres se disponían a marcharse en la motocicleta de placas KSR- 62E hacia su casa ubicada en el Mirador Sierra Nevada. 

Le puede interesar: Señalado de matar a su pareja en Lorenzo Morales solicitó la libertad

Posteriormente, el pistolero huyó del sitio junto con otro sujeto en una motocicleta de bajo cilindraje. 

 Desde entonces, a pesar de haberse ofrecido una recompensa para dar con los responsables, el caso duerme entre los anaqueles del ente investigador. EL PILÓN conoció que no hay órdenes de captura por este crimen.