10 julio, 2019

Las escrituras públicas con las que ‘Tuto’ Uhía defiende la dación en pago

Luego de conocerse la deuda que adquirió el municipio por la figura empleada en el 2016, el mandatario municipal la defendió por la necesidad de legalizar esos lotes y entregar escrituras públicas a los habitantes.

Luego de la polémica por la dación en pago entre el Municipio y la sociedad Lascano Morales & Hijos, el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez ‘Tuto’ Uhía, defendió esta figura bajo la premisa que el Municipio no tenía los recursos suficientes para pagarle el valor de los lotes invadidos a la sociedad y, además, le permitió solucionar un problema “de escrituras públicas en un lote que era ilegal”.

La dación en pago es una figura que permite extinguir las obligaciones del deudor por medio de la entrega de un bien a los acreedores. En este caso, el Municipio recibió de la sociedad Lascano Morales dos lotes de 21 hectáreas que estaban invadidos, a cambio de saldar la deuda de $993 millones por concepto de impuesto predial e intereses de casi 50 predios a nombre de la firma.

Luego de la dación en pago la firma saldó la deuda, pero ahora fue el Municipio el que quedó en deuda porque el valor de los inmuebles transferidos fue de $19.935 millones, determinado según el avalúo practicado. El Municipio adquiere los predios y queda con una deuda de casi $18.000 millones.

¿Por qué se adquiere la deuda? Según el mandatario municipal por la urgencia de solucionar el problema de las dos invasiones Francisco Javier y Villa Consuelo. Según datos de Fonvisocial en ambos barrios se encuentran alrededor de 1.200 familias, 900 de ellas en la primera invasión.

“Los ciudadanos nos pedían legalizar el barrio para que al fin llegaran los servicios públicos, el agua, la luz, pavimentación. A la fecha en Villa consuelo se ha entregado 192 escrituras y en Francisco Javier 459. Gente que vivía en calidad de invasores ahora viven en calidad de propietarios”, se defendió el mandatario.

FUNCIONES DE HACIENDA

Dentro de la dación en pago quedó establecido que la Sociedad Lascano podía cruzar tributos de impuestos de terceros de difícil recaudo. Por eso se acusó de la creación de una Secretaría de Hacienda alterna. El mandatario aseguró que no se perdieron las funciones.

“Como hay un saldo a favor de Lascano Morales se proyecta a unos años venideros y se les permite cruzar tributos de terceros de difícil recaudo. En la mayoría de ciudades prescribe el recaudo a los cinco años, los de difícil recaudo son de cuatro años”, agregó el mandatario.

Bajo ese término agrega que la sociedad se encargaba de identificar al deudor y Hacienda municipal estudiaba si cumplía con las condiciones.

¿ERAN DUEÑOS DE LOS PREDIOS?

Antes de la adquisición de los predios por parte de los municipios, hay acusaciones que señalan que la sociedad Lascano Morales negoció la venta de varios lotes con privados, por eso se puso entre dicho su propiedad.
Al respecto, el mandatario aseguró que el Municipio está “facultado para responder por lo que ha hecho, no por lo que hace un tercero” y que “cualquier vínculo que haya tenido un poseedor con algún tercero es una relación estrictamente privada”.

No es la primera vez que se emplea esta figura. Aunque la polémica de esta dación nació en la forma de pago y la cantidad de la deuda, antes se había utilizado la dación en pago para la adquisición, por ejemplo, del lote donde se planea construir la Policía Metropolitana.

Por: REDACCIÓN EL PILÓN