25 noviembre, 2019

“La protesta #21N en Valledupar también es una voz de alerta para las autoridades locales”: CUT

Las marchas del 21 de noviembre en Valledupar fueron ejemplo a nivel nacional por recurrencia y por lo pacífico.

“Los colombianos estamos en contra de la violencia. Es por eso que nosotros no compartimos la violencia en ningún sentido y hemos marchado pacíficamente, desafortunadamente se involucran personas ajenas”: CUT.


FOTO/ JOAQUÍN RAMÍREZ.


FOTO

Las marchas del 21 de noviembre en Valledupar fueron ejemplo a nivel nacional por recurrencia y por lo pacífico. Según Yoni González, presidente de la CUT en el Cesar, el inconformismo no es solo con el Gobierno nacional, el “pueblo cesarense también marchó descontento con algunas políticas de las autoridades locales”.

La Central Unitaria de Trabajadores, CUT, fue una de las agremiaciones sindicales que lideró las marchas a nivel nacional y en Valledupar. EL PILÓN conversó con su presidente en el Cesar, Yoni González, sobre las conclusiones de la marcha a nivel nacional y los resultados en Valledupar.

Yoni González, presidente de la CUT en el Cesar- FOTO/JORGE LUIS LÓPEZ.

¿Qué conclusiones surgieron de las marchas del 21 de noviembre?

Hay varias conclusiones: la primera de ella es que el pueblo colombiano puede salir a las calles sin necesidad de la violencia. Hemos demostrado que preservamos las normas constitucionales; hemos demostrado que el pueblo está inconforme con todas las políticas que el Gobierno nacional está implementando.

El gobierno nacional debe empezar a gobernar. Duque se ha dedicado a mirar la problemática de los vecinos y se le ha olvidado gobernar a los colombianos.

Específicamente en Valledupar, ¿qué precedente queda después de las marchas del 21N?

Más de 15.000 personas estuvimos en la plaza Alfonso López. Llenamos la plaza sin necesidad de tener un artista vallenato, esto es algo inédito. Fue una gran fiesta, participaron todos los movimientos sociales denunciando los problemas a nivel nacional, departamental y municipal.

Se escucharon voces de clamor de los estudiantes y padres de familia que expresaban el desacuerdo por los robos que se registran en la alimentación escolar de los niños en el departamento; salió la voz de los médicos, de los trabajadores del sector salud privado, clínicas que deben más de siete meses de salario.

Entonces no solo se protestó en contra de las políticas nacionales…

Hay un descontento total del pueblo, vallenato y cesarense, tuvimos la oportunidad de manifestarlo. Hay una voz de alerta que no solo se le hace al presidente Duque, también es para el gobernador electo y a los gobiernos municipales del departamento, porque el Cesar es un departamento que carece de muchos servicios.

En el Cesar podemos decir que los 25 municipios no tienen agua potable porque Valledupar también es los corregimientos que carecen de los servicios básicos. Muy bonitos los parques, pero los colegios se están cayendo; el campo: fuimos una despensa agrícola que ya se acabó.

Salimos a denunciar el no pago de los salarios de los trabajadores del hospital Rosario Pumarejo de López, se denunció los 18 meses que le deben a los trabajadores de Idreec, se denunció la situación de Emdupar.

¿Es una marcha política?

En Valledupar fueron 15.000 políticos, 15.000 personas que estuvieron en las calles. Es una cuestión de conciencia. Este pueblo está cansado. El nivel de desnutrición en los niños de la periferia de Valledupar es altísimo; la tasa de desempleo; jóvenes en las calles limpiando vidrios y no trabajando; las oportunidades son pocas y por eso el pueblo sale a las calles. Es una bomba de tiempo que el gobierno parece atizar.

¿Cuáles movimientos participaron?

Salieron los indígenas, los comerciantes, porque ellos también están siendo golpeados por las políticas del gobierno, los estudiantes, médicos, transportadores, los campesinos, los mismos periodistas.

Nosotros durante toda la marcha pedimos paz, porque si golpean a un policía están golpeando a un hijo del pueblo y lo mismo si es en contra de los estudiantes. Todos salieron a marchar: los campesinos, los ganaderos, pequeños empresarios. Es un llamado de atención para que miren al pueblo.

Por la cantidad de personas que salieron fue una marcha histórica…

La gratitud a los vallenatos por esa excelente marcha, no recuerdo una marcha igual. Nosotros somos personas de paz. Queremos que el gobierno nos vea a la cara y se sincere con nosotros. En ninguna manifestación había salido tanta gente a la calle. Esta vez salimos 15.000 personas a las calles y si las cosas siguen empeorando, una próxima vez tenemos que salir todos los vallenatos.

¿Qué viene después de la marcha?

La situación no se pone en el plano de lo que viene, sino qué hará el Gobierno nacional. Dependiendo de lo que haga el Gobierno nacional, así va a responder el pueblo. Si el Gobierno hace un pare, una reestructuración y sin mentiras crea políticas en beneficio de los colombianos, seguro habrá un cambio.

Y si no hay cambios, ¿se seguirá marchando?

Todas las veces que sea necesario. Si toca salir a las calles, saldremos una, dos, tres veces, mil veces, pero eso no depende de nosotros sino del Estado.

Te puede interesar: Marcha se desarrolló con éxito, pero no terminó en paz en Valledupar

POR: DEIVIS CARO DAZA / EL PILÓN