15 diciembre, 2018

La pecera de EL PILÓN y Diálogos Improbables

La pecera es un formato que facilita la discusión grupal al estimular el interés y fomentar la participación, enfocándose en pequeños grupos de personas a la vez, y permitiendo que la composición de dicho grupo sea fluida. Esta técnica es muy interesante para organizar debates y discusiones porque brinda orden y sentido a la charla, […]

La pecera es un formato que facilita la discusión grupal al estimular el interés y fomentar la participación, enfocándose en pequeños grupos de personas a la vez, y permitiendo que la composición de dicho grupo sea fluida. Esta técnica es muy interesante para organizar debates y discusiones porque brinda orden y sentido a la charla, por ello se aplicó como metodología del Encuentro ‘El Cesar y sus riesgos de sequía permanente’, que realizó ayer en el municipio de Codazzi, el diario EL PILÓN en alianza con la plataforma Diálogos Improbables, grupo de la sociedad civil que promueve el diálogo entre opuestos.

Agradecemos la participación de representantes de los sectores que resultan antagónicos en algunos aspectos: ganaderos, mineros, pescadores, campesinos y líderes sociales, quienes atendieron el llamado para hablar sobre el impacto de sus actividades en el déficit de agua en el Cesar y los riesgos de que el departamento en un futuro no muy lejano no sea ni sostenible ni productivo.

Salió a relucir la creciente desertificación del departamento del Cesar, que va en un 78 % del territorio, sobre lo cual Claudia Martínez, quien fue asesora del Plan de Cambio Climático para el Departamento del Cesar, advirtió que hay dinámicas de aprovechamiento de suelo que se deben cambiar, como el hecho de que la mayor parte de los terrenos productivos estén siendo utilizados para la ganadería, cuando hay condiciones geográficas para diversificar la producción agropecuaria.

También es cuestionable la minería, pero es innegable que es el sector que más y mejor viene haciendo la compensación ambiental en las zonas de explotación de carbón. Los palmicultores también resultaron cuestionados porque poseen los cultivos que más demandan agua, se reconoció el impacto de sus actividades sobre el recurso hídrico, pero también salieron a relucir sus ingentes esfuerzos por tener una producción sostenible, amigable con el medio ambiente.

Faltó la representación de los grupos étnicos, amplios conocedores de la temática desde su cosmovisión, lamentamos que no pudieran asistir. Además, se reclamó por algunos sectores la presencia del Gobierno para próximos escenarios de este tipo, pero aquí se quiso primero acercar a los sectores productivos y a la sociedad civil.

Aunque hubo reconocimiento de las afectaciones y compromisos para mitigar los impactos de sus actividades, quedó en evidencia que hay una desarticulación entre los diferentes sectores; cada uno vela por sus intereses y al reconocer su legitimidad tienden a poner en tela de juicio la de los otros.

Precisamente, en ese punto son fundamentales las dinámicas que plantea Diálogos Improbables, con escenarios de discusión para construir, proponer y no para señalar ni satanizar.

Lo de ayer es apenas el principio de un proceso que esperamos termine en buen puerto. Como medio de comunicación seguiremos abriendo espacios para estas estrategias que promueven la sana convivencia, la reconciliación, la paz y el desarrollo sostenible de la región.

Siguenos como @El_Pilon