13 febrero, 2020

La Mesa del Árbol le madruga al Plan de Desarrollo Departamental

La necesidad de una cátedra ambiental en los colegios, la utilización adecuada del suelo urbano, la regulación de las podas y la posible conformación de una mesa de técnica ambiental fueron algunas de las peticiones del grupo de ingenieros ambientalistas, expertos en el área verde y defensores de los arboles a la Secretaría de Ambiente del Cesar.

La instauración de una mesa técnica es una de las iniciativas de la Mesa del Árbol.

En la Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Lúquez, los integrantes de la Mesa del Árbol le expusieron al secretario de Ambiente del Cesar, Andrés Felipe Meza, las problemáticas ambientales más críticas que hay en Valledupar.

El grupo de expertos señaló que los recursos económicos que están dispuestos en el Plan de Desarrollo Departamental deben focalizarse en un plan de ordenamiento para la siembra de árboles del tamaño adecuado que no intervengan con el cableado eléctrico, una regulación de podas que no afecte la composición y desarrollo del árbol y la creación de cátedras ambientalistas para promover el valor y más iniciativas de apoyo a la recuperación de los recursos naturales del departamento.

El grupo de ambientalistas, ingenieros agrónomos y expertos en el cuidado y conservación de los árboles y recursos hídricos estableció que en la ciudad se necesita una mayor cooperación entre las asociaciones ambientalistas, la Alcaldía de Valledupar y la Gobernación del Cesar para que haya una organización en las acciones que se deben implementar para el cuidado de los árboles y en la recolección de los desechos que afectan el medio ambiente.

Los miembros de la Mesa del Árbol, un grupo de la sociedad civil que nació de Foros EL PILÓN: ‘Hablemos del árbol’, subrayaron que el suelo urbano se está utilizando inapropiadamente para la plantación de árboles porque es una tierra que ha sufrido un cambio en sus propiedades con químicos y material de construcción que ha eliminado los nutrientes necesarios para el desarrollo de una planta sana.

Otro punto crítico a tratar en el ecosistema de Valledupar fue la plantación de árboles que son perjudiciales para el área urbana como el árbol de caucho que debido a sus propiedades las raíces subterráneas y adventicias son de un tamaño prominente que afecta el espacio público además de ser un peligro por su altura que sobrepasa las redes de alta y mediana tensión.

El ambientalista Ciro Castro comentó que este tipo de árboles se deben erradicar de la ciudad y ser remplazados por el árbol de mango de hilacha, el mamón cotoprix, el olivo santo y el maíz tostado, los cuales tienen raíces pequeñas y tienen un torno delgado.

El secretario de ambiente del Cesar, Andrés Felipe Meza, comentó que algunas de las propuestas de los expertos en materia ambiental estaban en el Plan de Desarrollo Departamental por lo cual se iba a trabajar de manera conjunta con las asociaciones ambientalistas de la ciudad y la Alcaldía Municipal para solucionar la problemática del manejo de la poda de los árboles, la mala utilización de los suelos urbanos como también la creación de campañas ambientalistas, jornadas de educación y la posibilidad de la instauración de una catedra en los colegios de la ciudad que trate sobre el medio ambiente.

En esta reunión también estuvo presente el concejal del municipio de Valledupar, Manolo Fernández, quién aseguró que la participación de la municipalidad en este encuentro fue para concertar las estrategias que se van a desarrollar a nivel departamental como local para el mejoramiento del ciclo de vida de los árboles.

Fernández aseguró que es posible la formulación de una mesa técnica a través de un proyecto de acuerdo desde el Concejo de Valledupar para que se traten a fondo y se generen soluciones para el mejoramiento de las condiciones ambientales en la ciudad.

El concejal comentó que uno de los puntos críticos en materia ambiental en la ciudad son los árboles que están deteriorados debido a que han cumplido su ciclo y pueden causar algún tipo de accidente por los fuertes vientos y lluvias que los tumban, por ello Fernández aseveró que es necesario hacer un registro de los árboles que se encuentren en esta condiciones para remplazarlos por otras especies que no presenten un peligro para la ciudadanía y realicen su misma función de fuentes de oxigenación y sombra en la ciudad.

De acuerdo con los expertos, en Valledupar hay 80.000 árboles (zona pública) representados en 62 especies de las cuales la tercera parte es positiva mientras que se mantenga con una poda adecuada y un monitoreo del mantenimiento de las plantas.

Los participantes concluyeron que la instauración de un mesa técnica para diligenciar políticas y acciones en pro de la conservación y la recuperación de los recursos naturales con el apoyo de la municipalidad y la gobernación es necesaria para que haya un mayor ordenamiento en los proyectos que contribuyan al mejoramiento del medio ambiente en la capital del Cesar.

POR: Namieh Baute Barrios / EL PILÓN
NAMIEDAYANA@GMAIL.COM