29 marzo, 2022

La importancia de elegir el calzado deportivo según la actividad

¿Sabías que existen diferentes tipos de zapatos deportivos según el deporte o tipo de actividad física?

Al momento de realizar actividad física, abrimos nuestro armario, tomamos nuestras zapatillas, nos las ponemos y salimos. Sin embargo, ¿sabías que existen diferentes tipos de zapatos deportivos según el deporte o tipo de actividad física? Muchas personas ignoran esto, pero es un dato fundamental porque, si estamos usando un calzado inadecuado, podemos sufrir lesiones, además de no disfrutar de la actividad de manera debida. 

En el presente artículo realizaremos un interesante recorrido por la historia de las zapatillas, con hincapié en mujer calzado deportivo, para luego analizar cuáles son los mejores modelos según la práctica que realicemos. También compartiremos el espacio en el que podemos comprar a precios más que accesibles, disfrutando de ofertas imperdibles.

La historia de la zapatilla, producto amado por todos

Resulta sorprendente que la historia de este tipo de calzado que goza de tanta popularidad, tenga su origen en las selvas del Amazonas. Un indígena tuvo la gran idea de cubrirse las plantas de los pies con látex del árbol caucho para protegerse de la humedad. Al secarse, quedaba como una suela hecha a medida, una suela deportiva. 

Con el paso del tiempo, este invento fue evolucionando y llegando a diferentes partes del mundo. En el año 1860, por ejemplo, la suela se unía a la parte superior del zapato de lona que llevaba cordones y era de corte bajo. Así se dio lugar a las “sandalias de croquet” conocidas por ser el calzado que utilizaban las personas adineradas para jugar. 

De todas formas, recién en 1917, U. S. Rubber introdujo las primeras zapatillas de lona que se comercializan a nivel popular. Estas habían recibido el nombre de “Keds”, inspirado en la palabra latina peds que significa “pie”. Su uso continúa hasta la actualidad. 

Poco después, en 1919, aparece el famoso modelo de converse conocido como All Star. Este modelo a media altura y con protectores para el tobillo fue el verdadero precursor del calzado deportivo, tanto para hombres como para mujeres. De ahí deriva también su enorme popularidad.

Luego, en 1917, aparece Nike, marca conocida por todos. La elección del nombre no fue aleatoria, sino que hace referencia a una diosa alada griega que representa la victoria. Con estas zapatillas se dieron lugar a varias innovaciones como las siguientes:

  • Suelas que cuentan con dibujos hexagonales y divertidos,
  • Talones acolchados y en forma de cuña.
  • Cubiertas en la parte superior con nylon, lo cual ofrece resistencia y resta peso para hacerlas ligeras y flexibles.

Por supuesto que, al hablar de mujer zapatos deportivos, no podemos dejar de lado el debut de Reebok en 1982. Desde un principio, se diseñaron con el fin de que la mujer practique aerobicos cómodamente, reuniendo todas las características deportivas necesarias, pero con la implementación de un diseño más femenino y personalizado. 

A partir de ese entonces, el aspecto del calzado deportivo se fue volviendo cada vez más atrevido. Esta tendencia dio lugar a combinaciones visuales muy hermosas que también nos permiten distinguir las características del calzado y para qué actividad están pensados. 

La elección del calzado según la actividad

Hay que tener varios factores en consideración al elegir zapatillas. Quizás una de las más importantes es el tipo de actividad física que se va a realizar. La razón por la que existe tal pluralidad de modelos se debe a que sus características son distintas para que se adapten mejor al pie del usuario y, además, al deporte. Entonces, ¿qué tipo de zapatillas existen? Aquí dejamos solo algunas:

  • Zapatillas sportwear (calzado deportivo más común, usado para el día a día, se caracteriza por su comodidad, están a la moda, pero no son las más adecuadas para el deporte, porque no brindan el soporte necesario al pie).
  • Botas de fútbol (como lo indica su nombre, son para jugar al fútbol porque tienen tacos, es decir, protuberancias en la suela para no resbalar, más otras características que mejoran el desempeño).
  • Botas de fútbol sala (se diferencias de las anteriores porque no poseen tacos, pero cuentan con una tracción maravillosa para la superficie de este deporte).
  • Zapatillas de running (están diseñadas para correr, son flexibles, ligeras y cómodas al ofrecer amortiguación; hay diferencias entre los modelos para mujeres y hombres porque el pie femenino suele ser más pequeño).
  • Zapatillas de montaña (perfectas para el senderismo, alpinismo u otras actividades similares, tienen suelas que evitan desplazarse en terrenos rocosos o húmedos).

Cómo es posible observar en este breve listado, la variedad de modelos es enorme. Por eso, es muy importante pensar en qué actividad se va a realizar para elegir el calzado que mejor se acomode a nuestras necesidades. De manera contraria, corremos el riesgo de sufrir lesiones, fracturas y de no disfrutar de la actividad. 

¿En dónde comprar?

Después de leer todo esto, es posible que queramos comprar un nuevo par de zapatillas, sobre todo si acabamos de descubrir que estuvimos usando el par incorrecto todo este tiempo. A veces, los precios pueden resultar intimidantes, pero aquí tenemos la solución para este problema. Aprovechando el Cyber lunes podremos disfrutar de ofertas increíbles. 

Para los que no sabemos, el Cyber Monday es un término de marketing que busca incentivar la compra por internet. Durante los llamados y reconocidos cyber days se realizan promociones excepcionales, pudiendo comprar calzado a precios accesibles.

Es verdad que comprar zapatillas puede ser una tarea ardua para la mujer por la limitación de talles que existe en las tiendas, pero este problema no aparece en la compra online. No sólo disfrutaremos de un catálogo extenso de zapatos deportivos para damas, sino que incluso puede que queramos hacernos con alguna otra prenda, como es el caso de los polos deportivos para mujer. ¡No dejemos pasar esta oportunidad única!

Feliz entrenamiento

Una vez que nos pongamos el calzado adecuado, veremos cómo la vida cambia de repente. Estaremos más cómodos, nos sentiremos más ligeros y contentos, podremos disfrutar del deporte de la manera en la que debe hacerse. Así que, no dudemos mas, porque comprar un buen par de zapatillas no es botar dinero, sino realizar una inversión con beneficios innumerables.