8 noviembre, 2019

La fuerza de una diputada

Después de las elecciones celebradas el pasado 27 de octubre, en los municipios y departamentos empieza aplicarse el artículo 1 del acto legislativo 02 del 2015 concediéndole la oportunidad a todos aquellos candidatos a gobernación y alcaldía que le siga en voto aquel que la autoridad electoral declare elegido para que ocupen un lugar en […]

Después de las elecciones celebradas el pasado 27 de octubre, en los municipios y departamentos empieza aplicarse el artículo 1 del acto legislativo 02 del 2015 concediéndole la oportunidad a todos aquellos candidatos a gobernación y alcaldía que le siga en voto aquel que la autoridad electoral declare elegido para que ocupen un lugar en la corporación respectiva, vale decir en el Concejo municipal o la Asamblea Departamental según corresponda; en el escenario nacional dicha norma empezó aplicarse el año anterior y fue así como el señor Gustavo Petro regresó al Congreso de la República al obtener la segunda votación después del presidente Ivan Duque.

Por cuenta de esa reforma constitucional el Cesar mira con innegable esperanza la aparición de una enérgica figura que se convirtió en la revelación política de los comicios departamentales, Claudia Margarita Zuleta logró destacados resultados en una dura jornada enfrentándose a un descomunal poder político y económico. Al obtener la segunda votación Claudia adquirió inmediatamente pasaje para llegar a la Asamblea departamental donde tendrá entre sus funciones ejercer control político al gobierno departamental.

Desde hace mucho tiempo la decencia, la responsabilidad, la preparación, discursos profundos y genuinos liderazgos están proscritos de la Asamblea del Cesar, institución en la que en los últimos ocho años imperó el desdén por la vigilancia y el debate, corporación dominada por el lenguaje ordinario y pronunciamientos superficiales; nunca un debate serio sobre obras cuestionadas como el estadio de Valledupar, el hospital de Aguachica y las millonarias adiciones a la Universidad Nacional, proyectos de un gobierno que anunció hacerlo mejor pero que su primer periodo dejó tres secretarios sancionados, dos por la Contraloría General de la República y uno por la Procuraduría General de la Nación.

Sobre los hombros de Claudia Margarita Zuleta reposa una gran responsabilidad, continuar con el trabajo que inició desde que decidió ser candidata a la gobernación del Cesar, durante la campaña encontró el discurso exacto, el tono adecuado y las palabras apropiadas para cautivar no solo a quienes votaron por ella, también a quienes no lo hicieron pero reconocen en esta mujer una alternativa para inspirar los cambios que este departamento exige, ese cambio comenzará desde la Asamblea Departamental como contrapeso del desbordado poder acumulado por el grupo del gobernador electo, para ello un gran aliado será el señor Quintín Quintero a quien se le escuchó insistentemente que no se entregaría, de proponérselo harían un gran papel como diputados preparando el camino para unas nuevas elecciones cuando el tiempo o la Corte Suprema de justicia lo determinen.

CARLOS ANDRES AÑEZ MAESTRE