Publicidad
Tecnología - 21 octubre, 2022

La evolución del póker a lo largo de los años – los momentos más importantes de su historia y algunas previsiones sobre el futuro próximo

Casi dos siglos después de su aparición en formato moderno, el póker sigue siendo el juego de cartas más celebre del mundo.

Casi dos siglos después de su aparición en formato moderno, el póker sigue siendo el juego de cartas más celebre del mundo. Desde el principio se comprendió que se trataba de una invención nacida para permanecer en el tiempo y su nivel de popularidad actual se debe también, y sobre todo, a las extraordinarias innovaciones tecnológicas de las últimas dos décadas.

A continuación, nos proponemos recorrer los episodios principales de la historia del póker, desde los comienzos hasta la llegada de la versión online. Al trazar esta evolución, no se podrá evitar hacer previsiones sobre el futuro, imaginando cuál será el destino de este renombrado juego en los años venideros.

Los hitos del póker

Los orígenes del póker

A pesar de su enorme éxito, los historiadores aún no han encontrado un acuerdo sobre la fecha exacta en la que surgió el primer antepasado del póker. Sin embargo, actualmente son dos las opiniones predominantes.

La primera considera que se trata de una derivación directa de un tipo de dominó inventado por el emperador chino en el siglo X d.C. Por el contrario, la segunda sostiene que el póker tiene numerosos puntos en común con el As-nas difundido en Persia siete siglos más tarde. 

La versión moderna del póker

Después de expandirse rápidamente por Europa, el póker fue exportado a los Estados Unidos a principios del siglo XIX por los colonos franceses. Desde Nueva Orleans, su difusión fue llevada a cabo a través de los barcos de vapor que surcaban las aguas del Mississippi y que para la ocasión se convirtieron en verdaderos casinos flotantes.

Las primeras pistas de esta noticia se tienen gracias a un artículo publicado en el periódico New Orleans por el actor inglés Joe Cowell en 1829. En este, se da a conocer que en aquella época las partidas de póker se realizaban con una baraja de 20 cartas y en cuatro jugadores. 

En cambio, hubo que esperar algunos años más – para ser exactos hasta 1834 – para que se hiciera referencia a este juego con su nombre actual. El documento en cuestión es una página del diario de Jonathan H. Green, inventor, escritor y reformador estadounidense. 

En la década siguiente, se comenzó a usar una baraja de 52 cartas, que permitía a un mayor número de jugadores sentarse alrededor de la misma mesa. Incluso antes de que se publicara su reglamento oficial en 1958, el póker ya había conquistado los Estados Unidos y en particular a los vaqueros que frecuentaban las legendarias salas llenas de humo del Far West. 

Es precisamente a ellos que se debe la invención del Draw, la variante que prevé la participación de un mínimo de ocho jugadores, cada uno de los cuales recibe cinco cartas boca abajo. El período de máxima expansión del póker llegó con la Guerra de Secesión (1861-65), cuando los soldados del frente en busca de un poco de relax se concedían algunas partidas contribuyendo contemporáneamente a inspirar la creación de nuevas variantes que resultarían en el 7 Card Stud a principios del siglo XX. 

El Texas Hold’em y las World Series of Poker

Según su legislación, el Texas Hold’em fue inventado en la primera década de 1900 en la ciudad de Robstown. Introduciéndolo en los casinos de Las Vegas en 1967, un grupo de jugadores formado por personajes como Doyle Brunson y Amarillo Slim contribuyeron a convertirlo en la variante de póker más popular a nivel internacional.

La consagración del Texas Hol’dem llegó en 1970 gracias al magnate de los casinos Benny Binion, quien creó las World Series of Poker e insistió para que esta versión se convirtiera en la protagonista absoluta de su Main Event. Esta decisión fue realmente acertada, atrayendo no sólo la atención del mundo de la televisión y del cine, sino llevando también a la invención del Omaha. 

Nacido de la mente de Robert Turner en 1982, este último es para muchos una versión mejorada del Texas Hold’em. En el segundo escalón del podio en términos de popularidad, sigue siendo la primera opción para campeones como Phil Ivey y Sammy Farha. 

La primera vez del póker en el Internet 

El origen del Internet se remonta a 1969, por obra de la Red de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPA) del Departamento de Defensa de los Estados Unidos en el contexto de la Guerra Fría. Para presenciar el nacimiento de la World Wide Web que todos conocemos y utilizamos hoy, hubo que esperar algunos años – para ser exactos, hasta 1993, cuando la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) puso la Web a disposición del público en general.

Esta invención revolucionaria cambió rápidamente nuestras vidas y, más en particular, las de los amantes del póker. De hecho, el 1 de enero de 1998 se abrió el primer sitio en el que se podía jugar una partida de una manera completamente legal; su alto nivel de seguridad atrajo cada día más a un número mayor de usuarios.

El efecto Moneymaker 

Este fenómeno deriva su nombre del homónimo Chris Moneymaker, un contador de Atlanta que ayudó a impulsar el éxito del póker a nivel mundial. En 2003, a la edad de 28 años, este principiante decidió participar en un torneo en línea cuya cuota de inscripción era de sólo 39 dólares.

Al ganarlo, no sólo logró acceder a las WSOP, sino también clasificarse en primera posición en su Main Event y adjudicarse un premio de 2,5 millones de dólares. Inspirados por lo que se podría llamar un verdadero milagro, los jugadores de todo el mundo acudieron en masa a los casinos online.

El póker – un deporte mental

A diferencia del pasado, el póker ya no es sólo considerado un simple juego de azar. Por la precisión, en 2009 la Asociación Internacional de Deportes Mentales decidió elevar su estatus reconociéndolo como deporte mental junto con otras disciplinas como el ajedrez, el bridge y el Go. 

Este logro es realmente importante, ya que teóricamente le permite participar en los Juegos Olímpicos. A pesar de la esperanza de asistir a un enfrentamiento de póker en la edición de Paris de 2024, sólo unos pocos países – entre los cuales por ejemplo Argentina y México – se han mostrado hasta ahora dispuestos a aceptar esta decisión.  

El póker hoy – el dominio de la web

Actualmente, se estima que cada año juegan al póker online alrededor de 100 millones de personas. No es de extrañar que este dato sea tan llamativo, ya que esta modalidad, en comparación con la tradicional, garantiza beneficios superiores. 

Estos incluyen la posibilidad de jugar en cualquier momento del día y desde el lugar que se prefiera, elegir entre una gran gama de variantes, modos y límites de juego diferentes y disfrutar de bonificaciones de carácter económico. Además, están ganando terreno tecnologías como la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada, que permiten a los usuarios disfrutar de una experiencia inmersiva y realista que no tiene nada que envidiar a la que se viviría en un casino físico.

Los eventos más significativos en la historia del póker

Desde sus orígenes, se comprendió que el póker no era un juego como cualquier otro y que rápidamente conquistaría el mundo entero. Este enorme éxito también ha sido posible gracias a su capacidad para adaptarse a las necesidades de los jugadores, que primero aprendieron a amarlo en su versión física y, más recientemente, en su alternativa en línea.

Teniendo en cuenta el pasado, no es de extrañar que pronto aparecerán nuevas variantes y modalidades de juego. Sin embargo, mientras se está en la espera, no hay nada mejor que pasar momentos inolvidables por ejemplo concediéndose una partida a Texas Hold’em online.