16 mayo, 2020

‘La era del florecimiento’ de Yarime Lobo

Según la artista, en tiempos de pandemia se abre paso a una colección de más de 60 obras en formato de 35 cm x 25cm que se encuentran disponibles “para todo aquel que ve el valor y no el costo en las creaciones”.

Yarime Lobo, artista. 

FOTO: CORTESÍA.

La arquitecta y artista muralista, Yarime Lobo, presenta  su nueva obra “La Era del Florecimiento” que asegura “abrió paso a esa urgente necesidad de reconocernos como colectivo, como un todo, palpar y sentir con los ojos del alma esa omnisciencia, omnipresencia y omnipotencia”.

Lee también: Cárcel Judicial de Valledupar impregnada con ‘colores de libertad’

Su creación pictórica, creada en medio de la pandemia del coronavirus, está basada en el reconocimiento y respeto a la madre tierra (o llamada ‘pachamama’), “en el mimetizarse en el canto de esas aves que viste mejor que aquel Salomón, en el rostro de esa mujer dadora de paz, amor, esperanza y vida”.

¿Qué diferencia hay entre las obras nuevas y las de antes?

Cada obra responde a un momento, a un proceso, a un estado del alma y del espíritu. Somos seres evolutivos; en mi caso personal hacer del punto, línea y plano una fundición con los colores que alberga mi ser permitió que afloraran temas que estaban allí en mi pecho, en eso que llaman plexo, y no es otra cosa que el corazón. 

Del 2008 para acá mi humanidad estalló en obras, en aquel entonces esa serie de obras se llamaron “Macondo, Música y Leyendas” que no eran otra cosa que mi reconocimiento en el territorio que me vio crecer. En esa etapa veías todos los aires vallenatos circular libres y orondos en mis obras, podrías apreciar cada canción de esta tierra hecha versos coloridos en cada trazo que de mí salía; posteriormente llegó “Introspección” que era mi manera de ir a mi interior para reconocerme no sólo en mí, sino en todo lo que me rodea.

En esa etapa podías ver mi rostro en distintos personajes, una forma de hallar la unicidad de mi ser en relación a otros seres y constatar que los límites son cadenas imaginarias. Aún sigo viéndome en otros, por la sencilla razón que con los días constató que en el ser humano reside la imagen de Dios.

Así llegó la etapa “La Era del Florecimiento” que abrió paso a esa urgente necesidad de reconocernos como colectivo, como “nosotros”, como un todo, palpar y sentir con los ojos del alma esa omnisciencia, omnipresencia y omnipotencia. Esta serie es de construcción continua; por ejemplo, en estos tiempos de pandemia abre paso a una colección de más de 60 obras en formato de 35 cm x 25cm que se encuentran disponibles para todo aquel que ve el valor y no el costo en las creaciones.

Esta serie está basada en el reconocimiento y respeto a la madre tierra (o llamada pachamama), en el mimetizarse en el canto de esas aves que viste mejor que aquel Salomón, en el rostro de esa mujer dadora de paz, amor, esperanza y vida.

¿Qué la inspiró?

En esta serie que responde a la “Era del Florecimiento” me inspiró la pandemia, la pequeñez de una amenaza que obliga a hibernar y en ese proceso encontrar los silencios que te permiten apreciar esos otros que el ruido no te deja ver: el canto de las aves, el rostro de la madre, la madre tierra, el poder supremo del amor que sobrepasa todo entendimiento.

¿Son para algún motivo en especial?

Son para aquellos que saben ver con los ojos de Leandro Díaz, aquellos que perciben la magia y grandeza que habita en las creaciones. Esos seres existen y mis obras tocan sus sentidos, así se dan esas ventas online donde las obras están expuestas en circuito cerrado, dirigida a un público sensible y amante del amor y la vida. Ese público las adquiere sabiendo que más allá de un costo hay un valor inestimable en cada parto que termina siendo bautizado “obra”.

¿Cómo se define?

Soy la que soy: mujer, artista desde mi esencia, arquitecta de profesión, fotógrafa aficionada, escritora desde el corazón y emprendedora por convicción. Soy una convencida de que la obra está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el ser, se traducen en el hacer y traen como consecuencia un mejor tener. Las obras son esos amores intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

Exposiciones temáticas

-Casa de la Cultura de Valledupar /Exposición Salón de Arte Joven – 2008.

-Alianza Francesa de Valledupar / Macondo, Música y Leyenda – 2009.

-Centro Comercial Guatapurí Plaza / Macondo, Música y Leyenda -2010.

-Casa de la Cultura de Valledupar / Líbranos del Bien y el Mal – 2011.

-Corferias / Feria Internacional de Bogotá / – 2011.

-Comfabarranquilla / La Era del Florecimiento – 2012.

-Colegio Bilingüe Fisher Kids Valledupar / La Era del Florecimiento – 2013.

-Colegio International Berckey School Barranquilla / La Era del Florecimiento – 2014.

-Casa de la Cultura de Valledupar – 2018.

Exposiciones Virtuales

-Unicentro Bellas Artes de Sao Paulo (Brasil) – 2009.

-Artelista – 2009.

-Galería Artespacio Bogotá (Colombia) – 2010.

-Galería de Arte Contemporáneo / Garash – México (D.F) – 2011.

-Portal Artes /Santo Domingo (República Dominicana – 2011.

-Portal Artista de la Tierra (Colombia) – 2012.

Sus obras de muralismo

-“Yo Soy AmArte” – Valledupar (Patio de la Cueva de Loba) – 2012.

-“Reconciliar se escribe con C de Ciénaga” – Ciénaga (Magdalena) 2013.

-“Reivindicación” – Santa Marta – 2016.

-“Una mujer llamada Gabo” – Santa Marta – 2016.

-“Paz se escribe con P de Pintar” – Santa Marta – 2016.

-“El mayor colorido se hace en unión” –Santa Marta -2016.

-“Raíces” – Colegio Bilingüe Fisher Kids – 2017.

-“Tenerife, tierra de costumbres” – Tenerife (Magdalena) -2017.

-“La paz es un mándala familiar” (Parque Cristo Rey)– Valledupar 2017.

-“Tú lo has dicho: Yo Soy Rey” (Parque Cristo Rey) – Valledupar 2017.

-“Valledupar, la tierra que acogió a Germán el hombre” (Casa de la Cultura de Valledupar) – Valledupar 2018.

-“Macondo se destapa con Música y Leyenda”, Puente Hurtado, Valledupar – 2018.

-“ADN de los Años Maravillosos”, Coliseo del Colegio de La Sagrada Familia, Valledupar- 2019.

-“Color de Libertad” (Alas de Libertad) fachada de la Cárcel Judicial de Valledupar-2019.

POR: ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILON annelise.barriga@gmail.com