6 mayo, 2019

La cosecha de aguacate empezó a salir

A pesar del mal estado de las vías, los agricultores están sacando aguacate en la zona alta de la Sierra Nevada de Santa Marta, solo falta que el precio mejore.

El aguacate criollo empieza a salir en las zonas de producción del Cesar.

Aunque las vías en la zona rural no son las mejores y el precio al cultivador no es el más rentable, en la Sierra Nevada de Santa Marta empezó a bajar la cosecha de aguacate, que este año ha dado buena fruta.

En el caso del municipio de Pueblo Bello, el aguacate está saliendo a lomo de mula hasta el casco urbano, toda vez que este representa un producto rentable para el campesino porque lo intercala con el café, pero no les favorece el mal estado de las vías.

Según Amado Pineda Oviedo, cultivador de esa zona, la presente cosecha ha dado buenos ejemplares, con buen sabor y buen tamaño.
“El problema es que está lloviendo y las vías no las arreglan, entonces eso lo afecta a uno, y aunque la cosecha está buena, uno no se lucra, por el mal estado de las carreteras; así los acaparadores son los que se quedan con las ganancias”; dijo Pineda Oviedo.

La unidad la están vendiendo a 200 pesos mientras que en las calles de Valledupar el más económico vale $2.000.

Adicional a esto, el cultivo lo hacen con las ‘uñas’ porque ya no cuentan con asistencia técnica: “La cosecha ha salido bonita, pero si tuviéramos ayuda del Gobierno en cuanto a asistencia técnica, saliera de mejor calidad”.
Entre tanto, Víctor Eduardo Martínez, productor de la zona de Atánquez, al norte de Valledupar, explicó que tienen previsto sacar unos 80 mil aguacates, debido a que el producto está siendo afectado por la phytophthora y la antracnosis, dos enfermedades que atacan este cultivo.
“Se han presentado varias dificultades, como el ataque de la phytophthora que ha afectado al 70 % del cultivo, además porque también hemos tenido ataques de la antracnosis, eso nos viene perjudicando un poco el cultivo.

Además del intenso verano, porque el aguacate requiere de agua, a pesar de ello, ya está saliendo la cosecha”, dijo Martínez.

En esa zona de Valledupar el precio del aguacate al productor está mejor, porque también están un poco mejor el estado de las vías, es así como el fruto pequeño lo pagan a 250 pesos, mientras que el grande a $400.
En el Cesar, sobre todo en los municipios que se encuentran en las estribaciones de la Serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta, se cultiva el aguacate criollo que se caracteriza por cascara delgada, tipo cremoso.

Por Sandra Santiago B. / EL PILÓN
Sandra.santiago@elpilon.com