10 febrero, 2019

La batalla contra el dengue será más intensa este año

Desde los últimos meses del año pasado, el dengue es considerado como una epidemia en el departamento del Cesar. En 2019, la Secretaría de Salud pronóstica que los casos incrementarán.

Aunque se realizan fumigaciones, según las autoridades el cuidado depende en un 90 % de las personas.

“Este es un año endémico”. Con esta la frase un experto de la oficina de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud del Cesar, explica las preocupaciones por el alto número de pacientes con dengue en lo que va del 2019.

Comenzando porque los resultados de enero no fueron alentadores. Por la cantidad de pacientes diagnosticados, desde el 2018 el dengue fue considerado como una “epidemia departamental”, en el último informe presentado por la oficina de Vigilancia Epidemiológica.

En cifras exactas, eso significa que a la semana epidemiológica analizada (del 20 de enero de 2019 al 26 de enero de 2019) se han reportado 385 casos totales de dengue, de estos, 13 son dengue grave.

En comparación al mismo lapso del año 2018, donde se presentaron solo 46, se registró un aumento del 737 %, algo así como 339 casos más este año.
A nivel municipal, solo cuatro de los 25 municipios que tiene el Cesar no han registrado casos de dengue en lo que va del año. Por su densidad poblacional, comparada con los otros municipios, Valledupar es la ciudad con mayores casos de dengue.

En las primeras cuatro semanas del 2018, en Valledupar se registraron 110 casos, 39 de ellos en la primera semana. A la capital le sigue Aguachica con 87 casos registrados. Sin embargo, en el municipio del sur del Cesar la mayor preocupación se da porque de los 13 casos de dengue grave registrados en el departamento, 9 fueron en esa jurisdicción.

La etapa febril es la primera y única por la que pasan la mayoría de los enfermos, pero ante en el caso de dengue grave la situación es otra. El año pasado se registraron dos muertes confirmadas por dengue en el Cesar. Sufrir de dengue grave implica correr el riesgo de sufrir falla múltiple de órganos, hemorragias masivas o edema pulmonar no cardiogénico.

“Debido a que el año pasado terminó en zona de epidemia y comienza el 2019 en igual comportamiento, se recomienda fortalecer las actividades de control de vectores en los municipios prioritarios (Valledupar, Agustín Codazzi, Aguachica, San Alberto, Bosconia, San Martín, Manaure, Curumaní, Pailitas y El Copey)”, recomienda la oficina de Vigilancia en su informe.

Los otros municipios con altos casos de dengue diagnosticados son Curumaní, con 41 casos, y Pailitas con 33, en la primera semana del año. En cambio, en Pueblo Bello y Pelaya solo se ha registrado un caso.
Mención especial para cuatro municipios (Chiriguaná, Tamalameque, La Gloria, González) donde las autoridades de salud no han reportado ningún caso de dengue este año.

“HAY QUE CORTALES LAS ALAS AL DENGUE”
En el mismo sentido, el Ministerio de Salud y protección social emitió un comunicado en el que llamaba a “cortarles las alas al dengue”. “El fenómeno de El Niño, las condiciones geográficas del país y el ciclo natural de la enfermedad hacen que, desde el trimestre del año anterior, las autoridades de salud prevean que en Colombia aumentarán los casos de dengue, enfermedad que si no se trata a tiempo puede ser mortal”, empieza el comunicado, que en seguida, reseña que en el país hay 752 municipios que, al estar debajo de los 2.200 metros sobre el nivel del mar, presentan el vector y tienen un patrón de transmisión endémico en los que circulan los cuatro tipos del virus.

Eso sumado a que el 2019 es un año pico del ciclo interepidémico, algo que pasa cada 3 años, sin olvidar que las pocas lluvias y las altas temperaturas del fenómeno de El niño estimulan la reproducción del mosquito Aedes Aegypti, principal transmisor del virus.

LA MAYOR RESPONSABILIDAD ES SOCIAL
El mensaje de las autoridades es que por mucho que hagan las autoridades, el dengue solo se puede prevenir con acciones de la propia sociedad.

“El dengue es un evento social, que todas las acciones recaen en la comunidad. Es un filtro diario que debemos hacer en nuestras casas, en nuestro entorno. Nosotros gracias a Dios tenemos accesibilidad al agua en Valledupar, entonces, limpiar nuestros tanques de agua cada 15 días debería ser una práctica común para impedir la proliferación de las enfermedades”, aseguró Heveraldo Gómez, de la oficina de Enfermedades de Transmisión con Vectores.

DEIVIS CARO DAZA/ EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com