6 noviembre, 2019

Judicializan a adulto mayor por doble homicidio en La Jagua de Ibirico

Las audiencias concentradas estuvieron a cargo del Juzgado Segundo Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías Bacrim, pero solamente legalizaron captura por el estado de salud de Erasmo Rangel.

En los próximos días sería presentado al Palacio de Justicia para las demás audiencias. 

FOTO: ARCHIVO

En una clínica de Valledupar fue judicializado el adulto mayor Erasmo Rangel Rangel, de 82 años de edad, por presuntamente ocasionarle la muerte a José Celiar Arévalo Pineda y su hijo Ezequiel Arévalo Ardila, en el corregimiento de La Victoria de San Isidro, jurisdicción de La Jagua de Ibirico.

Las audiencias preliminares estuvieron a cargo del Juzgado Segundo Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías Ambulante por los delitos de homicidio y fabricación, tráfico o porte de arma de fuego.

Sin embargo, solamente le legalizaron la captura por el estado de salud de Rangel dado que en el hecho también resultó herido con arma de fuego.
Se espera que en los próximos días la Fiscalía pueda realizar las demás diligencias de imputación cargos e imposición de medida de aseguramiento.

Lee también: Doble homicidio en La Jagua: a bala mataron a padre e hijo

Erasmo Rangel deberá responder por los hechos en que, aparentemente, asesinó en la tarde del pasado domingo a padre e hijo cuando estos, armados, fueron a buscarlo a su lugar de residencia.

Los crímenes son producto de una rivalidad entre las dos familias porque supuestamente un hijo de Erasmo Rangel acabó con la vida de José Luis Arévalo Ardila, hijo y hermano de los ahora fallecidos.

Desde entonces, las familias han estado enfrentadas; por el hijo de Rangel existe una orden de captura que no se ha podido materializar porque está prófugo de la justicia.

Lee también: Doble homicidio en La Jagua: a bala mataron a padre e hijo

No obstante, ahora su padre también deberá responder por la muerte de los otros dos integrantes de la familia Arévalo, quienes sufrieron distintas heridas en su cuerpo por arma de fuego.

Por Marllelys Salinas M. / EL PILÓN
marllelys.salinas@elpilon.com.co