9 junio, 2022

José Eduardo Vidal, un museólogo vallenato que enorgullece a Colombia

Con una de las trayectorias más importantes del país en la que acondiciona, conserva, restaura y salvaguarda las exposiciones artísticas del mundo, Vidal se ha desempeñado en diferentes cargos que le han proporcionado un reconocimiento significativo dentro de su tierra natal

José Eduardo Vidal, oriundo de la capital del Cesar, es un museólogo vallenato, arquitecto de profesión que gran parte de su vida ha trabajado para contribuir en las funciones ‘museales’ que enorgullecen a Colombia.

Con una de las trayectorias más importantes del país en la que acondiciona, conserva, restaura y salvaguarda las exposiciones artísticas del mundo, Vidal se ha desempeñado en diferentes cargos que le han proporcionado un reconocimiento significativo dentro de su tierra natal.

En el año 1995 empezó una crisis en Colombia con relación a la arquitectura y a la construcción, dificultad que fue aprovechada y buscó la oportunidad de abrirse campo en la museografía.

“Yo estaba recién salido y le comento la situación a mi profesor de tesis quien estaba en el Museo Nacional haciendo unos trabajos de restauración del edificio y él habla con la directora quien en esa época estaba buscando un museógrafo y voy a la entrevista y me contrata con cero experiencia en museografía, me acuerdo mucho de una frase que me dijo ese día: ‘No te preocupes, aquí todos hemos aprendido desde la práctica’, tuve la fortuna de contar con un equipo de trabajo con mucha experiencia y con una trayectoria muy fuerte”, manifestó Vidal.

Con un equipo de trabajo que le brindó seguridad para desempeñar su labor dentro del Museo, empezó a aprender sobre las diferentes técnicas que necesitaba para realizar una exposición de manera profesional.

“Durante ese tiempo aprendí cómo se montan las obras, cómo manejar el color, la distribución de las obras, cómo utilizar mobiliario cuando fuera necesario y pertinente; aprendí a entender las obras analizandolas desde el mensaje que se le quiere transmitir al visitante, su composición de materiales, la iluminación. Fue un recorrido muy interesante y muy importante en el museo”, enfatizó José Eduardo Vidal.

El esqueleto de una ballena jorobada más grande de Colombia.

UN VIAJE A EUROPA CAMBIÓ SU VIDA

Un viaje por Europa le brindó las herramientas necesarias al museólogo vallenato para aprender las nuevas tendencias en museografía que se estaban desarrollando en el primer mundo. “Hice un viaje por España, Alemania, Francia, Inglaterra, y me recibieron de manera oficial en los museos de estos países. Tuve la oportunidad de viajar y traer toda esa información y técnicas al país”.

El tiempo que el arquitecto estuvo en el Museo Nacional lideró el diseño y montaje de exposiciones como las del escultor inglés Henry Moore, la famosa exposición de Picasso o la de algunos artistas representativos del país como Luis Caballero y Ramírez Villamizar.

“Yo me enamoré completamente de este mundo que había detrás de los museos, de la labor importante que un museo hace desde lo social con la comunidad, desde la preservación del patrimonio, de trabajar con temas identitarios. La museografía es esa herramienta que ayuda a que ese mensaje llegue”, aseguró.

Luego de su experiencia en el Museo Nacional, José Eduardo Vidal hace un viaje a diferentes partes del mundo donde se especializó y obtuvo una experiencia profesional, lo que le permitió más adelante contribuir no solo con la preservación de la parte artística, sino además a la enseñanza y el asesoramiento de nuevas generaciones.

“De una u otra manera hicimos una escuela de museografía en el museo, varios de los chicos que estuvieron conmigo como pasantes hoy en día son museógrafos. De una manera empírica empezamos un proceso formativo y poco a poco generamos profesionales al país. Mi plan siempre fue como descentralizar el conocimiento museográfico y se le empezaba a dar apoyo en los museos de las regiones”, manifestó Vidal.

Radicado en Cali, Valle del Cauca, Vidal empezó a aplicar los conocimientos que había adquirido por el ‘Viejo Continente’ en el Museo de Ciencias Naturales  Federico Carlos Lehmann de la ‘Sucursal del Cielo’. “Se monta un museo espectacular de ciencias naturales, muy enfocado a los jóvenes, niños con un lenguaje didáctico muy importante, sin perder lógicamente la seriedad científica que siempre ha tenido un museo”.

El museo que cuenta con el cuerpo óseo más grande de Colombia: una ballena jorobada, suspendida en el aire, fue una de las primeras hazañas del arquitecto vallenato en materializar y quien no dudó un segundo en descentralizar todos los conocimientos que había adquirido en su viaje.

“Fue un reto desde la parte de ingeniería por el tema de los soportes, porque eso pesa 3 toneladas. Fue un trabajo complejo que logramos sacar adelante y, pues, aquí está todavía desde hace 17 años que se inauguró el museo”.

Exposición de ‘La hamaca grande’.

 VALLEDUPAR SU TIERRA NATAL

Así como esos proyectos han sido varios en los que ha participado el museógrafo vallenato y que lo han catapultado a ser uno de los mejores en Valledupar y en todo el país. 

José Eduardo Vidal participó en la obra ‘La hamaca grande’, misma en la que montó una museografía a partir de su conocimiento y que llenó de alegría a todo el pueblo vallenato, pues fue una de las primeras obras musicales que rápidamente se viralizó.

El museógrafo asegura que en Valledupar no se ve un apoyo por parte del Estado que aporte a generar una cultura por el arte y los museos de la ciudad. “En Valledupar desde donde lo mires hay muchas historias que contar, desde lo cultural, lo que nos identifica como vallenatos, pero no hay un apoyo por parte del Estado”.

Así mismo, reconoció el esfuerzo que han venido haciendo algunas iniciativas privadas como el Museo del Acordeón, que si bien asegura podrían mejorarse unas condiciones técnicas que fortalezcan el espacio y lo que se quiere contar a la audiencia, no desestima el esfuerzo que han venido realizando los fundadores del lugar.

En cuanto a inculcarle la cultura artística y museográfica a los vallenatos, el artista opinó que es un tema complejo, pues tiene que ver con la forma de educación que se recibe desde niño y cómo esta repercute en estos espacios sociales, artísticos y culturales.

“No solo es trabajarle o inculcarle a los jóvenes que vayan a un museo, eso va más allá. Es no solo llevarlos a que vivan una experiencia cultural en un museo sino qué estrategias tienen para que esa primera visita que hace un niño a un museo o exposición sea tan relevante y viva una experiencia tan memorable que le den ganas de volver”, afirmó Vidal.

Por Melissa Valle

Melissavalleperiodista@gmail.com