28 junio, 2015

‘Jorge 40’ dejó 1.976 preguntas sin responder

El excomandante del Bloque Norte de las AUC es el único exparamilitar extraditado a Estados Unidos que no ha colaborado con la justicia colombiana en el marco de la justicia transicional.

Rodrigo Tovar Pupo, alias de ‘Jorge 40’.

“Que ratifique ante esta sala, las víctimas y sus representantes, los medios y la sociedad en general, su compromiso inquebrantable de seguir en el proceso de Justicia y Paz, esclareciendo cada uno de sus crímenes, revelando los nombres de los financiadores de la causa paramilitar: ganaderos, palmicultores, industriales, terratenientes, bananeros y demás. Que revele los nombres de los miembros de la fuerza pública, de los organismos de seguridad del Estado, de los funcionarios públicos políticos y en general de todos aquellos que resulten afectos de la causa paramilitar”, exigieron los abogados de las víctimas de alias ‘Jorge 40’, a través de una comunicación que el pasado cuatro de junio enviaron a la Sala de Conocimiento de Justicia y Paz del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, solicitando que no se excluyera al exjefe del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, del proceso de Justicia Transicional.

Pero ni las súplicas de las víctimas que claman verdad por parte de los exparamilitares frenaron la exclusión de Rodrigo Tovar Pupo, quien tenía mucho que confesar en Justicia y Paz: la verdad que sanaría las heridas de miles de víctimas que soortaron el dolor por los muertos, desaparecidos, desplazados y despojados de sus tierras, hechos que les han ocasionado años de sufrimiento.
‘Papa Tovar’, como también es conocido, por recurrir al derecho a no autoincriminarse mientras que es juzgado por narcotráfico ante la justicia norteamericana, perdió los beneficios que le otorgaba en Colombia la Ley 975 de 2005, más conocida como Ley de Justicia y Paz, a la que se acogió el 11 de marzo de 2006, día en que se desmovilizó.

El 29 de julio de 2013, los abogados de Rodrigo Tovar Pupo manifestaron que el postulado estaba interesado en continuar participando con la justicia colombiana en el programa de Justicia y Paz, pero que este solo lo haría después de ser sentenciado en los Estados Unidos.

“Honorables magistrados Gustavo Aurelio Roa Avendaño, José de la Pava Marulanda, Cecilia Leonor Olivella Araujo. Somos abogados que representamos al señor Rodrigo Tovar Pupo, en su caso penal pendiente en los Estados Unidos, se nos ha informado que una audiencia está programada para el día 21 de mayo de 2015 en Colombia con relación al Sr. Tovar Pupo. escribimos tener en cuenta que aquí en los Estados Unidos, el caso del Sr. Tovar Pupo continua, tiene una moción pendiente, tras su resolución, el Tribunal llevará a cabo una sentencia, además el Gobierno está tomando testimonio, en el caso que nuestro Tribunal de Apelaciones ordena un juicio contra el Sr. Tovar Pupo, en consecuencia él conserva su derecho constitucional contra la autoincriminación y es parte de nuestra defensa, de nuestro trabajo para tratar de proteger este derecho fundamental, esto bien podría impedir su colaboración con la justicia y la paz en Colombia, a pesar de cualquier deseo personal que pueda tener al respecto; consecuencia de la resolución de su caso en los Estados Unidos”, así explicó la defensa de ‘Jorge 40’ su silencio para justicia colombiana.

Pero la muerte de su hermano Sergio, acribillado por sicarios el 24 de diciembre de 2009 en Valledupar, hizo más radical la decisión de no comparecer ante la Fiscalía General de la Nación por falta de garantías de seguridad para su familia.
Pese a la presentación de una decena de cartas rogatorias solicitando la colaboración del excomandante paramilitar, de las cuales quedaron constancias por parte de la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía y certificaciones de la agregada del Gobierno de los Estados Unidos para ese trámite, los esfuerzos fueron infructuosos. De las 48 versiones programadas con él ninguna se realizó.

Fue así como el 10 de febrero de 2014 la Fiscalía 58 Delegada ante la Unidad Nacional Especializada de Justicia Transicional de Valledupar solicitó la exclusión de ‘Jorge 40’, que como argumento principal tuvo la nula colaboración tras su extradición a Estados Unidos, el 13 de mayo de 2008.
Ante ese panorama la justicia colombiana no esperó más y el pasado 22 de junio, luego de siete años de “deserción silenciosa” a las diligencias convocadas en aras de que rindiera su versión y confesara los crímenes que cometió para garantizar a las víctimas sus derechos a la verdad, a la justicia y a la reparación, la Sala de Conocimiento de Justicia y Paz lo excluyó del listado de postulados y ya no podrá acceder a las penas alternativas de ocho años de prisión.

¿Quiso colaborar?

Antes de quedar en manos de la justicia norteamericana Rodrigo Tovar Pupo rindió versión libre el 3 de julio de 2007, en la que ratificó su voluntad de continuar en el proceso de Justicia y Paz, logrando adelantarse las siguientes sesiones: del 3 al 9 de julio de 2007, del 2 al 5 de octubre de 2007, del 6 al 8 de noviembre de 2007 y del 19 al 21 de febrero de 2008.

La Fiscalía tomó los hechos registrados desde el año 1998, época en que 40’ asumió la comandancia del Bloque Norte hasta el momento de la desmovilización, atribuyéndole a ese Bloque 5.000 crímenes en 20.855 hechos, que al restarle los 99 hechos que se lograron tratar con el postulado en las versiones libres en que participó, da un total de 20.756 hechos pendientes, cifras que pueden ser confrontadas en el sistema de información de la Dirección Nacional Especializada de Justicia Transicional.

Advirtiendo igualmente la Fiscalía que sobre el derecho a la justicia, se evidenció también la vulneración por parte del postulado hacia las víctimas que le realizaron 1.976 preguntas, a las que se limitó a decir: “no sé, no tengo la información, la voy a aportar, acepto la responsabilidad por vía indirecta”. A juicio de la Fiscalía los interrogantes se quedaron sin responder a todas y cada una de las víctimas que acudieron a esas sesiones de versión.

Priorización

Según la Fiscalía con la exclusión de ‘Jorge 40’ no habrá impunidad gracias al plan de priorización, porque  los fiscales que investigan estructuras del Bloque Norte trabajan en conjunto y crean los denominados parámetros de macro-criminalidad, que permiten reconstruir las estrategias del grupo armado, sus dinámicas locales, aspectos logísticos, modus operandi, entre otros. 

Para mayor claridad explica que muchos de los hechos en los que tuvo que ver ‘Jorge 40’ fueron aceptados por otros postulados e incluidos en la sentencia condenatoria proferida en contra de Salvatore Mancuso Gómez, respecto al Bloque Norte, refiriéndose a los postulados: Leonardo Henríquez Sánchez Barboza, Julio Manuel Argumedo, del frente ‘Mártires del Cesar’; Oscar José Ospino Pacheco, del frente ‘Juan Andrés Alvrez; Posada Castillo, del frente Pivijay’; Edgar Ignacio Fierro Flores, del frente ‘José Pablo Díaz’; José Gregorio Mangones Lugo, del frente ‘William Rivas’.

En la solicitud de exclusión se dice que si bien es cierto, a través del postulado Rodrigo Tovar Pupo las víctimas no pudieron acceder a la reparación, lo pueden hacer en cumplimiento del Artículo 35 del Decreto 3011 de 2013, participando en otros incidentes de reparación integral de otros jefes paramilitares y de la misma manera también se abre la posibilidad de que las víctimas tengan acceso a los programas de reparación contemplados en la Ley 1448 de 2011.

El Bloque Norte que comandó 40’ estuvo integrado además de los frentes antes mencionados, por: ‘Adalvis Santana’, ‘Bernardo Escobar’, ‘Contrainsurgencia Wayuu’, ‘David Hernández Rojas’, ‘Guerreros de Baltasar’, ‘Héroes Montes de María’ (independizado en el 2001), ‘Juan Andrés Álvarez’, ‘Resistencia Chimila’, ‘Resistencia Motilona’, ‘Resistencia Tayrona’.

Este hombre de 54 años llegó a tener bajo su mando a 4.759 paramilitares a los cuales desmovilizó en dos grupos; 2.215 el 8 de marzo de 2006 en el corregimiento Chimila de El Copey y 2.544 el 10 de marzo en el coregimiento de La Mesa en jurisdicción de Valledupar.
Rodrigo Tovar Pupo, conocido con los alias de ‘Jorge 40’, ‘Papá Tovar’, ‘Jorge Luis’, ‘Don Jorge’ y ‘El Campesino’, nació el 19 de noviembre de 1960 en Barranquilla -departamento del Atlántico-, hijo del oficial retirado del Ejército Rodrigo Tovar Córdoba. Hizo estudios universitarios en administración agropecuaria y durante muchos años vivió en Valledupar donde tomó las armas ante el azote de la guerrilla.

A partir del 9 de diciembre de 2004, día en que Salvatore Mancuso Gómez se desmovilizó con el Bloque Catatumbo, Tovar Pupo asumió la comandancia del Bloque Norte.
Para el sostenimiento de la estructura criminal además de los dineros aportados por empresarios, pequeños comerciantes y políticos otra forma de financiación era el cobro o impuesto al gramaje de la droga que atravesaba o se despachaba por la costa Caribe.
Precisamente ese tema de la droga es el que tiene a ‘Jorge 40’ recluido en la prisión Central Regional Jail, de Virginia en Estados Unidos, a la espera de que la justicia norteamericana lo sentencie en audiencia programada para el próximo 15 de agosto.

Por Redacción Judicial / EL PILÓN