12 septiembre, 2019

Indiferencia total

En el norte de Valledupar en la vía al balneario Hurtado frente a la glorieta Pilonera Mayor, para mejor señal, del Estadero Restaurante Aquí es Andrés, desde hace más de una semana sale una corriente de agua proveniente del acueducto. Al respecto pareciera que en nuestra ciudad a nadie le importa la pérdida de agua […]

En el norte de Valledupar en la vía al balneario Hurtado frente a la glorieta Pilonera Mayor, para mejor señal, del Estadero Restaurante Aquí es Andrés, desde hace más de una semana sale una corriente de agua proveniente del acueducto. Al respecto pareciera que en nuestra ciudad a nadie le importa la pérdida de agua potable.

Por la zona descrita todos los días pasan muchas personas haciendo ejercicios, algunas de ellas me han manifestado su inconformidad por la negligencia de Emdupar y del alcalde, que no actuado para detener la pérdida de tan preciado líquido que no llega a todos los barrios de la ciudad y tampoco a ninguno de los corregimientos y veredas del municipio. Lo cierto es que el flujo de agua es abundante y largo su recorrido en el cual se forman pozas y, finalmente, se esparce hacia el sur del parque “Consuelo Araujonoguera”, detrás y adyacente a la Unidad Residencial del Norte y al barrio Santa Rosalía.

De veras, injustificable tanta demora en reparar la tubería averiada para contener el desperdicio de agua potable que, reitero, no tienen los pobladores de muchos sitios del municipio de Valledupar.

Tanto el propietario del predio de donde mana y se pierde el valioso líquido, como los funcionarios de Empupar han permanecido impasibles ante el inaceptable derroche de agua potable durante tanto tiempo. Indiferencia total ante una situación de por sí peligrosa, no solo para los habitantes cercanos al sector, sino para toda la población residente y temporal, debido a que el virus del Dengue es endémico en nuestra región y el mosquito Aedes Aegypti vector del virus, deposita sus huevos en aguas limpias estancadas y en el extenso trayecto del agua fugada se han formado múltiples pozas propicias para el criadero de las larvas de los mosquitos transmisores del susodicho virus.

Inercia inexcusable, no solo para el propietario del predio origen del derrame de agua potable, sino para todas las autoridades, pues desde el CAI de la policía, ubicado en el Parque Lineal de Hurtado se ve el chorro procedente de la fuga de agua. Ni siquiera yo me escapo de tal indolencia, ya que mi denuncia es tardía ante la enorme cantidad de agua potable pérdida.

Porque la responsabilidad en procura del bienestar general nos concierne a todos, especialmente en este caso que pone en riesgo la salud pública, la cual como médico debo proteger oportunamente del peligroso Dengue, cuyo contagio puede causar mortalidad, sobre todo en la ciudad de Valledupar, donde la atención de la salud es deficiente, de esta calamidad dan testimonio las miles y miles de tutelas interpuestas por los pacientes inconformes por los malos servicios prestados en las IPS y EPS.

Lamentablemente, la indiferencia de la ciudadanía vallenata no es solo en el cuidado del agua potable y la salud, sino en el despilfarro y usurpación del erario oficial, que tanto apetece a la mayoría de los candidatos aspirantes a los cargos de elección popular que se realizará el próximo 27 de octubre. Queda la advertencia, para que no se siga votando por los mismos políticos inescrupulosos.

PD: Creo que de las tuberías instaladas desde el río Guatapurí para las fuentes que engalanarán el parque La Provincia mana agua, pues frente al CAI de la policía se ha formado un charco que a simple vista parece independiente del derrame de agua ya comentado. Merece revisión. Porque es fea su permanencia, además la inauguración del Parque se ha reprogramado para el próximo 3 de octubre, por su aplazamiento en solidaridad con el dolor generalizado ocasionado por el injusto asesinato del pediatra Alberto Aroca Saad.