Publicidad
Comunidad - 18 agosto, 2022

Impuesto a bebidas azucaradas y alimentos procesados golpearía a las tiendas de barrio, según la comunidad  

La Reforma Tributaria presentada por el gobierno de Gustavo Petro, habla de gravar, las bebidas a base de frutas de cualquier concentración, gaseosas, aguas endulzantes, entre otros. 

La Reforma Tributaria pretende recaudar, en el primer año, 25,9 billones de pesos para financiar programas socioeconómicos y de infraestructura. FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ
La Reforma Tributaria pretende recaudar, en el primer año, 25,9 billones de pesos para financiar programas socioeconómicos y de infraestructura. FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ

Diferentes opiniones ha generado el impuesto a bebidas azucaradas y alimentos procesados en la Reforma Tributaria del Gobierno Petro, especialmente, en las clases populares y tenderos de barrio de la capital cesarense. 

En la Reforma Tributaria presentada por el gobierno de Gustavo Petro, se habla de gravar, las bebidas a base de frutas de cualquier concentración, gaseosas, aguas endulzantes, las papas fritas, los patacones, galletas dulces, embutidos, los chicharrones empacados, los ponqués y tortas, los helados o los cereales, entre otros.

Mientras que algunos propietarios de tiendas y consumidores consideran que van a salir golpeados de manera directa con esta medida, otros aseguran que es cuestión de tiempo para que las personas se “acostumbren” a pagar más por los productos incluidos.  

El dueño de tienda Israel Castro expresó su preocupación por una posible ‘bajonazo’ en las ventas como consecuencia del impuesto nacional al consumo de bebidas ultraprocesadas y azucaradas. “Nos afecta porque la gente no va a comprar igual. Actualmente todo ha aumentado de precio y ahora se le suma un nuevo impuesto, lógicamente que las ventas van a disminuir”, dijo Castro. 

Aseguró además que un paquete de pasabocas empacados que anteriormente se encontraba en un valor de $1.600 hoy se compra en $2.500. “No sabemos cuánto va a aumentar pero esperamos que no supere los $200”, indicó el tendero. Por su parte, Jesús Manuel Hinojosa manifestó que estos productos hacen parte de la ingesta diaria de las personas. 

De por sí que la gente ya se venía quejando por el alza de los precios ahora con mayor razón. Sin embargo, el producto se seguirá vendiendo porque siempre hay alguien que lo compre pero sí disminuiría su venta, por ende, toca disminuir la cantidad que se compra”, agregó Hinojosa. 

Por el contrario otro tendero, Elmer Pinzón negó que gravar las bebidas azucaradas y los alimentos procesados disminuya el consumo de estos productos. “Los primeros días las personas se abstienen de comprarlo y consumirlo, pero con los días todo vuelve a la normalidad, puesto que, la gente consume el refresco porque le provoca”, aseveró Pinzón. 

Para el caso del consumidor, Jorge Luis Pérez resaltó que “cada persona tiene un hábito alimenticio y así aumente $200 la persona que le guste comer papas fritas y tomar gaseosa lo seguirá comprando”. 

IMPUESTOS SALUDABLES 

Ante esta situación, el economista José Luis Arredondo explicó que los impuestos saludables de la Reforma Tributaria “no tiene el objetivo de financiar los gastos del Estado”. “Sino que tiene unos objetivos específicos y es que la gente consuma menos bebidas azucaradas, que es un problema de salud pública”, explicó el economista José Luis Arredondo.

Con la Reforma Tributaria, el Gobierno nacional pretende recaudar, en el primer año, 25,9 billones de pesos para financiar programas socioeconómicos y de infraestructura. Así las cosas, en el contenido de la reforma se señala que las bebidas azucaradas y refrescos se gravarán de acuerdo al contenido de azúcar en gramos por cada 1.000 mililitros de bebida. Según trascendió con esta medida se espera acumular 1,02 billones de pesos.

Para el caso de los alimentos ultraprocesados, que incluyen embutidos, snacks, dulces y polvos para preparaciones, se propone un impuesto del 10 % del costo total. Con esta medida se estima reunir al menos 1,09 billones de pesos.

DEUDA SOCIAL 

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Valledupar, José Luis Urón, sostuvo que la Reforma Tributaria está cimentada en principios constitucionales de progresividad, justicia y equidad a fin de reducir la deuda social histórica que tiene el Estado colombiano con sus habitantes. 

El que más tiene debe aportar más al funcionamiento del Estado, a la infraestructura y a los estados sociales. El Cesar tiene un alto porcentaje de población en la pobreza absoluta y un alto porcentaje en pobreza monetaria, y esto hay que erradicar”, acotó Urón. 

KAREN LILIANA PÉREZ / EL PILÓN

@karenperezcol