29 agosto, 2019

Igac determinará uso de suelo en el Cesar

Con la información obtenida de los estudios se podrá definir qué otra clase de cultivos tienen cabida en los suelos de los departamento del Magdalena y Cesar.

En total serán 200 mil hectáreas pertenecientes a los municipios de Codazzi, La Paz, La Loma, Becerril, San Diego del departamento del Cesar, más otros cinco municipios del Magdalena, las que se pondrán en observación y análisis entre agosto y octubre de 2019, para establecer la capacidad de uso, la vocación principal de sus suelos y conocer si son aptos para las actividades agropecuarias.

En ese sentido, los estudios de suelos del IGAC son calificados por la institución como multipropósito, porque proporcionan información para el desarrollo agropecuario de la región, la gestión del riesgo y, además, la conservación de ecosistemas.

Hasta la fecha, el estudio ha avanzado en áreas de 13 municipios del Cesar (El Copey, Valledupar, San Diego, San Alberto, Codazzi, San Martín, Gamarra, Río de Oro, Aguachica, La Gloria, Pelaya, Tamalameque y Pailitas) y seis del Magdalena (Plato, Nueva Granada, Ariguaní, Sábanas de San Ángel, Chivolo y Pivijay).

Actualmente, según el IGAC, las autoridades de estos departamentos y sus municipios carecen de insumos técnicos a un nivel detallado sobre el verdadero potencial y vocación agrícola o pecuaria. Con los resultados de los estudios que adelantará el Igac podrán conocer con certeza qué podrán cultivar en estas tierras del norte del país.

Tanto Cesar como Magdalena ya cuentan con estudios de suelos a escala general, sin embargo, la información actualizada y detallada de este tipo de estudios permite, según el Igac, una mejor formulación de planes de ordenamiento territorial, planes de ordenación y manejo de cuencas hidrográficas, entre otros.

¿QUÉ ES?

Se denominan estudios ‘semidetallados’ de suelos a aquellos que se utilizan, por su mayor grado de detalle, como insumos fundamentales para poner en marcha un ordenamiento productivo, sostenible, efectivo y acorde con la realidad de los recursos naturales, también permiten conocer las capacidades y limitaciones de uso de las tierras, las zonas aptas para agricultura intensiva, ganadería y de conservación y determinar los sitios donde puede existir mayor deterioro de las tierras.

Más de un millón de hectáreas del departamento están destinadas a la ganadería. También es el mayor aportante al producto interno bruto agropecuario del Cesar con más del 50 %. Con sus ventajas y perjuicios, el Cesar es un departamento ganadero en todas sus extensiones. En la lista de ocupación sigue la palma de aceite con más de 94.000 hectáreas.

POR: DEIVIS CARO DAZA / EL PILÓN
defancaro1392@gmail.com