10 febrero, 2019

Hidroituango, un espejo para el embalse Los Besotes

Aunque cada día parece estar más lejos la construcción del embalse multipropósito Los Besotes, al norte de Valledupar, que le garantizaría el suministro de agua a varias poblaciones del norte del Cesar..

Aunque cada día parece estar más lejos la construcción del embalse multipropósito Los Besotes, al norte de Valledupar, que le garantizaría el suministro de agua a varias poblaciones del norte del Cesar y permitiría el desarrollo de distritos de riesgo para las actividades agropecuarias, hay que revisar la crisis en Hidroituango para que antes de materializarse el proyecto se revisen los errores de ingeniería que hoy tienen en grave riesgo ambiental al río Cauca, y no nos pasé algo igual o peor en el río Guatapurí.

Los Besotes está en el papel desde hace 50 años, cuando el entonces Instituto Colombiano de Reforma Agraria, Incora, contrató con la firma israelí Tahal Consulting Engineers los estudios de factibilidad y adecuación de áreas mediante sistemas de riego y drenaje. Después de medio siglo, son cientos de millones los que se han invertido en actualización de estudios y diseños, pero ha faltado plata (vale aproximadamente 150 millones de dólares) y voluntad política para materializarlo.

En Hidroituango la regulación del caudal ha puesto en apuros a todos los habitantes de su zona ribereña; primero con inundaciones devastadoras y ahora con una sequía abrumadora que está matando las especies endémicas del río y a los pescadores que no tienen cómo ganarse el sustento diario. Que esa tragedia social y ambiental se convierta en un espejo para el embalse multipropósito que queremos, el cual garantizaría suministro de agua potable, producción de energía y riego para los cultivos, y no termine convertido en una bomba de tiempo.

Los estudios realizados muestran que el proyecto tendría capacidad para almacenar más de 33 millones de metros cúbicos de agua, con la construcción de un resistente embalse de 1.455 metros de longitud. Se inundarían 169 hectáreas de tierras improductivas, pero que los indígenas aclaran que son territorios ancestrales, por lo que uno de los grandes escollos a superar es la consulta previa con los pueblos nativos de la sierra.

En cuanto a la financiación hay que reconocer los esfuerzos que hizo la Contraloría General de la Nación, en cabeza de Edgardo Maya Villazón, la Gobernación del Cesar y Alcaldía de Valledupar para avanzar en la materialización del proyecto. El contralor ayudó a conseguir la viabilización de un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo, que permitiría a la Nación aportar un 70%, a la Gobernación del Cesar 20% y a la Alcaldía de Valledupar 10%. Sin embargo, la luz verde que se anunció en ese entonces ha quedado en intermitente.

Fue así como para esa misma fecha, en mayo de 2017, la firma Integral Ingenieros Consultores, con 63 años de experiencia en ese tipo de obras, la misma encargada del proyecto Hidroituango, presentó al alcalde Augusto Ramírez Uhía, al gobernador Francisco Ovalle y al contralor Edgardo Maya, el estudio sobre el Embalse Los Besotes.

No pretendemos ser aves de mal agüero, solo hacemos un llamado de atención para que se tomen las medidas pertinentes y que al cumplir el sueño del embalse Los Besotes no tengamos que vivir una verdadera pesadilla.

Siguenos como @El_Pilon