28 marzo, 2019

Grandes retos en infraestructura

El departamento del Cesar es un territorio privilegiado al contar con las condiciones geográficas para desarrollar en él todo tipo de proyectos de infraestructura que impulsen el desarrollo económico y una mejor calidad de vida para su gente.

El departamento del Cesar es un territorio privilegiado al contar con las condiciones geográficas para desarrollar en él todo tipo de proyectos de infraestructura que impulsen el desarrollo económico y una mejor calidad de vida para su gente. En ese sentido se ha venido avanzando, pues cuenta con puertos en las riberas del río Magdalena y vía férrea para el transporte de carbón; a través de este último sistema desde el año pasado hay una habilitada ruta para el transporte de mercancías entre Chiriguaná y La Dorada, que se suma a la ruta de carbón desde el centro del Cesar hasta los puertos del Magdalena.

Recordemos que el Cesar es fundamental en uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años, la Ruta del Sol, que busca reducir el tiempo de recorrido entre el interior del país y las poblaciones de la región Caribe.

Aunque esa megaobra ha tenido todo tipo de inconvenientes, los más graves por cuenta de la corrupción, urge sacarla adelante para impulsar el desarrollo económico y social del país.

Nos preocupa en gran manera el futuro de la Ruta del Sol y por ese será uno de los temas de análisis de hoy en el foro ‘Pasado, presente y futuro de la infraestructura en el Cesar’. Como se ha demostrado en varios estudios, la infraestructura de transporte, y en especial las carreteras son de significativa importancia en el crecimiento y desarrollo de un país, por lo que queremos llamar la atención sobre la red vial limitada y de poca capacidad que tenemos.

El Gobierno tiene el gran reto de destrabar y ponerle el acelerador al desarrollo de este y otros proyectos de 4G. Por eso hemos invitado a este foro a representantes del Gobierno para que expliquen lo que se está haciendo en ese sentido.

Además, no se puede desconocer que la corrupción corroe los cimientos de las obras de infraestructura en las regiones, al punto que mata los proyectos o los deja chuecos, en otros casos las obras quedan visiblemente bien, pero no se les da utilidad pública y eso es como si estuvieran muertos.

Otra amenaza en la infraestructura son los pliegos sastre en la contratación, por lo que con la reglamentación de los pliegos tipo que aplicará el Gobierno desde el 1 de abril se busca dar esperanza a las pequeñas y medianas empresas de ingeniería para que la contratación ya no se haga a dedo y no se ajusten las licitaciones públicas de obras a la medida de un contratista especifico. En el papel es una buena estrategia contra la corrupción y esperamos que en la práctica también lo sea.

Hay que aprovechar más la útil información que proporciona el Sistema Electrónico de Contratación Pública, SECOP, para analizar los contratos amañados. Por ejemplo, muestra como en el 2017 en 22 de 32 gobernaciones del país, de 2.517 contratos adjudicados, 1.442 fueron procesos con un solo proponente, 491 con dos y 191 con tres. O sea, que el 84.6% de los procesos adjudicados se presentaron entre uno y tres contratistas.

Ante este panorama, EL PILÓN organiza el foro ‘Pasado, presente y futuro de la infraestructura en el Cesar’, como su nombre lo indica, con el objetivo de revisar lo qué se ha hecho, lo qué se está haciendo y lo qué se va a hacer a través de la contratación de proyectos estratégicos. Hay que hacerle frente a los grandes retos de infraestructura para aumentar el desarrollo económico y social de nuestro territorio.

Siguenos como @El_Pilon