Publicidad
Columnista
22 septiembre, 2022

Festival gastronómico en La Paz

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
José Romero Churio

En el empeño de reactivar la economía de La Paz (municipio del departamento del Cesar, perteneciente al Área Metropolitana de Valledupar), de veras muy menoscabada, sustancialmente por la pandemia de Covid-19, enhorabuena al alcalde, Martín Zuleta Mieles y a Elizabeth Mestre, líder de la Oficina de Emprendimiento, que por la ocasión de las fiestas patronales […]


En el empeño de reactivar la economía de La Paz (municipio del departamento del Cesar, perteneciente al Área Metropolitana de Valledupar), de veras muy menoscabada, sustancialmente por la pandemia de Covid-19, enhorabuena al alcalde, Martín Zuleta Mieles y a Elizabeth Mestre, líder de la Oficina de Emprendimiento, que por la ocasión de las fiestas patronales que honran a San Francisco de Asís, realizarán, desde el 1° hasta el 4 del próximo mes de octubre de 2022, el primer festival gastronómico y feria de emprendimiento, para que propios y turistas se deleiten y regocijen degustando comidas y bebidas típicas, y adquiriendo o viendo artesanías locales.  

La feria de emprendimiento se hará en la plaza principal de dicho municipio y el festival gastronómico en el Centro Gastronómico de La Paz, que fue construido durante la administración de la alcaldesa Andrea Ovalle Arzuaga, actualmente conocido como ‘La Placita’, pero, según comentarios de algunos pacíficos, hay concejales que quieren, mediante ordenanza municipal, ponerle el nombre de una persona que haya impulsado considerablemente la gastronomía de La Paz. 

A propósito de lo antes escrito, el domingo pasado en Varas Blancas (corregimiento del municipio de La Paz) estuve hablando con el prominente abogado ´Pale’ Gutiérrez, escritor de la historia de La Paz, y me contó que quienes habían iniciado la producción de las apetecidas almojábanas y otras delicias comestibles fueron dos hermanas oriundas y procedentes de La Guajira, llamadas Nohemí y ‘Chua’ López, esta última origen ancestral de la dinastía López, distinguida por su vocación musical, especialmente música vallenata, entre los más sobresalientes tenemos a Pablo, Miguel, Alvarito,  ‘El Debe’, Navín, el gran Alfredo Gutiérrez y otros que se me olvidan.

Sin duda alguna me atrevo a decir que, el talento culinario, de esas dos hermanas, lo heredó Juval López Pérez, más conocido como ‘Juvalito’, célebre no solo por la agradable sazón de sus fritos, sino por todas las comidas típicas que elabora, todas deliciosas y lo mejor es que las prepara de manera muy natural; es decir, lo más orgánica posible. ‘Juvalito’ desde muy joven (niño) comenzó a preparar alimentos, ayudando a su madre que se dedicaba a la venta de múltiples viandas típicas y también aprendió a hacer comidas y dulces tradicionales de otras regiones. 

Él me ha revelado que acompañaba al famoso cantante Jorge Oñate (su padrino) en sus correrías artísticas, y en los hoteles donde se alojaban le permitían ver la preparación de alimentos, específicamente los típicos.

‘Juvalito’ será uno de los participantes del festival gastronómico, donde expondrá sus producciones alimenticias de distintas variedades, tales como dulces, arroces, sancochos, pasteles, chicharrones, arepas, deditos fritos y horneados, empanadas, papas rellenas, caribañolas, buñuelos, rosquetes, aborrajados (plato típico valluno), chiricanas, queques, enyucados, mazamorra, bollos y buñuelos de maíz biche, avenas, chichas y otras ricuras, y un plato especialísimo de las comidas que más le gustaban al ‘Jilguero de América’, este será una sorpresa que brindará a quienes visiten su stand (puesto) de exposición. 

En La paz ha habido muchos exponentes de exquisita culinaria, tanto propia como foránea; en consecuencia, varios de ellos merecen el honor de que a su Centro Gastronómico se le ponga el nombre de alguno de ellos; por ejemplo: Eufemia Díaz, ‘Beba’ Calderón, Carmen Zuleta, ‘Chua’ y Nohemí Lopez y también Juval López Pérez (es por méritos, no por halagos) y por qué no ‘Juvalito’, su apodo popular por el cual más se le conoce en todas partes. Además, hay otras personas que han promovido la buena cocina en La Paz, cuyos nombres se me escapan.

Mi ferviente deseo es que este festival gastronómico perdure, y ojalá, que los siguientes alcaldes de La Paz tengan el mismo empeño y voluntad para que persista. Amén.