26 abril, 2021

Familias de la alta Guajira tendrán por primera vez energía eléctrica

Los habitantes de las 53 localidades indígenas, ubicadas entre Puerto Bolívar y el Cabo de la Vela, serán las beneficiadas de este proyecto que tendrá una inversión que superará los $13.200 millones.

El proyecto tendrá una inversión superior a los $13.200 millones. 

FOTO: CORTESÍA.

Más de 1.300 familias indígenas de la alta Guajira tendrán el servicio de energía eléctrica por primera vez en sus hogares. Los habitantes de las 53 localidades indígenas, ubicadas entre Puerto Bolívar y el Cabo de la Vela, serán las beneficiadas de este proyecto que tendrá una inversión que superará los $13.200 millones.

Para llevar el servicio de energía a las comunidades étnicas se construirá una línea de transmisión de 70 kilómetros y redes de distribución local. Dicha obra es liderada por el Ministerio de Minas y Energía, el Instituto de Promoción y Planificación de Soluciones Energéticas, Ipse, y la Gobernación de La Guajira.

En la socialización del proyecto estuvo presente el viceministro de Energía, Miguel Lotero; el director del Ipse, José Insuasti; el gobernador de La Guajira, Nemesio Roys; el alcalde de Uribia, Bonifacio Enríquez; la secretaria General de Dispac (empresa contratista), Ana Yepes; y los representantes de 13 comunidades indígenas.

“Proyectos como este nos permiten mejorar de forma integral la calidad de vida de las familias y seguir avanzando en nuestra meta de llevar el servicio de energía por primera vez a 100.000 hogares al año 2022. De esta meta ya hemos logrado el 50 %”, manifestó Lotero.

Aseveró que la segunda fase del proyecto se financiará con recursos del Sistema General de Regalías, SGR, del sector minero y energético para apoyar la reactivación sostenible, el cierre de brechas sociales en las regiones de Colombia y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos vulnerables.

Así mismo, el director del Ipse, José Insuati, comentó que el proyecto de alto impacto social logrará subsanar los inconvenientes que tuvieron las más de 1.300 familias indígenas durante años por la falta del servicio de energía en sus hogares. Acotó que se tiene previsto que la primera fase de la obra termine este año y los recursos para la segunda fase ya están en proceso de asignación.