En Mariangola se dan ‘estampas de reconciliación’

La iniciativa, focalizada en 50 niños y adolescentes, está orientada a las artes plásticas que permitan mejorar la utilización de sus ratos libres.

La coordinadora de la ARN grupo territorial Cesar, Angélica Patricia Agámez Solano, expuso las iniciativas que adelantan en el corregimiento de Mariangola.

Para generar participación comunitaria y el empoderamiento de las comunidades, sobretodo de las receptoras de las personas desmovilizadas, que hoy en día están en proceso de reintegración, la Agencia Colombiana para la Reintegración y la Normalización, ARN, adelanta un proceso de reintegración comunitaria en el corregimiento de Mariangola, jurisdicción de Valledupar.

La iniciativa denominada Estampas de la Reconciliación va orientada al tema de artes plásticas y está focalizada en 50 personas.

“En Valledupar desarrollamos un proceso de reintegración comunitaria que busca trabajar los entornos protectores, de convivencia y reconciliación, que inició en el mes de agosto.

Acabamos de terminar la fase inicial que es la diagnóstica, es un ejercicio donde recolectamos todas las potencialidades de ese territorio, pero que también identificamos las necesidades para fortalecerlas a partir de un plan de formación ciudadana o de un proyecto comunitario. Acabamos de terminar el primer ejercicio, que es participativo, donde la comunidad que está allí manifiesta cómo lee su territorio y cuáles son esas necesidades que hay que fortalecer”, explicó la coordinadora de la ARN grupo territorial Cesar, Angélica Patricia Agámez Solano.

De lo anterior identificaron problemáticas relacionadas con la niñez y la adolescencia, pues no hay unos entornos favorecedores que propician el ocio. “Creemos que a partir de ese empoderamiento se pueden generar liderazgos y acciones que propicien su desarrollo. Como ARN trabajamos con personas que se desmovilizaron antes del acuerdo de paz, que son objeto del proceso de reincorporación. En Mariangola estamos porque hay un número considerable de personas que dejaron las armas, hicieron el proceso de reintegración y hoy en día son ciudadanos reintegrados”, acotó.

Cabe recordar que este proceso ya se adelantó en el corregimiento San José de Oriente, en el municipio La Paz, donde trabajaron el proceso diagnóstico, enfocado a temas productivos, y hoy como resultado de ese modelo de reintegración comunitaria existe un mercado campesino. Aquí impactaron indirectamente a cerca de 120 personas y en el proceso 34 personas adultas