15 enero, 2020

Emdupar. Ahora o nunca

La primera empresa de los vallenatos, Emdupar, a juicio del alcalde de la ciudad, recogiendo el deseo de unas amplias mayorías, requiere un viraje en su administración.

La primera empresa de los vallenatos, Emdupar, a juicio del alcalde de la ciudad, recogiendo el deseo de unas amplias mayorías, requiere un viraje en su administración. Ha hecho ver que ha estado ad portas de la intervención por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos.

No vamos a ahondar en sus malos indicadores, los cuales requerirían un meticuloso examen, desde una visión multilateral y multidisciplinaria, entendida desde una perspectiva empresarial, administrativa, comercial y financiera, técnica y ambiental, y por supuesto legal.

Todo eso reflejado en su presencia ante el ciudadano, que debería inspirar su confianza y respeto.

Si nos vamos a qué es una empresa, debe ser eficiente, crecer, satisfacer a sus clientes con su producto y servicio, y tener un buen gobierno corporativo. Es una empresa que debe generar lucro y utilidades y tener la capacidad de emprender inversiones.

El caso llamativo es el de las Empresas Públicas de Medellín, EPM, que hoy es de las grandes compañías del país y que ofrece transferencias de utilidades al municipio que casi alcanzan el billón de pesos anuales. Es una empresa 100 % estatal.

También las hay privadas o mixtas, en cuanto a su capital y en la que la dirección es privada-empresarial, y nos referimos a las de Cartagena y Barranquilla que iniciando bajo esa modalidad 25 años atrás el servicio de agua, su tratamiento y su disposición final han logrado cobertura, calidad del servicio y satisfacción popular.

Esas empresas, nacidas del esquema previsto por la Constitución de 1991que permitió que los servicios públicos domiciliarios fuesen prestados por compañías del capital privado o público, pero regulado y supervisado por el Estado, materializado en la Ley 142/94 y sus desarrollos, han mostrado sus bondades.

Pero las públicas exitosas han tenido unas características que pedimos para nuestra Emdupar para lograr sus metas: 1. PLANEACIÓN financiera y técnica de largo plazo.

2. una GERENCIA calificada, postulada por firmas especializadas cazatalentos (esos gerentes suelen ganar más, en ingresos fijos y variables, que los alcaldes, pues así lo define el mercado de oferta y demanda de administradores talentosos, según el tipo de empresa; así como el presidente de Ecopetrol gana mucho más que el presidente de la República o el ministro de Minas y Energía que le define las políticas a seguir y le preside su junta).

3. Una JUNTA DIRECTIVA de personas representativas de alta profesionalidad, empresarios y académicos o expertos de valía, que reciben honorarios por sesión, que son garantía de un manejo con claros objetivos estratégicos y operacionales, que rinde cuentas con trasparencia, excelente atención al cliente usuario y posicionamiento ante la ciudadanía que cree en su empresa, la apoya, le paga el servicio y está con razón confiada en que su contratación e inversiones están rodeados de profesionalismo, información y nula corrupción. No es mucho pedirle señor alcalde Mello Castro.

Siguenos como @El_Pilon