26 julio, 2013

El Paso Cesar aporta al PIB del Departamento, pero poco a su población

A pesar que el municipio de El Paso es uno de los que más aporta al Producto Interno Bruto, PIB del departamento, este es uno de los que mayor pobreza y desempleo presenta.

Varios expertos hablaron sobre informalidad en el Cesar y Valledupar. EL PILON / Adamis Guerra.

A pesar que el municipio de El Paso es uno de los que más aporta al Producto Interno Bruto, PIB  del departamento, este es uno de los que mayor pobreza y desempleo presenta, por lo que las actividades de extracción de carbón que se dan en él, no están afectando la calidad de vida de la población, dijo ayer en el foro Informalidad Laboral y Empresarial de Valledupar, el coordinador nacional de la Red de Observatorios Regionales del Mercado del Trabajo, Ormet, Oliverio Huertas.

El experto aseguró que la minería podría aportar más, “no estamos en contra de ella, reconocemos ese esfuerzo que hacen  las empresas mineras en llegar a un territorio como este, las autoridades atraen inversión extranjera para el departamento, pero creemos que podrían generarse encadenamientos económicos alrededor de esos eslabones que podrían traducirse en mejores  oportunidades de empleo para la población que hoy no se están generando”.

Durante el evento, organizado por la Red de Universidades, Reducesar; la Cámara de Comercio, el Ormet, la Alcaldía de Valledupar, el Banco de la República, entre otros,  Huertas señaló que la informalidad está en un 80,70%  en el Cesar, que comparada con otros territorios es demasiada alta, “en el país está cercana al 56%, el departamento solo es superado  por La Guajira y Chocó, siendo un tema de análisis específico que debe llamar la atención de las autoridades”.

El departamento cuenta con cerca de un millón de habitantes y las encuestas del Sisbén están aplicadas a 800 mil personas, cifras que muestran que en Pailitas, El Paso, Chiriguaná, Pueblo Bello, Curumaní, González y Bosconia  se enfrentan condiciones especiales frente a problemas de desempleo e informalidad, pero de todos ellos, El Paso es el que más llama la atención por su pobreza y desempleo.

Durante el foro, el experto del PNUD, Stefano Farné, explicó que la informalidad es mala para un país, debido a que disminuye la productividad de la mano de obra, las posibilidades de la economía y crecimiento de las personas, los salarios son más bajos, hay menos protección social y menor acceso a una serie de servicios que se consideran básicos.

Luis Armando Galvis del Banco de la República, manifestó que este es un fenómeno que va a estar presente en todos los indicadores del país, debido a que de cada 10 personas, seis están en la informalidad, que genera oportunidades de baja remuneración y afecta a la población de menor nivel educativo.

Oportunidades laborales
Actividades como el cultivo de palma generan poca generación de empleo, según los expertos que hablaron en el foro, aunque no precisaron cifras.

En ese sentido, dijeron que se deben dar unos encadenamientos y eslabones que favorezcan la generación de empleo en el sector pecuario.

“El departamento tiene  una carga  por hectárea demasiado baja, aproximadamente 1,1 res por hectárea”, dijo Huertas, quien explicó que por cada 1000 hectáreas hay alrededor de 100 animales bovinos, mientras que el mismo terreno con productos tradicionales generan de cinco a siete empleos.

De igual modo, explicaron que por cada billón de pesos que se invierten en agricultura, se generan cerca de 500 mil empleos, mientras que por cada 12 billones de pesos que se invierten en minería se dan mil empleos, ante eso, el departamento del Cesar no es ajeno.

En el foro, el investigador de Ormet, Raúl Villegas, dijo que los perfiles ocupacionales, que por ejemplo, va a necesitar el nuevo centro comercial Mayales Plaza serán para asesoría en ventas, manejo de puntos de ventas, caja registradora, plazoleta de comida, “lo que identificamos fueron qué tipo de requerimiento en términos laborales están solicitando los empresarios del centro comercial”.

Proyecto en Pueblo Bello
En el evento fue presentada la línea base del proyecto de desarrollo económico rural para el municipio de Pueblo Bello, el cual consiste en posibilitar la siembra de cacao, un convenio realizado con la República Coreana.

Según el investigador de Ormet, Yair Guzmán  en esa zona siempre se ha sembrado cacao, pero de forma artesanal, pero con la iniciativa lo que buscan es que las 400 familias que se benefician mejoren sus ingresos y su nivel de vida, debido a que la mayoría ha sido afectada por la violencia.

Por 

Sandra Santiago B/sandra.santiago@elpilon.com.co