4 septiembre, 2019

El particular papel del Cesar en la transición energética del país

El caso es que el principal motor de la economía departamental es el carbón, uno de los protagonistas en la generación mundial de energía, pero cada menos atractivo. Allí es donde aparece el potencial en radiación solar del departamento.

IMAGEN DE REFERENCIA

Las energías alternativas llegaron para quedarse. Entre los aportes a la sostenibilidad ambiental y la urgencia de girar el sector energético hacia alternativas como la energía solar y eólica, el Cesar jugará un papel particular.

El caso es que el principal motor de la economía departamental es el carbón, uno de los protagonistas en la generación mundial de energía, pero menos atractivo en mercados como Europa. De allí la reducción temporal en sus precios y cifras de exportación.

Lee también: «Los vientos de La Guajira son de calidad mundial»

Según los análisis de la Agencia Internacional de Energía la demanda del carbón se mantendrá estable durante los próximos cinco años, pero Colombia deberá buscar nuevos mercados.

“La demanda se mantendrá estable principalmente por los países asiáticos, pero luego empezará a reducirse”, explica Paul Simóns de la Agencia Internacional de Energía al diario El Pilón.

Paul Simons, de la Agencia Internacional de Energía. FOTO: CORTESÍA

Por eso, agrega Simons, Colombia y departamentos como el Cesar, con una economía dependiente del carbón, tienen ese espacio de cinco años para empezar una reestructuración.

Allí es donde aparece el potencial de la energía solar en el Cesar. Más allá de los recursos de regalías que se dejarían de recibir por la reducción en el carbón, el Cesar aparecería como un jugador clave en la seguridad energética de Colombia.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, en La Guajira y el norte del Cesar se presentan amplios sectores con promedios entre 7 y 9 horas de sol al día (hSd); mayor al promedio del centro y el resto del norte del país donde se presentan valores entre 6 y 7 hSd.

Esa riqueza natural atrajo a la multinacional Enel, que decidió invertir en el corregimiento de Cuatro Vientos, jurisdicción de El Paso, cerca de 70 millones de dólares, para crear una planta de producción de energía solar, la más grande en Colombia.

Lee también: En el Paso se inauguró el parque solar más grande del país

El sistema energético colombiano ocupa el puesto seis en el ranking global de sostenibilidad ambiental, según el más reciente informe del Consejo Mundial de Energía. Pero ese sistema colombiano es dependiente de las energías provenientes de las hidroeléctricas, que aportan el 68,2 %, incluso durante el fenómeno de ‘El Niño’ de 2015-2016 se importó energía de Ecuador.

En la torta de producción de energía aparecen cinco actores: hidráulica, térmica, cogenerador, solar y eólica. Aunque las dos últimas están llamadas a ser protagonistas por ahora solo aportan el 0,05 % (solar) y 0,106 % (eólica).

“La energía es la potencia detrás de la competitividad y el desarrollo productivo del país. Tenemos sobre la mesa todas las cartas para aprovechar al máximo la integración de más fuentes no convencionales de energías renovables. En Colombia el viento sopla a nuestro favor”, señaló Ángela Montoya, expresidenta de la Asociación colombiana de energía, Acolgen.

Parque eólico. REFERENCIA

ENERGÍA RENOVABLE

La principal fuente de las energías renovables es el sol. De esa energía solar se puede generar calor y electricidad, lo diferente es el proceso de recolección y transformación de esa energía que se recibe, al ser la fotovoltaica y la fototérmica las más reconocida.

Los paneles solares son los encargados de transformar los rayos del sol en electricidad. La ventaja es que estos rayos solares trabajan solos durante todo el día, así el cielo esté nublado, por eso siempre están ubicados a cielo abierto o a grandes alturas.

Lee también: Cesarenses buscan apoyo en Alemania para proyectos de energías renovables

“LOS VIENTOS DE LA GUAJIRA SON DE CALIDAD MUNDIAL”

Durante el 12° Encuentro Anual del Sector Eléctrico Colombiano, el departamento de La Guajira es uno de los puntos centrales cuando se habla del futuro de la energía en Colombia.

En ese sentido, Felipe de Gamboa, de la multinacional Vestas, creadora de turbinas eólicas, señaló que el futuro de la energía en el país está en La Guajira.

Felipe de Gamboa, de la multinacional Vestas, durante el 12° Encuentro Anual del Sector Eléctrico Colombiano. FOTO: CORTESÍA

“La energía solar y la energía eólica son cada vez más competitivas y esto es gracias, en el caso de la última, a que las turbinas eólicas son más altas. En el caso de La Guajira, este departamento tiene vientos con 8 o 10 metros por segundo, vientos de calidad mundial”, señaló Gamboa, quien agregó que al norte del Caribe hay más de 50 proyectos para producir energía eólica.

Es tal la importancia y el potencial de La Guajira que el empresario hizo la comparación de la energía eólica con el hallazgo de Cusiana, yacimiento de petróleo descubierto en 1991 en el Casanare.

“La Guajira es el futuro energético de Colombia con esos 50 proyectos en los que hay una posibilidad para generar hasta 7 GW. La mayoría de esos proyectos están ubicados de Maicao hacia arriba”, agregó el empresario durante su exposición en el Encuentro Anual del Sector Eléctrico Colombiano.

Según lo planeado, los primeros grandes parques eólicos en La Guajira se construirán a partir del 2021, por eso, desde el Sena, ya se están ofreciendo cursos técnicos sobre este tipo de energía. En ese campo, la EPM fue la primera en apostar por parques en el año 2012.

NO SOLO HAY ENERGÍAS RENOVABLES

La solar y eólica son el futuro por ser responsables con el medio ambiente. Pero no son las únicas. En estos momentos, el gas natural es uno de los recursos dominantes dentro de la transición energética. El resultado es un aumento global de 4,6 % en su demanda, con Estados Unidos como protagonista en la producción y China en el consumo.

En Colombia todo el gas que se produce se consume en el país, contrario al petróleo, que de los 890.000 barriles diarios de hidrocarburos que se producen 400.000 son destinados a las refinerías, la diferencia se exporta.

Lee también: En el Cesar asignaron 238 megavatios de energías renovables

Las reservas de gas mostraron saldo rojo en el 2018 con una reducción de 2,9 %: se pasó de 11,7 años a 9,8 en 2018.

Con las reservas en decadencia y casi la mitad de la población colombiana sin el servicio, con los potenciales hallazgos en el departamento, el Cesar está en la puerta de convertirse en uno de los protagonistas enérgicos del país, junto a La Guajira. El Cesar sumaria la producción solar y de gas natural, mientras La Guajira con los nuevos proyectos de eólica incrementaría su participación en la matriz energética nacional.

En la cuenca Cesar-Ranchería exploraciones determinaron la presencia de 10 trillones de pies cúbicos, TCF, de gas, más del doble que toda la reserva nacional (4 TCF).

La mayor potencia de gas del Cesar se concentra en pozos que necesitan de la aplicación del fracking. La debilidad institucional y la falta de información, tienen las licencias pausadas mientras el Consejo de Estado toma una decisión de fondo para regular esta actividad en Colombia. Sin embargo, en el Cesar existen unos yacimientos conocidos como “naturalmente fracturados”, es decir, la naturaleza fracturó los yacimientos.

POR: DEIVIS FABIAN CARO DAZA / EL PILÓN