16 mayo, 2019

El para-atletismo del Cesar, entre afugias y las glorias

Ya van seis años seguidos en el que el atletismo paralímpico del Cesar no se viene de ningún evento con las manos vacías.

El atleta Daniel Cotes exhibe con orgullo sus trofeos porque sabe que han sido fruto de sus esfuerzos.

El camino del deporte en Valledupar ha sufrido muchos cambios, algunos han dejado ver el potencial de deportistas que sin importar sus condiciones siempre van en busca de sus sueños.

Ese es el caso de los atletas con limitación visual, quienes han escrito su propia historia y si se miran los registros estadísticos, sus números en cuanto a medallería son sencillamente excepcionales

“El proceso inició en 2013, cuando Jader Acosta hacía parte de la Secretaría de Deportes (Serdeportes). Se puede decir que desde allí el atletismo paralímpico empezó su participación y nominación en los premios a deportistas del año”, manifestó Daniel Cotes, atleta paralímpico.

Dentro de los logros que registra el atletismo paralímpico del Cesar se encuentran medallas en competencias nacionales e internacionales e invictos registrados por el Comité Paralímpico Colombiano, entidad encargada de apoyar a los atletas discapacitados.

Y es que en cada competencia en la que participan los atletas paralímpicos del Cesar dejan todo de sí, por razones como esta los atletas con limitaciones físicas se están abriendo camino entre los mejores en la historia del deporte en este departamento.

Es notable el palmarés que ha obtenido la historia del atletismo paralímpico en el Cesar, que cuenta con competidores de la talla de Buinder Bermúdez, los hermanos Cotes, entre otros atletas con limitación visual que han tenido que luchar fuertemente para posicionarse en el deporte.

El 2015 fue el año en el que los deportistas paralímpicos del Cesar iniciarían el camino de los logros en competencias nacionales ganando medallas doradas y estableciendo récords individuales.

Uno de los atletas mejor posicionados del país es Daniel Cotes, quien suma en su historial un invicto en sus últimas cinco participaciones y ha sido tres veces récord nacional, lo que le ha permitido ser observado por la Selección Colombia para próximos campeonatos.

Pero no todo ha sido logros y reconocimientos para estos deportistas, toda vez que se enfrentan no solo a sus rivales en las pistas, sino también a sus necesidades, por lo que les ha tocado ver cómo en otros departamentos se premia a los atletas por cada medalla obtenida, mientras que en el Cesar esto aún no ha sido posible.

Buinder Bermúdez había señalado esta situación cuando los atletas con limitación visual representaron el Cesar en el Torneo Abierto que se cumplió en la ciudad de Barranquilla, situación que según han manifestado varios atletas no ha cambiado.

En el Open que se realizó en la ciudad de Medellín, la Gobernación del Cesar por medio de Serdeportes apoyó económicamente a los atletas, dándoles además los uniformes, transportes y todos los gastos que requería la participación en el evento.

Daniel Cotes, uno de los mejores en el evento realizado en tierras antioqueñas, reconoció que la participación del Cesar en comparación a delegaciones como Antioquia, Valle o Bolívar fue excelente teniendo en cuenta que el Cesar solo llevó seis deportistas.

“Nosotros hicimos una gran participación, pero nos gustaría recibir más apoyo, pues en el caso de Valle del Cauca, si un deportista ganaba una medalla de oro, una de plata y una de bronce, ese atleta se embosilla $1.800.000 mensuales hasta la próxima competencia. En el evento varios dirigentes deportivos me hicieron la invitación para hacer parte de ellos, pero prefiero seguir representando al Cesar”, manifestó Daniel Cotes.

A todo esto, otro de los obstáculos que deben superar los atletas es la falta de escenarios para la práctica de este deporte. En el caso de los lanzadores (jabalina y disco), estos deben trasladarse hasta el estadio Erasmo Camacho Calamar, escenario que es exclusivamente para la práctica del beisbol, pero que al no haber espacios para los lanzadores, el lugar debe suplir también esta función, mientras que en el Parque La Vallenata, que no es el adecuado para la práctica del atletismo, cumple con la función de suplir las necesidades en las pruebas de pista y lanzamientos de bala. Otro escenario que es utilizado por Cristian Cotes y Buinder Bermúdez es el parque Los Algarrobillos.

No todo es ‘oscuro’ en cuanto al panorama de los atletas, pues en el Coliseo Cubierto Julio Monsalvo Castilla cuentan con las comodidades para realizar las pruebas físicas.

EL DÍA A DÍA DE UN ATLETA CON LIMITACIÓN VISUAL

Los deportistas con limitación visual requieren de cuidados a la hora de salir a las calles, pero esto no los priva de realizar actividades como una persona común y corriente, por ende, no es raro encontrarse con varios atletas paralímpicos practicando ciclismo, patinaje u otro deporte.

“La diferencia es que nosotros debemos tener el doble de cuidado, por eso siempre vamos a una velocidad baja, por la orilla y siempre atentos a las señales para así evitar un accidente, ya que la precaución es vital para nosotros”, señaló Cotes.

Para muchos atletas el deporte y el estudio van siempre de la mano, esto hacía que los integrantes de la Selección Cesar de Para-atletismo iniciaran su jornada deportiva más temprano que lo normal. A las cinco de la mañana los atletas iniciaban sus jornadas en el estadio Armando Maestre Pavajeau, escenario que además del fútbol era utilizado para las pruebas atléticas como las de lanzamiento y carreras.

Ya a las ocho de la mañana los atletas debían salir de las jornadas deportivas para sumergirse en sus estudios que para la mayoría eran universitarios. Esto les sirvió a muchos para ganar medallas en representación de la Universidad Popular del Cesar, donde iniciaron en el atletismo competitivo.

DEPORTISTAS OPCIONADOS PARA SELECCIÓN COLOMBIA

Actualmente existen siete países que tienen lanzadores de bala en el ámbito paralímpico, por lo que se estudia la posibilidad de realizar un mundial, en el que la Selección Colombia tendría participación, por tal motivo el Comité Paralímpico empieza a mover sus fichas y el deportista Daniel Cotes es uno de los opcionados: “La Federación ha estado pendiente, pero para que se haga el mundial falta un cupo en la categoría F13, por lo que aún se siguen evaluando los diferentes campeonatos y cuando esté listo el grupo de ocho países espero que me tengan en cuenta para representar al país”, dijo el atleta Daniel Cotes.

En su última participación integrando la Selección Cesar, los atletas paralímpicos ocuparon la octava casilla ante las 31 delegaciones que de los departamentos del país y seis países que llegaron como invitados. Esto demuestra que los atletas con limitaciones visuales del Cesar tienen la capacidad de sortear obstáculos y salir airosos de las adversidades, tanto en el deporte como en la vida misma.

El anhelo de alguno de los deportistas que integran la selección de discapacitados visuales es llegar a ser entrenadores deportivos y formar jóvenes que tengan limitaciones visuales, para de esta manera enseñarles a los nuevos talentos lo que ellos aprendieron a lo largo de sus carreras deportivas.

ROBERT CADAVID/ EL PILÓN
cadavidrobert31@gmail.com