14 abril, 2022

‘El Mongo Mongo’, un dulce exótico para deleitar los paladares vallenatos

‘El Mongo Mongo’; una receta cordobesa hecha a base de plátano, maduro, pera, mamey, tamarindo, corozo, grosella, ciruela, gengibre y panela, se ha convertido en el manjar de los vallenatos.

‘El Mongo Mongo’ es uno de los dulces más exóticos de la región.
Foto: cortesía

Entre las tradiciones arraigadas en la cultura de la Costa Caribe, en el marco de la Semana Santa la preparación de dulces de diversos sabores y presentaciones es una de las actividades típicas de la región.

Al indagar sobre esta costumbre las abuelas cuentan que anteriormente se acostumbraba a preparar varias ollas de dulces para, luego, compartirlos entre amigos, vecinos o familiares. Práctica que continúa siendo una de las más típicas de la región y que se ha convertido en la especialidad de miles de mujeres de la ‘Ruta del dulce’.

Entre la gran variedad de dulces típicos que se encuentran en diferentes puntos de la ciudad están los de leche, mango, papa, ciruela, tamarindo, piña, papaya, ciruela, tomate, ñame, arracacha, entre otros. Sin embargo, hay un dulce que no pasa desapercibido y que sin duda está hecho para deleitar el paladar de clientes con un paladar exótico.

‘El Mongo Mongo’; una receta cordobesa hecha a base de plátano, maduro, pera, mamey, tamarindo, corozo, grosella, ciruela, gengibre y panela, se ha convertido en el manjar de los vallenatos.

Sin embargo, Marlene Carrillo, una vallenata de sepa, quien lleva más de 15 años realizando estos dulces típicos y exóticos, aseguró que esta receta es meramente vallenata, pues con la diferencia de la cordobesa aquí se mezclan diferentes y más variados ingredientes.

“Esta receta es cien por ciento vallenata a diferencia de la de Córdoba aquí se mezcla el borojó, mero macho, piña, chontaduro, ciruela, jengibre, panela, plátano maduro, pera, tamarindo, corozo, papaya”, aseguró Carrillo.

El dulce que hace honor a su nombre es solicitado en gran demanda por el alto flujo de comensales que arriba a los diferentes parques de la ciudad para deleitar su gusto.

Carrillo, quien esta vez no pudo asistir a la ‘Ruta del dulce’, continúa con la tradición desde su casa, ofreciendo su dulce y trabajando para preservar la tradición de Semana Santa.