6 septiembre, 2019

Educadora de educadores

Celso Méndez De Ávila, bachiller del año 79, fue 36 años docente, en la actualidad es coordinador académico y de convivencia en la Jornada de la mañana.

Celso Méndez De Ávila, bachiller del año 79, fue 36 años docente, en la actualidad es coordinador académico y de convivencia en la Jornada de la mañana.

Oriundo del Difícil, Magdalena: “Llegué a estudiar aquí en el Loperena cuando estaba de moda el disco: Ay no llores Poncho que ya noviembre viene y el Loperena pronto se va a cerrar…, eso fue el año 77, llegué aquí en enero del año 77”, refiere el docente.

Recuerda que estudió con Lucas Socarrás y Fredys Socarrás, cuando eso estaba el doctor Antonio Serrano Zúñiga que le decían Toño Guayacán porque él tenía un disco ‘Mi viejo guayacán’. Recuerda muchas anécdotas de profesores ilustres: “Yo aquí llegué y los profesores que encontré fueron después mis compañeros de trabajo más o menos hasta el año pasa’o que salió el ultimo de esos profesores de esa generación, todavía hay uno de la tarde que es el profesor Ramiro Castro que todavía no ha salido, el que salió el año pasado fue el profesor Luis Mendoza Arevalo que el coordinador en la jornada de la tarde, fue mi profesor y después fue mi compañero durante muchos años”.

Mientras me iba contando las anécdotas vividas al interior del colegio, recorrimos las cuatro esquinas del Loperena. Al tiempo, los estudiantes recibían las clases que les impartían los profesores, los cuales tienen buenas referencias de los alumnos, quienes en las pruebas de Estado sobresalen dejando al plantel como uno de los más ‘pilos’ del país.