24 octubre, 2018

Economía digital: ángel y demonio del desarrollo

Dentro de la dinámica de los mercados globales, la economía digital surge como bondadosa alternativa que facilita el ahorro de tiempo y esfuerzos. Sin embargo, se proyecta como el verdugo más temido de la mano de obra y la empleabilidad.

Como respuesta a la necesidad de transformación y modernización para enfrentar los retos y aprovechar las oportunidades de la economía digital, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) puso en funcionamiento en septiembre pasado el Viceministerio de la Economía Digital.

Una dependencia creada con la ambiciosa meta de convertir a Colombia en la primera economía digital de América Latina para el 2025 y que, además, brinda un amplio abanico de beneficios a los colombianos, entre los que se proyectan el que cada colombiano pueda acceder voluntariamente a una carpeta ciudadana en la que se contenga información oficial, la historia clínica, historia laboral, facturas electrónicas y más. También, cada ciudadano tendrá una firma electrónica que le permitirá firmar documentos digitales sin necesidad de desplazarse a una entidad para hacerlo.

Este es solo un paso en el largo camino que, según expertos en asuntos de las tecnologías de la información, deberá recorrer Colombia y, por supuesto, Valledupar. Esta última, con muy pocos avances en el tema, según indica Héctor Urrea Ayala, abogado y especialista en Regulación de Telecomunicaciones de la Universidad Externado de Colombia y quien estará participando como conferencista en la próxima versión de Foros El Pilón: ‘Así va la competitividad del Cesar’, que se llevará a cabo mañana 25 de octubre desde las 8:0 a.m., en el Hotel Sicarare, Valledupar.

Urrea Ayala que también es master en Derecho Comunitario Europeo y master en Derecho de la Informática y la Multimedia de la Universidad Paris II; miembro del grupo de estudios en Comercio Electrónico; Telecomunicaciones e Informática (GECTI) de la Universidad de los Andes, profesor de postgrado en Colombia y México, cuenta con amplia experiencia en Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) y mercados digitales en empresas como Telefónica, Nokia y Microsoft; asegura que si bien Valledupar tiene gran potencial económico, este está siendo subutilizado y la economía digital poco explotada.

Valledupar, turismo y economía digital

De acuerdo a lo explicado por Héctor Urrea Ayala, la economía digital, en pocas palabras, “es el desarrollo de actividades económicas como soluciones y servicios, soportadas en las tecnologías como las comunicaciones o plataformas digitales que existen en el mercado actualmente”.

También señala el experto que la economía digital soporta la relación entre consumidores y productores a través de la tecnología; y que aunque hoy en día hay ejemplos tan importantes como el de Uber que sin un solo vehículo presta un confiable servicio de transporte, Valledupar no despega en este ámbito de la economía pudiendo explotar esferas como el turismo.

“Hay muchos servicios y productos que siguen ofertándose a través de la economía tradicional. Por ejemplo, para saber dónde hospedarse en Valledupar, las personas acuden a agencias; para saber los sitios turísticos para visitar, preguntan en los hoteles; pero no hay un desarrollo del turismo en términos de economía digital”, cuestiona Urrea Ayala.

Además, señaló que no hay en Valledupar, pese a toda la riqueza turística con que cuenta la ciudad, una aplicación que las personas interesadas puedan usar para conocer los sitios turísticos, ubicación, distancia y tiempo para llegar y otros servicios que pudieran estarse explotando con todas las bondades que ofrece la economía digital, como ahorro de costos de operación.

Economía digital: verdugo de la mano de obra

Según el reconocido analista e investigador del impacto de las TIC en nuestra sociedad, Nicola Stornelli, no todo es color de rosa a la hora de hablar de la economía digital, sino que debemos prepararnos para la supresión progresiva de profesiones como la de los médicos y abogados, que se proyectan para ser reemplazadas por las tecnologías que hoy desarrollan la prestación de algunos servicios de manera digital.

“El mundo está entrando en lo que Klaus Schwab, presidente ejecutivo y fundador del Foro Económico Mundial, ha llamado una cuarta revolución industrial desde la aparición del computador y, luego, de la internet; lo que nos ha llevado a unos procesos de crecimiento exponencial en todo lo que tiene que ver con la automatización de procesos”, indica Stornelli.

Asegura el experto en economía y tecnologías de la información que ya hay en el mercado impresoras de comida y zapatos en tercera dimensión, aunque posiblemente nunca se hubiera pensado.

“Inclusive, sin ir tan lejos, el último Iphone, a través de su Smart Watch, puede monitorear una cantidad de aspectos de la salud del cuerpo que lo porta. Este es solo un ejemplo de la cantidad de dispositivos móviles que van a suplir a lo que un médico general es hoy en día”, asegura Nicola Stornelli, quien también se desempeña como columnista en el diario económico Portafolio.

Según Stornelli, ese tránsito hacia la prestación de servicios automatizados ya inició y no nos hemos dado cuenta. “En los bancos, solo con el documento de identidad verifican en pocas horas todo el historial crediticio y otros comportamientos de una persona que solicita un crédito. Eso no lo hace un humano, lo hace un bot”.

La educación será el salvavidas

Pese a todos los indicadores de que la mano de obra se reducirá potencialmente con el fortalecimiento de la economía digital que conllevará a la desaparición de algunas profesiones tal y como se conocen hoy, un mensaje esperanzador salta en medio de la polémica: “Así como desaparecerán profesiones, surgirán otras nuevas. La salvación es la educación”, dice Nicola Stornelli.

Sin embargo, aunque admite los grandes adelantos que experimenta el país, asegura que en Valledupar la academia sufre de profundo atraso con respecto a otras ciudades.
“Vaya uno a preguntar en qué universidades de Valledupar, donde oferten carreras como Ingeniería Electrónica o de Sistemas, tienen laboratorios donde tengan impresoras en 3D”, cuestiona Stornelli y asegura que ese es uno de los indicadores que ubican a la ciudad en un lugar poco privilegiado de la academia nacional y mundial.

Continúa el analista asegurando que ya en los mercados globales que están inmersos en la economía digital hay impresoras como la diseñada por Gabor y Andras Forgacs, padre e hijo, quienes crearon una impresora capaz de imprimir una hamburguesa.

Según la BBC, “Peter Thiel, uno de los emprendedores más exitosos de Silicon Valley, creador de Paypal e inversionista de Facebook, apoyó el proyecto con US$350.000.”

Finalmente, y trayendo a la discusión, de nuevo, a Urrea Ayala, cabe mencionar el papel protagónico que vienen desempeñando las redes sociales en la economía digital local y es lo que se llama economía colaborativa.

“Sin embargo, estas son solo una parte de todas las herramientas que hoy interactúan en lo que se llama Economía Digital”.