7 agosto, 2012

Dos años del Gobierno Santos: Se agudizó la crisis de la salud

En el área social, la crisis del sector de la salud es el mayor lunar de los dos años del gobierno de Juan Manuel Santos. La falta de recursos económicos tiene al borde de la quiebra a la gran mayoría de clínicas y hospitales.

En el área social, la crisis del sector de la salud es el mayor lunar de los dos años del gobierno de Juan Manuel Santos. La falta de recursos económicos tiene al borde de la quiebra a la gran mayoría de clínicas y hospitales, que acusan a las EPS y al gobierno central de deberles más de ocho billones de pesos. Las IPS, a su vez, le deben a sus médicos y el resto del personal, y también a sus proveedores.

El problema financiero ha generado una crisis aguda que pone en riesgo la atención y la calidad de los servicios a los usuarios. Además, en algunos casos hay acusaciones de corrupción y de ineficiencia.

Sobre la crisis del sistema de salud, se han pronunciado los médicos, los usuarios, tanto del régimen contributivo como del subsidiado, y el problema, en lugar de solucionarse se ha agravado.

Paños de agua tibia
Al principio del gobierno, Santos dividió el Ministerio de la Protección Social, en el Ministerio del Trabajo y el de Salud; lo que se consideró un avance. Ante evidente casos de corrupción y malos manejos, se presentó la renuncia del Superintendente Nacional de Salud, Conrado Gómez.

Ese panorama el producto de la ineficiente en el flujo de los recursos financieros, los abusos y la indolencia de algunas EPS, ante los usuarios; y también la politiquería y la corrupción.

Sin embargo, a pesar del clamor general protocolizado en la pasada “Marcha Blanca”, donde se pidió la reestructuración general todo el Sistema, Santos optó por implementar medidas de emergencia orientadas a atender la crisis en el corto plazo, sin que a la vista se vean reformas estructurales al mismo, como lo han pedido los médicos y el mismo Congreso de la República.

Medidas de urgencia
Dentro de las medidas urgentes del Presidente Santos para atender la emergencia está una inyección de 1,2 billones de pesos al sistema, que serán girados de manera directa y sin intermediarios, recursos que recibirán clínicas y hospitales.

La segunda medida fue una mayor supervisión de las EPS con el refuerzo de los estándares de calidad de las mismas, lo que hará que muchas salgan del mercado y sólo queden las más fuertes y las que tengan capacidad de funcionamiento. También habrá un revolcón en la Superintendencia de Salud y se eliminará la Comisión de Regulación en Salud cuyas funciones pasarán a ser manejadas por técnicos del Ministerio de Salud.

Muy pocos logros
Se volvió al Ministerio de Salud, luego de la división del Ministerio de la Protección Social. Dentro de los logros más importantes está la aprobación de una ley en la primera legislatura que ha permitido entregar directamente a los hospitales cerca de 7 billones de pesos.

También se actualizó el Plan de Beneficios (POS), que permitirá que los colombianos tengan acceso a más servicios y tratamientos similares, tanto en el régimen contributivo (aportes), como en el subsidiado. El resultado es que 22,5 millones de afiliados al régimen subsidiado “han dejado de ser considerados como pacientes de segunda clase”.

No obstante, la gran sensación es que se han perdido dos años durante los cuales se ha agravado la situación del sector y esto pone en riesgo la salud y la vida de millones de colombianos. La Ministra, Beatriz Londoño, pidió dos meses para superar la emergencia.