29 mayo, 2021

Medio siglo después Saloa tendrá alcantarillado sanitario

La comunidad aseveró que las aguas residuales han provocado enfermedades en la piel de los niños y las calles “son lagos de infecciones por los residuos en descomposición que provienen de los hogares”.

Las aguas residuales les producen alergias y reacciones cutáneas a los niños.

Al corregimiento de Saloa, Chimichagua, luego de más de cinco décadas de espera se construirá un alcantarillado sanitario para el tratamiento de las aguas residuales debido a que en ese corregimiento no existe saneamiento básico. Esto ha provocado que las calles estén llenas de aguas servidas que producen olores nauseabundos, que atraen moscas, roedores y producen infecciones en la población.

De acuerdo con el veedor Elkin Mejía, en las calles del corregimiento se acumula una gran cantidad de aguas residuales que afectan a la población, en especial a los niños debido a que los infantes las pisan y estas les producen comezón en el cuerpo y un sarpullido porque son altamente contaminadas. 

“Aquí en el corregimiento desde hace más de 50 años padecemos porque no tenemos un alcantarillado sanitario. Vivimos con los malos olores y siendo testigos de la putrefacción de nuestras calles porque se crean pequeñas lagunas de hongos y materiales sólidos que se descomponen”, manifestó Mejía. 

Señaló que durante muchos años han solicitado el saneamiento básico para el corregimiento porque aproximadamente las 3.000 personas que residen en ese territorio no soportan continuar viviendo en medio de aguas residuales que amenazan su salud. Las calles de ese territorio carecen de pavimentación por lo que la tierra, piedras y vegetación contribuye a que las aguas residuales se estanquen y se produzcan mayores focos de infección. 

Lea también: En Media Luna siguen esperando solución ante la falta de agua potable

Gabriela Torres, habitante de este corregimiento, comentó que la falta de un alcantarillado sanitario dificulta la movilidad de los vehículos, motos y bicicletas porque se forman en las vías “barriales llenos de aguas que pasan de color negro a verde por la cantidad de baba y bacterias que acumulan”

“Yo tengo dos hijos que los cuido mucho porque al salir de la casa se topan con las aguas residuales por todos lados. En frente de mi casa hay como unos canales por donde pasan los residuos de otros hogares y el olor es insoportable”, argumentó Torres. 

Agregó que los adultos mayores sufren por la presencia de las aguas servidas porque algunos al tener dificultades al caminar no pueden esquivarlas y se ensucian sus piernas con el agua putrefacta, que le ha causado a varios de sus vecinos llagas en la piel y enrojecimiento. 

Además de acumular desechos de los hogares también se mezcla con la basura, ocasionando mayor contaminación en la zona y que los animales silvestres se sientan atraídos a las calles a comer de la basura descompuesta. Lo anterior también le preocupa a la comunidad porque muchos animales que provienen de los bosques cercanos son violentos y pueden atacar a las personas. 

LA OBRA QUE LES DA ESPERANZA

Por la problemática sanitaria que atraviesan los pobladores de Saloa, la Gobernación del Cesar firmó un convenio tripartita con el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio y el municipio de Chimichagua. Por medio del acuerdo, Aguas del Cesar contratará para que se lleve a cabo el proyecto de construcción del alcantarillado sanitario, estaciones de bombeo y un sistema de tratamiento de aguas residuales. 

Le puede interesar: Levantan bloqueo en Cerrejón: ¿Cuál será el futuro de los extrabajadores?

De acuerdo con la Gobernación del Cesar, la obra tendrá una inversión de aproximadamente $10.089 millones y será ejecutada en 10 meses, durante los cuales se instalarán 15.287 metros lineales de redes de alcantarillado y 717 conexiones domiciliarias. 

También se construirá una línea de impulsión de 877 metros lineales que contará con un sistema eléctrico y uno fotovoltaico para el aprovechamiento de la energía alternativa, que permitiría reducir los gastos de operación del sistema. Además de mejorar la calidad de vida de los habitantes, también reducirá la carga ambiental que recibe la ciénaga de Zapatosa, donde terminan las aguas residuales. 

Lina Prado, gerente de Aguas del Cesar, aseveró que el Plan Saloa Integral además de contemplar el alcantarillado sanitario, también tiene prevista la construcción de 10 aulas y cuatro baterías sanitarias en la institución educativa Camilo Namén Frayja, la instalación de zonas wifi para el acceso a internet gratis, el mejoramiento de 100 viviendas, la construcción de un centro cívico con escenarios deportivos, plaza central, tarima y espacios urbanos, así como un muelle para conectar la ciénaga de Zapatosa con el turismo.

“El proyecto aumentará la cobertura del alcantarillado sanitario de 0 % a 100 % y garantizará el adecuado tratamiento de las aguas residuales. También reducirá la carga contaminante hasta en un 95 % y reactivará la economía local gracias a la dinámica laboral que generará con la mano de obra requerida para su puesta en marcha”, explicó Galindo.

Por: Namieh Baute Barrios / EL PILÓN