30 agosto, 2021

Delfina Inés abre su corazón y recuerda momentos especiales al lado de su padre Jorge Oñate

Seis meses han pasado desde el fallecimiento del cantante vallenato, pero en su familia el dolor y su recuerdo sigue presentes como el primer día.

Delfina Inés y su padre Jorge Oñate durante la celebración de Fin de Año el 31 de diciembre de 2020.   
FOTO: CORTESÍA.

Las fiestas de Fin de Año de 2020 fue la última celebración que disfrutó Delfina Inés Oñate con su padre, el maestro Jorge Oñate, en el departamento de Córdoba, atesorando en su memoria los más lindos recuerdos de ese momento en el que el ‘Jilguero’ pudo compartir con sus hijos, nietos y esposa. 

Tal y como se aprecia en imágenes publicadas en redes sociales, el maestro estuvo acompañado de toda su familia, quienes viajaron hacia ese departamento de la región Caribe para darle la bienvenida a un nuevo año y agradecerle a Dios por mantenerlos unidos y con salud a pesar de las adversidades. 

“Fue un momento muy especial que compartimos con la familia de mi esposo, que es de la sabana, pasamos un momento inolvidable; compartimos muchas fotos, recuerdos de fin de año, charlando todo lo que había pasado en el 2020 y dándole la gloria a Dios por haber pasado ese año tan difícil, que fue un año del covid-19 que todos lamentamos, y pasamos invictos toda la familia gracias al Señor”, dijo Delfina Inés a EL PILÓN. 

De otro lado, su hija elogió también el amor que tenía el intérprete por sus nietos, asegurando que el papel de abuelo lo desempeñaba mejor que el de padre, ganándose el respeto y cariño de todos sus descendientes. 

Jorge Oñate junto a sus nietos. 
FOTO: CORTESÍA.

“Como abuelo todavía fue mejor que papá; fue un abuelo consentidor, fue un abuelo que les dedicó el doble de tiempo que a nosotros. Fue pechichón y amoroso, por lo que a ellos les ha dado muy duro la pérdida de mi papá porque fue más que un abuelo fue un papá y todos los nietos le decían así: papá”, contó Delfina, quien recordó el popular video del maestro manejando bicicleta con los hijos de Jorge Daniel en cuarentena. 

Lea también: Diomedes de Jesús Díaz y Franco Argüelles, ¿la nueva unión del vallenato?

“Las mellas y los hijos de mi hermano menor fueron los que más compartieron con él porque viven en Valledupar. Estaban con él y no les negaba nada. Ese día del vídeo les dijeron que se montaran en la bicicleta; mi papá se comportaba como un niño cuando estaba con ellos”, agregó. 

Mencionó que Jorge Oñate por sus giras musicales pasaba el mayor tiempo fuera de casa, pero que siempre estaba presente en los momentos especiales en familia, ya que ese era su mayor tesoro. 

“Fue un padre responsable, estricto, pero a la vez muy entregado a su familia en los momentos que compartía con nosotros, porque casi la mayoría del tiempo se lo dedicaba a su música, pero en el tiempo que podía compartir en familia podíamos ver en él esa parte que no veía el público: un hombre entregado, amoroso, alegre y con un corazón inmenso”, afirmó. 

EL APOYO EN SU CARRERA

Jorge Oñate dejó un legado de cincuenta años de trayectoria musical.
FOTO: CORTESÍA.

Otro aspecto que tocó Delfina Inés en la entrevista fue el apoyo de su familia a la carrera del ‘Jilguero’, quien fue uno de los artistas más representativos del folclor vallenato con 50 años de trayectoria. “Los lanzamientos de antes no se vivían como los de ahora. Antes era un despliegue publicitario, siempre lo acompañábamos desde muy chiquitos y estábamos con él respaldándolo. Por ejemplo, cuando yo estudiaba en Barranquilla y había un lanzamiento me desplazaba a donde estuviera él para respaldarlo en todo lo que necesitara y que le pudiéramos colaborar en todo”, dijo.

Asimismo, reveló que su canción preferida es ‘Volví a llorar’ por el “sentimiento” y el “corazón” que su papá le imprimió al tema que volvió a grabar hace un par de años en colaboración con su ahijado Silvestre Dangond, convirtiéndose en uno de los favoritos de los amantes del vallenato. 

“El me nombraba en casi todos los CD que sacaba y una de las canciones que más me gusta es ‘Volví a llorar’ porque deja un mensaje muy lindo y la canta con mucho sentimiento. Cada vez que la cantaba siento que lo hacía con el corazón, a pesar de que la grabó hace muchos años y ahora que la volvió a grabar uno percibe el mismo sentimiento, el mismo amor y el corazón que le ponía casa vez que la cantaba. Cuando no estaba con él y la escuchaba se me venían tantos recuerdos a mi corazón”, expresó. 

No deje de leer: “Jamás te olvidaré, papá musical”: el emotivo mensaje de Iván Zuleta a Diomedes Díaz

LA JOCOSIDAD DE JORGE OÑATE 

Jorge Oñate se caracterizaba por su buen sentido del humor y sus ‘salidas’ cada vez que daba su opinión sobre temas del folclor o de su vida cotidiana. Sobre esta particularidad, Delfina Inés recordó una anécdota que vivió junto a su padre en su finca. 

“Un día estábamos en la finca y llegó un señor que iba a trabajar allá. Mi papá era buen anfitrión y cuándo llegó el trabajador le dijo: ‘Qué te provoca, qué te brindamos de desayuno; hay carne molida, arepa de queso…’ Y este le contestó: ‘No, yo no como eso’ y le dice mi papá: ‘Y tú te la vas a tirar de artista, si el artista aquí soy yo’ (Risas). Todo el mundo estaba con una carcajada escuchándolo con esas salidas que no las pensaba para decirlas”, recordó. 

Por otra parte, dijo que la pérdida de Jorge Oñate, quien cumplió seis meses de fallecido el pasado 28 de agosto, ha sido muy dura para su familia, quienes lo recuerdan todos los días cada vez que escuchan sus canciones o que alguno de sus fanáticos se acerca para saludarlo, como sucedió en un centro comercial en Montería, Córdoba, y junto a su mamá, Nancy Zuleta, recibieron la muestra de cariño de un ‘Oñatista’. 

“Se nos acercó una persona de la nada y nos dijo: ‘¿Tú eres Nancy, tú eres Delfina Inés? Yo soy fanático de Jorge y me ha dolido muchísimo su muerte y en mi familia hemos vivido el duelo de él porque lo queríamos mucho’. Eso por una parte es agradable porque mi papá sembró muchos años al público y dejó de pasar momentos con la familia para dedicárselos a ellos, pero también para el duelo que tienes que vivir día a día es muy duro porque es recordar todos los momentos que viviste, el amor, la entrega, tantos trasnochos, tantos momentos y uno a veces siente que le faltó mucho, pero estamos aferrados a Dios y sabemos que el Señor lo tiene en mejor lugar”, dijo. 

Finalmente, pidió a los ‘Oñatistas’ seguir escuchando la música de su padre para que su legado en la música vallenata perdure en el tiempo, considerando que es el mejor homenaje póstumo que le puedan hacer.

POR: CARMEN LUCÍA MENDOZA CUELLO/ EL PILÓN