12 mayo, 2020

“Debe haber un cambio en las prioridades de inversión”: alcalde Carlos Toro

En conversaciones con el diario EL PILÓN, el alcalde de Pailitas, Carlos Javier Toro, explicó cómo se afronta el cierre de la economía y el confinamiento obligatorio en un municipio de sexta categoría.

Carlos Javier Toro, alcalde de Pailitas. 

FOTO/CORTESÍA.

Además de la crisis sanitaria y económica, la pandemia provocada por el coronavirus ha dejado sobre el camino varias enseñanzas, en el caso de los mandatarios municipales, la importancia de priorizar la inversión de los recursos públicos. En ese sentido, el alcalde de Pailitas, Carlos Javier Toro, señaló que los mayores desafíos a nivel  municipal son la vivienda y el sustento de las familias.

Lee también: “Llegamos a la alcaldía y de lo malo nos dejaron lo peor”: Carlos Javier Toro

¿Qué ha enseñado esta crisis sanitaria y económica?

Nos ha enseñado a tomar decisiones con firmeza  y de manera pronta, sobre todo en la priorización de los recursos, tan importante en esta etapa. Aquí el tema es que no se puede echar dinero en contratación innecesaria. La pandemia nos ha enseñado o reafirmado que hay priorización de recursos y que hay derechos básicos como la salud, la alimentación y la vivienda, que deben ser el norte, las banderas de cada municipio. La inversión siempre debe ser enfocada hacia eso.

La pandemia confirmó las prioridades sociales…  

El agua y la vivienda son prioridad. En esta pandemia nació una crisis por aquellas personas que no tienen vivienda y están pagando arriendo. El arrendatario es presionado por el arrendador. Aunque el decreto diga que no se puede cobrar, en municipios como Pailitas muchos arrendadores dependen de esos ingresos entonces surgen pugnas. Es una necesidad urgente la vivienda. Debe haber un cambio en las prioridades de los mandatarios. Se reafirmaron las prioridades. Hay muchas cosas en las que no se pueden derrochar recursos públicos. 

Por ejemplo…

Hay muchos programas sociales muy buenos, pero en un municipio como el nuestro (Pailitas) no te puedes gastar $20 millones en un contrato de papel porque las necesidades son demasiadas. Con $20 millones se puede construir un parque biosaludable. En una ciudad eso no es nada porque ya los tienen, pero a nosotros nos hace falta. Acá la dinámica es diferente.

Pailitas es uno de los municipios que inicia la reapertura gradual. ¿Cómo se organizan?

Estamos preparando todo para la reapertura del municipio. Lo que vamos hacer ahora es permitir que los establecimientos reinicien su actividad comercial. Para ello vamos tomar unas medidas como conformar equipos y unidades de apoyo. Como nosotros somos un corredor turístico creamos un Grupo de Inteligencia anticovid-19 que consiste en habilitar dos puntos de ingresos y de salida al municipio.

Te puede interesar: En Pailitas declararán calamidad pública para enfrentar Covid-19

¿Cuál será el trabajo del Grupo de Inteligencia anticovid-19?

Lo que vamos a hacer es a verificar quiénes entran a nuestro municipio y a qué entran: si entran de paso o si ingresan a un restaurante. Se utilizarán unos termómetros para medir la temperatura. Ante cualquier anormalidad  se hace el llamado al respectivo personal médico. Esto va para los vehículos pequeños y de transporte intermunicipal.

En ese mismo punto el Grupo de Inteligencia anticovid-19 tiene las herramientas para realizar un proceso de sanidad como un lavado.

¿Y cómo se vigilarán los protocolos en el comercio interno?

De manera interna se fortaleció un equipo de control a los establecimientos y obras de infraestructura. Se les hará seguimiento. Esto va también para la Alcaldía que entrará en ‘Pico y Secretaría’: se abrirá la Alcaldía pero se trabajará por Secretaría. Por ejemplo, el lunes le tocó a la Secretaría de Gobierno, el martes a la de Salud. Las dependencias se rotarán y se permitirá el ingreso de máximo diez personas.

¿Han conversado con los comerciantes? ¿Cómo están económicamente?

El comercio ha colapsado. Estamos en constante comunicación con ellos y el tema es la necesidad de reactivar la dinámica que traíamos.

Sin duda la reapertura es un desafío y un respiro para la economía…

Un respiro y desafío a la vez y uno debe tomar todas las medidas. Ya tenemos un Centro de aislamiento covid-19: es un lugar amplio de casi una hectárea donde se pueden albergar los médicos en caso de presentarse un caso. También estamos  habilitando una sala especial en el Hospital Heli Moreno.

Estamos gestionando ayudas humanitarias, pero como somos un municipio de escasos recursos, esas ayudas humanitarias las vamos a implementar en caso que el covid-19 haga presencia en nuestro municipio y toque confinarse. Entonces allí se suministrarían las ayudas a las personas.

Por otro lado, ¿limitará la pandemia algunos objetivos del Plan de Desarrollo?

Más que limitarlos, cambia el enfoque y trata de adaptarse el Plan de Desarrollo Municipal a lo que el covid-19 está decantando.

Además de la pandemia, ¿cuáles son los desafíos primarios en Pailitas?

La vivienda, el alcantarillado, la educación y el Hospital Heli Moreno Blanco.

No dejes de leer: Pailitas y la urgencia de ayuda para no caer en un colapso económico

¿Qué pasa con el Hospital Heli Moreno Blanco? Esencial en momentos de pandemia…

Realmente veníamos con una prestación negligente del servicio; el Hospital tenía debilidades financieras y la infraestructura en mal estado. Estamos recuperando esos espacios  y realizando las acciones para ver si podemos reorganizar nuestro hospital, que a propósito está enfrentando una crisis porque ha menguado el ingreso de recursos.

Lo ingresos no solo han menguado en el hospital. ¿Cuál es la situación financiera del municipio?   

Estamos mal. Nosotros veníamos con un recaudo impresionante. En dos meses se había recaudado por impuesto predial lo de casi todo el año (70 %), pero pasó la pandemia y todo menguó.

¿Qué pasa en un municipio como Pailitas cuando mengua el pago de impuestos?

Inmediatamente mengua la inversión porque nosotros dependemos directamente de eso.

¿Qué otra fuente significativa recibe el municipio?

El concepto de regalías, lo que llega por bienio y anualmente. Pero aquí debes escoger qué resuelves entre lo poco que llega: recursos propios y regalías. Y a esos pocos recursos hay  que agregarle que nosotros tenemos una deuda grande de $1.800 millones que debe ser cubierta con recursos propios.

La situación  es más compleja en un municipio de sexta categoría. Por sacar una diferencia, Valledupar paga casi el doble trimestralmente por la Ley 550…

Para nosotros $1.800 millones es una deuda multimillonaria. Es mucho dinero. Le voy a poner un ejemplo: el ingreso por impuesto predial está presupuestado por $270 millones de pesos. Con los otros impuestos hacemos algo más de $1.000 millones. Entonces deber $1.800 millones es mucha plata. Es casi sacrificar un año completo pagando la deuda.

Que además son obras que no se realizarán

Eso se traduce en que dejas de invertir en la planta de tratamiento, se deja de adecuar el hospital, acondicionar un parque, mengua la inversión en vías.

Por: Deivis Caro Daza / EL PILÓN