1.524

millones es la inversión

32

familias beneficiadas

El proyecto piscícola que nació de la minería bien hecha en el Cesar

Una minería amigable con el medio ambiente, que propende por la generación de empleos y mejorar las condiciones de vida para las comunidades en las que se explota algún título minero y una licencia ambiental, es la bien hecha.

 

Buscando facilitar la unión de esfuerzos técnicos y administrativos, la Gobernación del Cesar y el Grupo Prodeco constituyeron la primera alianza público privada en la historia encaminada a mejorar las oportunidades de desarrollo económico, ambiental, de educación, agricultura y fortalecimiento institucional de las comunidades de los municipios del corredor minero del departamento.

 

De esa unión nació el primer proyecto piscícola, que busca desligar la pesca artesanal y llevarla a la formalización desde sus propios gestores. 32 familias que conforman la Asociación de Productores Agropecuarios Puente Seco, Asopraps, son los primeros beneficiados con una granja piscícola.

 

Hernán González Navarro, es un hombre de 49 años, que nació siendo pescador como su padre. “Somos pescadores del corregimiento de Puente Canoa (El Paso). Cuando tuve conocimiento para saber sobre la vida tomé la iniciativa de irme a pescar y con el trascurrir del tiempo buscamos la mejoría”, dijo este hombre, padre de cuatro hijos.

 

Toda una vida recorriendo las aguas de los ríos Cesar y Calenturitas, lo llevaron a establecerse con su familia en el corregimiento de La Loma, potencial minero del Cesar, desde allí salía en motocicleta, bicicleta y hasta caminando por el sustento. “Era muy duro por eso ya establecidos en La Loma nos organizamos como asociación de pescadores, ya organizados el Consejo Comunal solicitó una consulta previa y de ahí salió esta compensación, que hoy en día le agradecemos a la empresa Prodeco. Vemos viable este proyecto porque ya no tendremos que estar metidos en el río; con el proyecto tenemos una empresa estructurada y estamos pensando en grande”.

 

 Esta iniciativa tiene como propósito cultivar seis toneladas de tilapia por mes, así como también sembrar alevinos de tipo bocachico. En el primer acto se sembraron 25.000 en 18 tanques.

 

La minería obligó a que este grupo de pescadores emigraran de las aguas dulces a los estanques artificiales. “El cambio lo hemos aceptado porque es una manera viable; ya no pensamos como pescadores sino como empresarios. Estamos pensando en grande. Nosotros no tuvimos la oportunidad con nuestros padres de estudiar una carrera como deberíamos, pero ya montando una empresa que nos han dado la oportunidad, ahora pensamos en el futuro de nuestros hijos. Con este proyecto hay una facilidad que ellos y los nietos, pueden salir adelante”, recalcó el pescador que ejerce el oficio desde los 12 años como profesión.

 

Comercializadores

De pescadores artesanales pasarán a liderar la comercialización y hasta exportaciones de varias especies de alevinos en el Cesar.

 

Charlis Adolfo Maestre, vicepresidente de la Asociación de Productores Agropecuarios Puente Seco, Asopraps, así lo resaltó.

 

“Hoy, por los motivos del cambio climático y parte de la minería, además de empresas palmeras, nos han desviado los ríos y nos han dejado sin pesca. Este proyecto que se realiza como compensación Prodeco. Estamos siendo beneficiados, pero entre 2014 y 2015, fuimos muy afectados por el fenómeno de La Niña y los desvíos de ríos”.

 

El proyecto incluye la inversión de $1.524 millones y tendrá la técnica de geo membrana, en 18 jaulas que puedan garantizar el cultivo de tilapia roja y de bocachico.

 

“Nos capacitarán durante tres años, del cual llevamos uno, y vamos a empezar a obtener ingresos más o menos en seis meses con este proyecto. Ha sido bueno, pero también podemos decir que sufrimos mucho y que estamos peleando, tratando de conservar la forma de los ríos nativos. Hay otras familias de pescadores que no sean conformado, pero deberían asociarse, para que tengan estos beneficios. Deben constituirse”, señaló Charlis Adolfo Maestre.

 

Entre el grupo de beneficiarios hay analfabetas. “Algunos de mis compañeros no saben ni leer, ni escribir. Damos gracias por las capacitaciones, pero también pensamos en el proyecto y futuro de nuestros hijos. Seguiremos luchando por nuestra comunidad porque hay más pescadores artesanales que no están en este proyecto y que pertenecen al municipio y al corregimiento de La Loma”.

 

Técnica

Álvaro Martínez, gerente de la empresa desarrolladora del proyecto, explicó que la tecnología se conoce como biofloc y consiste en el uso de microorganismos para descomponer la materia orgánica del agua.

 

“Una de las condiciones es que el agua sea la misma siempre y tener altas densidades de pescado. Esta tecnología permite por microorganismos transformar la materia orgánica en compuestos que se van evacuando dentro del mismo tanque, y un uso extensivo de oxígeno dentro del agua”, declaró Martínez.

 

Para cristalizar este proyecto, Prodeco trabajó con la asociación de pescadores durante tres años, donde los capacitó para que hoy puedan liderar una empresa formalmente constituida y habilitada para cultivar, comercializar y hasta exportar pescado desde el corregimiento de La Loma, jurisdicción de El Paso, hacia otras partes del mundo.

 

El proyecto se puso en marcha en febrero de este 2018 y se espera que Asopraps tenga 25.000 alevinos mensuales, traducidos en las seis primeras toneladas de tilapias rojas listas para su expendio.

 

 

Alianza estratégica

En julio del año anterior se firmó en Valledupar un convenio entre el Grupo Prodeco y la Gobernación del Cesar por el fortalecimiento y participación conjunta de los pobladores de La Jagua de Ibirico, Becerril y El Paso, en proyectos educativos, ambientales, agrícolas, mineros, de emprendimiento, entre otros.

 

La firma del convenio incluye compromisos para abordar el eje educativo, el mejoramiento de la calidad educativa, alfabetización para adultos, educación rural, nivelación de bachilleres, apoyo psicosocial y modelos educativos flexibles para niños. Estas actividades, algunas ya desarrolladas, cuentan con el aval del Ministerio de Educación, así como con el apoyo y soporte de la Secretaría Departamental de Educación, la Universidad Nacional y otros actores del sector.

 

Para la intervención agrícola, medioambiental y de emprendimiento, las entidades del sector público y privado ejecutarán, en conjunto con los pobladores de los municipios beneficiados, proyectos de piscicultura, desarrollo rural, apicultura, cadenas productivas en café y cacao, programas de educación ambiental, y un ambicioso programa de agroturismo que impulsará el desarrollo turístico en la ciénaga de Zapatosa y la serranía de Perijá, aprovechando los recursos culturales, históricos y naturales de esta región, con el fin de convertir esta zona del Cesar en foco del turismo ecológico.

 

Finalmente para las líneas de minería y fortalecimiento institucional, se trabajará en proyectos de investigación, así como el fomento de recursos mineros, proyectos de emprendimiento bajo el apoyo de Cemprende y capital semilla; así como el fortalecimiento de capacidades institucionales locales en el marco de los planes de desarrollo de cada municipio, con el acompañamiento y asesoría del PNUD.

 

Datos

Drummond hoy cuenta con cerca de 2.000 millones de toneladas de reservas en los proyectos La Loma, El Descanso, Rincón Hondo, Similoa y Cerro Largo, los tres últimos en proceso de licenciamiento ambiental.

 

Prodeco es el tercer productor de carbón térmico de exportación en Colombia y sus minas en el Cesar son: Calenturitas, Proyecto La Jagua, Consorcio Minero Unido, Carbones de La Jagua y Carbones el Tesoro.

 

El proyecto articulado entre el gobierno público del Cesar con Prodeco, por medio de una Alianza Público Privada, consiste en la instalación de 18 estanques de geo membranas, donde sembraron 25.000 alevinos que se traducen en seis toneladas mensuales listas para su comercialización.

 

Son tres empresas que sacan el carbón del Cesar para llevarlo a otras partes del mundo: Drummond, Murray Energy Corp (CNR) y Grupo Prodeco (Glencore).

 

 

Son 32 familias que integran la Asociación de Productores Agropecuarios Puente Seco, Asopraps, quienes tendrán capacidad para cultivar y vender especies como tilapia y bocachico en el eje minero del departamento.

>