Publicidad
Columnista
5 diciembre, 2022

Cosas de nuestro idioma

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Dario Arregoces

Dedicamos la columna de hoy a explicar la validez de ciertas expresiones de uso frecuente, que pueden generar dudas, con el fin de aportar un granito de arena al buen uso del castellano.


Dedicamos la columna de hoy a explicar la validez de ciertas expresiones de uso frecuente, que pueden generar dudas, con el fin de aportar un granito de arena al buen uso del castellano. Empezaremos por la expresión: ‘lapso de tiempo’. El significado |de la palabra lapso según el diccionario de la Real Academia Española, RAE, es: “Tiempo entre dos límites”. Luego, si lapso se refiere a tiempo, podríamos pensar que la expresión: ‘lapso de tiempo’, es redundante ¿cierto? No obstante, la RAE avala la expresión, y agrega como válidas también: ‘espacio de tiempo’ y ‘período de tiempo’.
Seguimos con el editorial de EL PILÓN (1 de diciembre de 2022, p. 8) donde se lee: “[…] y entender que el mototaxismo es una oportunidad de ingresos para muchos miembros de la población joven y deben buscársele alternativas que lamentablemente no se podrán lograr en el inmediato plazo”. Es aquí donde nos detenemos: “inmediato plazo”. ¿Lo inmediato tiene plazo?, pues bien, lo inmediato es lo instantáneo, su equivalente en latín es ‘ipso facto’ o en el acto. Ahora bien, parecería contradictorio decir ‘plazo inmediato’ en la medida en que lo inmediato no tiene plazo. No obstante, la RAE avala la citada expresión en el sentido que puede equivaler a ‘sin tardanza’.
Asimismo, tenemos la expresión: intemperie. Cuyo significado según la misma fuente es: ‘ambiente atmosférico considerado como variaciones e inclemencias del tiempo que afectan a los lugares o cosas no cubiertos o protegidos’. En términos coloquiales es lo que está expuesto a las inclemencias del tiempo. No obstante, se escucha decir ‘interperie’. Expresión incorrecta, pues no hace alusión al tiempo.
Finalmente, y ya que estamos ‘ad portas’ de comenzar un nuevo año surge la duda si lo correcto es decir uno de enero o primero de enero. Sobre este punto, la RAE expresa que ambas expresiones son correctas bien sea que se emplee como ordinal: primero de enero, o como cardinal: uno de enero. Pero en el día dos y siguientes tenemos que usar los cardinales, pues los ordinales no son correctos.
Nota de cierre: Esta columna se tomará un merecido descanso, por lo que retornaremos en el mes de enero, si el Dueño de la Vida lo permite. Solo me resta desearles unas felices fiestas junto con sus seres queridos.

Darío Arregocés
darioarregoces@hotmail.com