15 octubre, 2013

Consejo Comunitario pide titulación de Guacochito

Después de 200 años, la comunidad solicita que les titulen sus terrenos para así tener beneficios en diferentes campos.

Titulación colectiva de terrenos ancestrales que han ocupado por años, pidió al Instituto Colombiano de Desarrollo Rural, Incoder, el Consejo Comunitario ‘Arcilla, cardón y tuna' del corregimiento de Guacochito, al norte de Valledupar.

Este y otros cinco consejos comunitarios más del municipio lideran los procesos de titulación colectiva de sus territorios ancestrales en el Caribe colombiano.

Según el alcalde de Valledupar, Fredys Socarrás Reales, después de 200 años de olvido, es solicitada la titulación colectiva que va a redimir una población que será propietaria y a la vez generará desarrollo socioeconómico, “podrán ejercer sus derechos, atrás quedaron la exclusión, pobreza y criminalidad que los afectó en el pasado”.

Entre tanto, Gabriel Turriago, coordinador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, en el Cesar, explicó que la restitución de los derechos colectivos y el reconocimiento de los consejos comunitarios, es un paso adelante en la búsqueda de la paz y el desarrollo humano, “en tanto que, después de dos siglos, estas comunidades están buscando la seguridad jurídica y la inclusión social y política que demanda el estado social de derecho en Colombia”.

El consejero territorial, Ricardo Romero, aseguró que lo importante de esto es que van a proteger y a blindar los terrenos que son de uso colectivo de la comunidad, “queremos tener autonomía y ahora jurídicamente vamos a ser propietarios de nuestros terrenos”.

El proceso
La titulación que este consejo está solicitando es de sabanas comunales del Estado, un tema complicado, según dijo el director territorial del Incoder en el Cesar, Eduardo Mena y será la Junta Directiva de esa entidad la que decida si otorga la adjudicación o la niega.

“Según la Ley 160 las sabanas comunales no se pueden adjudicar”, explicó el funcionario, quien aseguró que en Islas del Rosario lograron que se les adjudicara con un fallo de la Corte, por eso la expectativa hoy.

En caso de que le adjudiquen el terreno, los nuevos propietarios no podrán vender los predios, debido a que estos serán del consejo comunitario.

Las sabanas comunales son propiedad del Estado y las personas las pueden usufructuar, pero no pueden ser objeto de cerramiento o venta. En este caso sería una adjudicación colectiva y tampoco se podría vender o negociar de manera individual.

La adjudicación de este tipo de sabanas es un trámite demorado, precisamente por la prohibición que existe de las mismas; sin embargo, hay expectativas por lo ocurrido en Islas del Rosario en donde lograron que se les adjudicara.

Sandra Santiago B.

sandra.santiago@elpilon.com.co