Condenado ex gobernador Hernando Molina Araujo

Sería trasladado a Bogotá

El ex gobernador del Cesar, Hernando Molina Araujo, fue condenado por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia a la pena de siete años y seis meses de prisión, al encontrarlo responsable del delito de concierto para delinquir agravado, al tener nexos con grupos paramilitares, según ese alto tribunal. El ex gobernador fue condenado igualmente a pagar una multa de 3.300 millones de pesos (unos 1,7 millones de dólares).
La decisión de la Corte contra Molina es de única instancia y no es apelable.
Trascendió que al igual que la condena que le fue impuesta a Álvaro Araujo Castro, ex senador de la república y primo de Molina Araujo, al final de la sentencia se compulsaron copias a los organismos correspondientes para que  lo investiguen por delitos de lesa humanidad cometidos por las Autodefensas Unidas de Colombia.

Según informó la Fiscalía General de la Nación, varios agentes del Cuerpo Técnico de Investigación en Valledupar fueron hasta su casa para recapturarlo y de inmediato iniciar los trámites para su traslado a Bogotá, el cual se cumpliría ayer mismo en un vuelo comercial.

El ex mandatario, quien estaba gozando de un beneficio de libertad condicional por vencimiento de términos logrado por su abogado defensor tras tres años y medio de cárcel, era procesado por el delito de concierto para delinquir dentro del llamado escándalo de la ‘parapolítica’.  A Hernando Molina Araujo se le relacionó con nexos con el ex jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, conocido con el alias de ‘Jorge 40’, quien comandaba el Bloque Norte de las Auc.

En el juicio contra Molina Araujo pesó el testimonio del desmovilizado Guillermo De Hoyos, alias ‘Memo’, quien a comienzos del 2009 señaló al ex gobernador de haberse reunido en varias oportunidades con el extraditado jefe de las AUC, Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’.

El testigo aseguró que luego de esas reuniones los ‘paras’ amenazaron al entonces candidato a la gobernación del Cesar, Cristian Moreno Panezo, quien se retiró de la contienda y dejó a Molina como único aspirante. En su momento, la Fiscalía aseguró que “Hernando Molina se concertó con la organización criminal paramilitar comandada por ‘Jorge 40’, para constreñir a través de la amenaza a parte del electorado en el Cesar para imponer una candidatura única”.
De esta probada relación con los paramilitares surgió la acusación que, por concierto para delinquir, le fue endilgada al dirigente.

Los familiares de Hernando Molina Araujo aseguraron que son respetuosos de la decisión del alto tribunal, aunque no la comparten.