3 agosto, 2018

Con maratón de Agencia de Tierras se hizo entrega de títulos en San Diego

En el municipio cesarense se beneficiarán 1.156 familias con la entrega de los predios donde funcionan instituciones educativas y centros de salud.

En dos años, la ANT benefició a 55.000 familias en Colombia.

En una maratónica jornada adelantada el día de ayer, el director de la Agencia Nacional de Tierras, Miguel Samper Strouss, se despidió haciendo la última entrega de títulos, que benefician a 5.295 familias campesinas de nueve departamentos del país.

Los eventos se realizaron de manera simultanea con distintos funcionarios de la Agencia de Tierras, en los municipios de Charta, en Santander; Villa de Leyva, Boyacá; Caucasia, Támesis y Yarumal, en Antioquia; San Diego, Cesar; Popayán, Cauca; Buesaco, Nariño; Sardinata, Norte de Santander; Valle del Guamuez, Putumayo; y Valencia, Córdoba.

Para el caso de San Diego, el evento se llevó a cabo a las 10:00 de la mañana en la Institución Educativa Rafael Uribe Uribe. Sede José Martí, donde se hizo entrega de seis escuelas rurales, cuatro centros de salud y un comedor estudiantil para niños campesinos beneficiando a 1.156 familias.

Los predios fueron entregados a la Alcaldía Municipal, en cabeza de Elvia Milena Sanjuan, donde están ubicadas la Institución Educativa Nueva Flores, sedes Los Tupes y Las Pitillas; Institución Educativa Rafael Uribe Uribe, sedes Santo Cristo, básica primaria, José Martí y Los Brasiles; así como los centros de Salud de Los Tupes, El Rincón, Tocaimo y Las Pitillas.

”La Agencia Nacional de Tierras no va a parar ni un solo segundo, hasta cumplir con su cometido de llenar el campo de propietarios. Con las del jueves son ya 55.000 las familias que hemos impactado en dos años de gestión. Nos despedimos así y agradecemos a todos y cada uno, nuestra razón de ser, los campesinos de Colombia”, dijo Miguel Samper Strouss, director de la Agencia Nacional de Tierras.

Con esa cantidad, aseguró Samper Strouss que se dobló la cifra entregada entre 1961 y 2015 por el ya liquidado Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), que logró tan sólo entregar alrededor de 600 mil títulos; es decir, 11 mil por año. “Lo hicimos con compromiso de trabajar con las comunidades, con transparencia”, acotó.