25 enero, 2020

Comidas extrañas o exóticas

En el mundo hay infinidad de comidas extrañas, las cuales algunos catalogan como asquerosas. Comencemos con una fruta llamada durián la cual es muy apestosa, es un clásico en los mercados del sudeste asiático, mejor dicho, de las afueras de los mercados porque los puestos que las venden normalmente están en el exterior para no […]

En el mundo hay infinidad de comidas extrañas, las cuales algunos catalogan como asquerosas. Comencemos con una fruta llamada durián la cual es muy apestosa, es un clásico en los mercados del sudeste asiático, mejor dicho, de las afueras de los mercados porque los puestos que las venden normalmente están en el exterior para no contaminar con su aroma el resto de productos.

Describirlo no es fácil, pero si sirve como referencia el prestigioso Instituto Smitsonian definió su olor como “trementina y cebolla combinado con un calcetín usado en el gimnasio”.

Por fuera tiene un aspecto similar a la guanábana, está recubierta por una característica cáscara repleta de protuberancias puntiagudas que obliga a usar guantes para manipularla y su textura es como la del aguacate, pero para nada igual en aspecto ni mucho menos en olor y sabor. Aquí en Colombia tenemos el caldo de raíz o sopa de pene de toro, el cual según dicen tiene “poderes” afrodisiacos, es muy similar a un ñerbo de la pata de res.

También están las criadillas, las cuales se lavan bien se cuecen hasta que estén blandas y se comen con huevos revueltos, su aspecto y textura es similar a trozo de mariscos como el caracol y el calamar. Este platillo no es mi predilecto, pero tampoco me desagrada. Aunque es un bocadillo muy común en nuestra cultura y hoy dia esta prohibida su comercialización, los huevos de iguana son una rareza para los extranjeros.

El chivo y el cordero son de nuestros platos predilectos, típico de esta zona. La cabeza de este animal es la presa destinada al invitado de honor en cualquier celebración también para el anfitrión o jefe de la casa, para la gente de La Guajira, del Cesar y el Magdalena esta costumbre es algo común, pero ya en otros departamentos, incluso de la costa, es considerado hasta de mal gusto, en otras latitudes es algo bizarro y hasta asqueroso.

Hay una anécdota de un señor de aquí de la región que viajó a Bogotá y le llevó un chivo despresado y congelado a sus hijos que estudiaban allá, al llegar al aeropuerto, la caja donde iba el chivo muerto se rompió y cayo la cabeza deshollejada del animal, la cual rodó por el piso y según cuentan hubo gritos de espanto y hasta mujeres desmayadas de la impresión.

Huevos de pato con el embrión; esta comida es popular sobre todo en Vietnam, China y Filipinas, donde se conoce como balut. En muchas naciones los insectos son una alta fuente de proteínas, en México lo grillos son muy apetecidos, les llaman chapulines, aquí en Colombia, específicamente en las amazonas el mojojoy es un gusano cuyas características principales es que es blanco, gordo, de gran tamaño y de aspecto arrugado.

Crece como larva en el corazón de las palmas, alimentándose del interior de estas y una vez está desarrollado se convierte en cucarrón. Es por ello que es considerado una plaga, que puede afectar los cultivos destruyéndolos parcial o totalmente.

Razón por la cual es combatido ferozmente. Quienes lo han consumido dicen que este plato tiene un sabor exquisito a frutos secos (especialmente maní). Sabor que se atribuye a la palma donde viven los gusanos. También señalan que es un poco liso al paladar y de una textura cremosa.

En los Estados Unidos está el famoso estofado de Kentucky o el Burgoo, que es un cocido versátil que se elabora hirviendo a fuego lento varios tipos de carnes y de vegetales, la “carne” que se utiliza abarca desde ardilla y zarigüeya hasta mapache.

Feliz año a todos, en una próxima entrega les tendré más platos bizarros.