21 marzo, 2020

Comerciantes del sector de licores inconformes con ley seca

Instan al alcalde Mello Castro a acogerse al decreto nacional 420 del 18 de marzo de 2020 acerca del cierre hasta el 30 de mayo para así renegociar con los dueños de los locales el canon de arrendamiento.

Los negocios nocturnos han acogido la ley seca, pero instan al alcalde a que acoja algunas sugerencias para evitar el cierre de sus negocios. Sergio Mcgreem/EL PILÒN

Ante la medida del alcalde de Valledupar de clausurar temporalmente los establecimientos de ocio, diversión,  baile, azar y entretenimiento; contemplando la suspensión del expendio de bebidas alcohólicas para el consumo dentro de los establecimientos, en el marco de la ley seca, los comerciantes del sector de bebidas y licores expresan su malestar y le extienden al mandatario algunas sugerencias.

La medida que estará vigente hasta el próximo 15 de abril de 2020, obliga a cerrar discotecas, tabernas, bares, cervecerías y similares, y, también, los locales de juegos de azar como casinos, bingos y similares. Sin embargo, no prohíbe la venta de estos productos a través del comercio electrónico, la entrega a domicilio o recogiendo en puerta para llevar.

Un grupo de comerciantes de estos lugares en la capital de Valledupar instan al alcalde Mello Castro de acogerse al decreto nacional 420 del 18 de marzo de 2020, por lo cual agradecen el cierre que estipula el decreto, además para que las personas por causa de la pandemia se abstengan de salir como medida preventiva.

Asimismo solicitan no aplicar sanciones a quienes no presenten a tiempo los tributos de Cámara de Comercio e Industria y Comercio, argumentando que al no operar el comercio se les hace imposible pagar a tiempo dichos impuestos.

OTRAS PETICIONES

Intermediar ante la empresa Electricaribe para llegar a un acuerdo con el cual se busca lograr la no suspensión del servicio de energía. Al superar esta situación de emergencia por el coronavirus, la cual les obliga a cerrar los establecimientos, plantean que se puedan financiar los saldos adecuados de cada establecimiento comercial.
-Intermediar ante Emdupar para llegar a un acuerdo con el cual se busca lograr la no suspensión del servicio de agua.
-Crear un mecanismo para que propietarios de locales comerciales y arrendatarios puedan llegar a un acuerdo donde ambos puedan subsistir durante esta calamidad pública sin ver afectada sus economías.
-Posterior a esta situación solicitan una reestructuración de los horarios de todos los establecimientos que expenden bebidas alcohólicas, ya que el horario actual les está perjudicando y luego de esta pandemia la capacidad adquisitiva será menor, por tanto, disminuirán los clientes y la reactivación de la economía será lenta.
-Creación de un plan de fortalecimiento empresarial para el sector luego de superada la pandemia donde se tenga en cuenta: créditos blandos, capacitaciones en oficios inherentes al sector, generación de nuevos empleos, manejo de plataformas digitales, capacitación en facturación electrónica y demás medidas que mejoren la calidad en la prestación del servicio. 
-Solicitar al alcalde un auxilio pecuniario por el tiempo en que los establecimientos permanezcan cerrados trabajando a medias con esas medidas, ya que tanto los dueños como los trabajadores son el sustento de sus familias y durante ese tiempo no trabajarán y no recibirán sus salarios.

VOZ DE ALGUNOS AFECTADOS

Carlos César Silva, propietario de un bar, recibe la medida como una forma de protección de la sociedad, pero asegura que les perjudica notoriamente. Al respecto, dijo: “En estos momentos de crisis de salud que vive el país y el mundo todos debemos ser solidarios; en ese orden de ideas estamos de acuerdo con las medidas del gobierno municipal y departamental. Como microempresarios nos vemos afectados económicamente por la medida, pese a que es temporal, por lo que esperamos que los mandatarios nos planteen soluciones para este tiempo que estaremos sin trabajar”.

Por su parte, Yasser Orozco afirmó: “La medida por temas de salud está bien; es más nosotros ya habíamos contemplado la idea de cerrar desde las primeras ordenes presidenciales. Nos preocupa la situación por el pago de arriendos, servicios y deudas con los bancos; con estas restricciones nos veremos abocados a cerrar definitivamente

Entre tanto, Jorge Cerchiaro enfatizó su desacuerdo ante la ley seca porque implica cierre de establecimientos nocturnos de manera temporal. “Las ventas están en el piso porque la gente no sale a tomar, por lo que le pedimos al alcalde que se acoja a la medida nacional del cierre de establecimientos desde el 19 de marzo hasta el 30 de mayo para tener esto como elemento jurídico e ir donde los dueños de los locales y renegociar el canon de arrendamiento”.

REACCIÓN DE GREMIOS

Para el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, seccional Cesar, Octavio Pico es extraña esta medida, pero insta a respetarla y darle cumplimiento. Al respecto dijo: “Con la ley seca es como decir que se acabó la comida y está prohibido comer. Si no hay donde ir a beber esa disposición de ley seca luego de mandar a cerrar los establecimientos nocturnos es extraña. Sin embargo, hay que respetar y acoger la medida”.

De manera paralela, el presidente de la Cámara de Comercio de Valledupar, José Luis Urón, recibe con beneplácito esta orden, asegurando: “Antes de esta medida le habíamos requerido al alcalde tomar medidas extremas para asegurar que no se extienda la pandemia que existe en el territorio nacional, dentro de las que está la restricción de movilidad y el toque de queda”.

ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN