24 noviembre, 2021

Comerciante hirió a delincuente que intentó robarlo en Valledupar

El hecho sucedió la tarde del martes, en la calle 22C con carrera 16 de la avenida Simón Bolívar.

El intento de atracó fue afuera del local Tecnisander. 
FOTO: Cortesía.

Eduardo Luis Cantillo Contreras, de 23 años de edad, salió herido de un disparo cuando presuntamente intentaba atracar a un comerciante, quien se defendió con su arma personal. 

Al parecer, el empresario se acababa de bajar de un taxi cuando fue abordado por Cantillo Contreras, quien lo intimidó con arma de fuego para despojarlo de sus pertenencias. No obstante, el comerciante, en una rápida reacción, sacó su pistola y logró dispararle primero. 

El hecho sucedió afuera del local de razón social Tecnisander, ubicado en una esquina de la calle 22C con carrera 16 de la avenida Simón Bolívar, donde minutos después llegaron los miembros de la Policía Nacional. El joven quedó malherido afuera del establecimiento y fue trasladado a la Clínica Santa Isabel, donde sería intervenido quirúrgicamente. 

En el centro asistencial, Eduardo Luis Cantillo se encuentra bajo vigilancia policial, tras quedar en calidad de capturado por el delito de hurto. Las primeras versiones indican que, al parecer, el joven se transportaba con otro sujeto en una motocicleta, cuyo conductor se dio a la huida.  

El intento de robo se dio a eso de las cinco de la tarde del día martes, y  alcanzó a generar pánico en el sector comercial.

CERO Y VAN DOS

Eduardo Luis Cantillo es el segundo señalado delincuente impactado con arma de fuego en la ciudad, en menos de 24 horas.  El primero fue Alfredo Ayala Mosquera, de 43 años, dado de baja cuando se enfrentó con la Policía Nacional.

Ayala Mosquera intentó cometer un atraco a un domiciliario en el barrio San Joaquín, pero fue reducido por los uniformados que patrullaban el sector.

Tras su muerte, se conoció que el sujeto estuvo privado de la libertad en la Penitenciaría de Máxima y Mediana seguridad de la ciudad, conocida como ‘La Tramacúa’, por una condena de 22 años de prisión que le profirió un juzgado por el delito de homicidio.