26 septiembre, 2015

Colegio Nacional Loperena llega a sus 73 años

Esta institución educativa es Monumento Nacional de la Humanidad, es insignia de Valledupar.

Desde la más luminosa cumbre de la inspiración, bajo el cálido torrente de una oración perfumada hacia la educación, surgió la necesidad apremiante en nuestro medio de crear un colegio para la juventud sedienta de superación.

Un proyecto de ley presentado al Congreso por el senador Pedro Castro Monsalvo, se convirtió en Ley de la República Nº 45 de 1940, allí se decretó que el municipio de Valledupar dotara un lote en el que la Nación construyó un edificio destinado para un colegio de segunda enseñanza para varones, al que le pusieron el nombre de Colegio Nacional Loperena como homenaje a la heroína Valduparense Doña María Concepción Loperena Ustáriz de Fernández de Castro.

Valledupar, en ese entonces era tan pequeño, que en el terreno destinado a levantar el colegio, funcionaba el matadero público, estando fuera del perímetro urbano. En febrero de 1942 se iniciaron labores en el local, que ya había terminado de construir el ingeniero Silvestre Dangond Daza.

El primer rector del Colegio Nacional Loperena fue Don Joaquín Ribón; el coordinador de Disciplina era José Celedón y su primer secretario Eloy E. Quintero. Nuestra institución comenzó con dos cursos de 4 grado de primaria con 28 alumnos y 1 de bachillerato con 32. De la primera promoción se recuerdan al ingeniero Agrónomo Luis Pimienta Cotes, los doctores Emilio Araos Solano y José Enrique Mendiola, entre otros.

Con el correr del tiempo, Valledupar fue abrazando al Loperena hasta quedar en el centro, es decir, en el corazón del departamento del Cesar. Hoy por hoy el colegio se vanagloria de haber tenido en su seno a toda una generación de exalumnos que han sobresalido como: alcaldes, gobernadores, científicos, periodistas, médicos, abogados, deportistas, artistas, compositores, acordeoneros y excelentes dirigentes políticos e intelectuales que nutren el desarrollo de la región.

Ya los verdaderos caminitos por donde iban a clases los bachilleres en la década de los 40 están pavimentados, las aulas las pueblan miles de jóvenes pero en la memoria y en la historia quedará constancia indeleble de lo que fue, es y será el Colegio Nacional Loperena.

En la parte académica cuenta con sus respectivos coordinadores y una amplia nómina de profesores eficientes y dispuestos a colaborar, sus paredes permanecen llenas de carteleras con frases de contenido literario, científico, filosófico y social. También nos sentimos orgullosos de contar con secretarios de Educación Municipal y Departamental, que lideran los procesos de mejoramiento para la calidad de la educación de la región.

En cuanto a administración, todos los funcionarios conforman un equipo muy bueno y en la actualidad el colegio cuenta con la excelente y dinámica dirección del Magister Gonzalo Quiroz Martínez, quien se ha caracterizado por su gran liderazgo y sentido de pertenencia hacia la institución proyectándola como una de las mejores en la región.

El sector estudiantil tiene organizado su propio comité, con la junta directiva integrada por las diferentes jornadas y sus objetivos son: Defensa del Colegio, de los derechos y deberes estudiantiles.

El personal administrativo y de servicios generales es eficiente, responsable, trabaja con esmero para presentar a la institución bella y hermosa como si estuviera siempre preparada para una fiesta.

La institución cuenta con una Asociación de Padres de Familia con Personería Jurídica, que realiza actividades en pro de este querido colegio.

Las actividades culturales y artísticas de los educandos se canalizan a través de las diferentes áreas con intercambios con otros colegios dejando en alto el nombre de nuestra institución. Los estudiantes participan todos los años en el Festival de La Leyenda Vallenata, representando la cultura y el folclor autóctono.

El deporte ocupa un lugar importante por el gran interés de estudiantes y profesores. Posee canchas de fútbol, baloncesto, voleibol y cuenta también con equipos femeninos. Todos los años los profesores de Educación Física celebran los juegos intercolegiados y los campeonatos intercursos; en la numerosa colección de trofeos deportivos podemos encontrar notas de triunfos a nivel Nacional y Departamental, por ello en este campo se respira un ambiente de salud y sana competencia.

El colegio fue elevado a Monumento Nacional. Según el decreto de la ley 93 del 14 de diciembre de 1993, recibiendo a su vez las consideraciones por parte del Senado de la República, Ministerio de Educación Nacional, la Medalla María Concepción Loperena, Mérito de la Asamblea Departamental, Mérito Cacique Upar, Mérito Simón Bolívar, Mérito a la Orden de la Democracia por parte de la Cámara de Representantes, entre otros.

Que ojalá en este día de su aniversario y siempre la Institución Educativa Nacional Loperena sea la esperanza del Cesar, donde las estrellas del firmamento, como lluvias de bendiciones caigan llenas de conocimientos, investigación, proyectos, fraternidad, paciencia, sinceridad, solidaridad, honestidad para alcanzar la paz que todo añoramos.

En el marco de la celebración de los 73 años de vida institucional del Colegio Nacional Loperena tendremos el honor y la satisfacción de hacer realidad y presentar el Proyecto de Inglés: “English around the world” “Inglés alrededor del mundo”; donde se llevarán a cabo algunos aspectos culturales como: Sistemas de Gobierno, bailes típicos, comidas, personajes, vestuarios, entre otros. El acto cultural culminará con la presentación de la orquesta de nuestra Institución integrada por talentos de ambas jornadas y lo mejor de la “Música vallenata en vivo” con la participación de reconocidos representantes de nuestro folclor, como Aldaír Jiménez Y Danny Orozco; Jhon Mindiola y Camilo Carvajal.

En Nuestra Amada Institución aplicamos el pensamiento del dramaturgo Alemán Bertold Brecht quien manifestaba: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay hombres que luchan un año y son mejores. Hay hombres que luchan varios años y son muy buenos. Hay hombres que luchan toda la vida… esos son los imprescindibles”. Así son todos los integrantes de la Familia Loperena.

Por: Librada Nieto de Torres / ESPECIAL PARA EL PILÓN